Nadie te echó de menos

ANA MARÍA OTERO No estuviste, nadie te echó de menos. ¿Quién podría añorar tu veneno? Sí, es verdad, la primera vez yo abrí la puerta y te dejé pasar sin sospechar lo que a partir de ahí iba a pasar. En un principio alegría, vida e ilusión, que inesperadamente se transforma en un castigo, una … Sigue leyendo Nadie te echó de menos