Mª DEL CARMEN MÚRTULA

Como tierra reseca y sin agua, te añoro.
Como enfermo que busca la salud, te deseo.
Como niño solo ante el peligro, te evoco.
Como naufrago en medio del mar, te ansío.
Como ceniza de un fuego que se extingue…

Así está mi alma esperando tu regreso.
Todo me sobra, nada me llena si no estás aquí.
La soledad pacta con la añoranza y me es imposible escapar de tu ausencia.
Te añoro, te echo de menos, tengo ansias de ti. ¡Cómo la extraño! ¡Te necesito!
Sé que sin ti, caminare sin rumbo alguno, porque si me faltas mi existencia no tiene sentido.
No me canso de esperar, pero tu ausencia duele. Y para huir del dolor de la vida sin ti, he intentado poner amor en cuanto me rodea, y en ello verte de varias formas, con anhelo y deseo.
A veces llegas en calma y sosiego, ternura y caricia; otras con estrépito y alboroto, entusiasmo y apasionamiento; pero es difícil, porque tu recuerdo y el deseo de ti, no llena tu inmensa ausencia.
Y aunque todo esté en orden, me faltas tú.
Te añoro y te espero, ven en la forma que quieras, pero ven.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s