Por un error

QUISPIAM Los tacones resonaban con fuerza sobre el pavimento de las vacías calles de la ciudad a aquellas horas de la madrugada. No sabía exactamente qué hora era pero tenía prisa por llegar a casa. Me crucé con un chico que, viendo mi rostro descompuesto y las lágrimas cayendo de mis ojos, me preguntó si … Sigue leyendo Por un error