Cornudo. Fantasías prohibidas (26)

ECONOMISTA 43 Después de comer dejamos a las niñas en casa de mis suegros y salimos con calma hacia Madrid. Digo calma por decir algo, porque yo estaba hecho un manojo de nervios, era una sensación muy parecida a cuando quedábamos con Víctor. Tenía que intentar tranquilizarme un poco, todavía quedaban muchas horas hasta la … Sigue leyendo Cornudo. Fantasías prohibidas (26)