La residencia (51)

ALMUTAMID Me desperté sólo en el dormitorio. Claudia ya no estaba. Necesitaba una ducha. Me olía la polla a semen y babas. Recordando la mamada de mi chica era imposible que se me bajara la erección matutina. Por fin haciendo la cama y recogiendo la ropa para ir a las duchas se me bajó y … Sigue leyendo La residencia (51)