SERGIO CANEVA

Cuando a mi vida la creía hecha,

cuando  disfrutaba de la soledad,

cuando los horarios no eran el problema

y el día pleno se hacía fugaz.

Cuando ya creía haber dado todo

y que mucho más no podría dar,

llegan estos nietos, te carpen la tierra

remueven las hojas que secas están.

Te roban el sueño, pero te dan brillo,

aquel que los ojos no han de ocultar,

de ver todo un mundo, pequeño, sumido,

en un cuerpecito que reclama amar.

Y van con sonrisas regando tus días,

 de abrazos sinceros llenos de bondad,

sus manitas buscan aferrar las tuyas

y sembrar recuerdos de posteridad.

Y  un simple cuento llega a hechizarlos

y una monería atrapa su andar,

e impulsivos besos cada nuevo día

expresan que nunca ¡los has de olvidar!.

Así son los nietos, los locos bajitos,

te llenan de gritos apenas están,

pero se extrañan cuando el silencio,

retorna enfadado, a la paz del hogar.

                              

www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s