Una hija perfecta (8)

DEVA NANDINY —¡Mira! ¿Te gusta? —preguntó Marta mostrando su muñeca. —Me encanta, es precioso, —respondió Clara, observando un elegante reloj dorado. —Me lo regaló anoche tu padre, cuando me acercó en su coche a casa, —expresó con orgullo. —La verdad, es que es un encanto de hombre. Me ha dicho que, dentro de dos fines … Sigue leyendo Una hija perfecta (8)