El maestro

IRENE DE SANTOS Gustaba de la música desde su más tierna infancia, vocación a la que no dudó en entregarse, dada su pasión, me lo dijo, bueno, no a mí, sino a una chica vestida de rojo que lo entrevistó ante las cámaras de televisión antes de salir al escenario a dirigir el concierto, yo … Sigue leyendo El maestro

M.

IRENE DE SANTOS Una estela de huellas atestiguaba su paso por un remoto paraje alojado en lo más profundo de su alma. Al adentrarse en él sintió miedo, pero se dejó envolver por la bruma de lo desconocido con el secreto anhelo de encontrar la luz. Descendía por una caverna oscura de cuyas paredes pendían … Sigue leyendo M.

Entusiasmo

IRENE DE SANTOS Su entusiasmo era como una tarde de fuegos artificiales, hermosa, colorida, atrayente…y peligrosa. La movió a actuar de prisa, a alejarse de consejos y voces amigas, a eliminar de su lista de pendientes el análisis y la reflexión que deben acompañar las decisiones importantes, esas que implican virajes bruscos en la bitácora … Sigue leyendo Entusiasmo

La rotonda

IRENE DE SANTOS Sentada en su atalaya, una roca grande, blanca y olvidada en la zona verde que bordea la carretera, Paola observaba con mucha atención la rotonda atrapada en su centro. Esa se había convertido en su afición desde días atrás, cuando descubrió una casona con grandes ventanales cuadrados, de líneas rectas y limpias, … Sigue leyendo La rotonda

Q.

IRENE DE SANTOS Aporreaba furiosamente el teclado de un Nostalgia 3.0 que reunía dos íconos de la década de los ´70: las luces de neón rojas de las discotecas y el sonido mecánico de los modelos del inicio de la era de las máquinas. Intentaba sin éxito que sus dedos fueran tan veloces como su … Sigue leyendo Q.