Tienes tu moneda

MANGER El río mostraba ahora su más encendida ira. Su cauce era endiabladamente enrevesado; las múltiples variantes de las redondeadas rocas finamente pulidas por el tiempo y la continua e inveterada abrasión de las arenas creaban unas impredecibles corrientes que casi le hacían imposible mantener la barca a flote. Pero su experiencia era superior a … Sigue leyendo Tienes tu moneda