Subrealismo cotidiano

ARCADIO M. Iba al gimnasio. Se le notaba en los bíceps marcados y en el ancho de la espalda. Además, aquel pectoral guardaba muchas horas de trabajo y esfuerzo. Al salir siempre paraba a tomar una cerveza bien fresca, y no perdonaba el delicioso pincho de tortilla que ponía Mercedes todos los jueves. Luego, regresaba … Sigue leyendo Subrealismo cotidiano