La residencia (193)

ALMUTAMID El despertar por la mañana fue muy agradable. Estaba más cariñosa y receptiva aunque me siseaba para no hacer ruido cuando algún beso salía sonoro. De hecho estuvimos un rato en la postura de la cucharita y cuando se me coló la mano a su barriguita y “me tropecé” con sus tetas no me … Sigue leyendo La residencia (193)