ESRUZA

Cultivaba una rosa roja

Le daba amor y cuidados

Pero empezó a marchitarse.

Ninguna flor dura por siempre

y quise pensar que sí, si le daba cuidados.

Pero no fueron los apropiados.

Guardé la rosa roja en el cofre de los recuerdos

En ese cofre quedará

hasta que esté completamente marchita,

porque ya no le daré cuidados,

ya no abriré ese cofre,

Tal vez quien me ayudaba a cuidarla

quiera abrir ese cofre

y le de los cuidados que yo le daba,

y así pueda revivirla un poco.

Aunque no lo creo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s