La Agencia Milton (4, final)

JANIS MULLIGAN   Día cuatro. El aroma a café la despertó y le resultó delicioso. Se estirazó en la cama, algo cansada y embargada de una sensual laxitud. Gimió al tensar las nalgas. Su culito aún pulsaba, obligado a mantenerse dilatado. Estuvo a un tris de llamar a sus guardianes, pero recordó a tiempo cuanto … Sigue leyendo La Agencia Milton (4, final)