Nunca fue su dueño #Reload

ANA MARÍA OTERO   Él nunca fue su dueño. Solamente hubo un acuerdo respecto a una transacción. Si siempre sucedía de ese modo, ¿por qué en aquella ocasión para él era tan difícil decir adiós? Sabía que aunque jamás volviera a fijar sus ojos en él, nunca olvidaría aquel cuerpo perfecto que con sus manos … Sigue leyendo Nunca fue su dueño #Reload