ESRUZA

El mundo, mi mundo, se paró de repente,

todo se quedó estático.

El sol no brilla para mí, sólo quema,

mis noches son frías, silenciosas,

sin luna ni estrellas, ni luceros relucientes

que hagan cálido el camino.

El silencio me aterra, ya no quiero soñar,

no deseo pensar en nada; el Nayar ya no existe,

se esfumaron las evocaciones, las añoranzas.

No deseo más soñar, ni despierta ni dormida..

Despierta, ya no puedo inventar sueños,

La vida continúa, monótona, cansante.

¿Dónde se fue todo? Quisiera saber.

Se volatilizó de repente

Se lo llevaron todo, no existe nada,

sólo un silencio cobarde.

Extraño el comenzar de los días

llenos de ilusiones,

esperando un momento mágico

que alegraba mis noches.

Noches llenas de sueños hermosos

no existen más, todo desapareció,

el silencio se lo llevó sin saber por qué.

En la vida todo tiene un comienzo y un fin,

aunque sea difícil de aceptar.

Ya no es válido soñar,

es difícil luchar por lo que nunca existió.

En mi mundo actual, como en el anterior

hay un espacio para alguien que

sin estar está.

Así ha sido, y así será hasta el fin.

Mi vida es mi vida, y yo decido.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s