Con

J.LL.FOLCH

Con cuanta vaguedad tu movimiento,
con cuanta discreción pasa la vida,
beber y en el comer va la medida,
de aquel que bien mesura cada intento.

Con cuanta rapidez avanza el viento,
con cuanto desamor la despedida,
de aquel que da la vida por perdida,
dejando credencial del vano intento.

Con cuanta vocación, a la bebida
nos muestra siempre aquel que en desaliento;
no halló por ningún lado la salida.

Con cuanta fe se espera aquel hambriento.
en que llegue a buena hora la comida,
y apague de su estómago el lamento.

La razón de la sin razón

ESRUZA

La otra noche, no podía dormir

Y mi mente al pasado voló, se fue

Aunque debo decir

 que es una vieja costumbre en mi

Repasé lo acontecido,

 intentando entender

Por qué la emoción le ganó a la razón

Convirtiéndola en “sin razón”.

En qué momento me perdí

Por qué quedar envuelta en tal situación

Si pensante soy.

Me perdí en el camino de la “sin razón”

¿Dónde me quedé, si cerebral siempre fui?

Y pensando y analizando

En vigilia el tiempo pasó

Sin encontrar el por qué

Perdí el control de la situación.

Las equivocaciones nos cobran

Y he aquí la razón de la “sin razón”

Cajita de Olinalá

ESRUZA

En una cajita de Olinalá

Recoge sin temor mis pesares

Y ponla en el lugar que prefieras

En el olvido, o junto a tus amores

Esos pesares son tuyos

Como tuyo fue mi amor

Te los ofrezco completos

Porque en ellos se anida el dolor

De un amor apasionado

Que oscilante renació

La distancia no es problema

El problema es desamor

Guarda recuerdos, amor y pesares

En la cajita de Olinalá y mejor

 Deposítalos en el cementerio

 del olvido y los dolores

Renazca tu juventud

Viviendo y gozando los sueños de Loreta

Que amores y pesares

Nunca, jamás te ofreció… ni te dio

Perpendecularidad

MARISA BÉJAR

Soy un guerrero exangüe,

la última estocada me anuda a esta tierra magenta y fría.

Y ahora veo la orla de mis días…

Lamento la perpendicularidad de los sueños

que ungidos en inabarcable notoriedad

hallaron un plano fugaz donde habitar.

Pero sólo fue una mota en el paisaje idealizado para crear caminos separados.

En medio de la nubosidad

Oigo el tintineo de la argolla de mi vida:

Infame silbido de perpendicularidad

que aleja mi lucha del laureado final.

Se acerca una luctuosa figura de rostro cetrino,

avanza con parsimonia;

el “No Tiempo” es su victoria.

¡Soy como una muñeca de porcelana

sobre su peana…!

Vagos intentos nulos por alzar

mi cuerpo al mundo;

la tierra me abraza y el espectro me llama.

Sólo puedo refugiarme bajo mi escudo.

Embebido

bajo el zumbido de la guerra,

no advierto el fantasma que

en mi hombro se recuesta.

Creí que iba a envilecerme,

pero para mi sorpresa esta fue su arenga:

<<sacrílega morada

en perpendicularidad chapeada.

espíritu de vida encelada,

esta no es tu última batalla:

¡avanza!>>.

Puñado de estrellas

ESRUZA

 

A la orilla del mar estaba, noche silenciosa

El mar parecía no tener color alguno

Mas la luna brillaba

Y un puñado de estrellas la rodeaba.

Silencio, sólo silencio

Y en sus ojos sólo había desesperanza

Y el mar empezó su baile con el viento

En sus ojos había reflejo de pesares

 Y llegó la madrugada

Una flor en una tumba

Que encerraba tormentas ya pasadas

Mil pájaros cruzaron veloces el cielo

Anunciando la alborada

Y una paloma que podría ser mensajera

Más allá de la distancia encuentra lo que anhela

Una rosa, una flor con gotas de rocío y…

En la noche, la luna,

 con un puñado de estrellas esperaba

Rosas, gardenias y jazmines

ESRUZA

 

Era una playa quieta, tranquila

Solitaria y hermosa

Rodeada de pequeños montículos

Con arbustos y verde yerba

 

Me encontraba dormida

Sobre la blanca arena

A mi alrededor había flores

Cientos de flores hermosas

Que mi mente colocó a mi alrededor

 

Emanaban exquisito aroma

Eran rosas, gardenias y jazmines

Recogí algunas e hice una guirnalda

Que coloqué en mis cabellos

 

De repente, apareciste tú

Con tu sonrisa cálida

Y dije: ¡Ven!, te prometo mil sensaciones,

¡Que te harán subir al cielo!

 

Te prometo millares de sonrisas

Mil caricias que curarán tus heridas

Y borrarán tus penas

Y… sentí tu abrazo tibio y tierno

 

Besaste mis labios y mi cuello, apasionadamente

E hiciste que yo tuviera mil sensaciones

Y con caricias y sonrisas

Borraste mis penas y curaste mis heridas

 

Cubriste mi cuerpo con pétalos

De rosas, gardenias y jazmines

Su aroma envolvió nuestros cuerpos

Haciendo que las emociones brotaran

 

Nos fundimos en un abrazo ardiente

Y empezó el juego amoroso, cuerpo a cuerpo

Y te sentí dentro de mi

¡Tan profundamente que creí morir!

 

Era un éxtasis profundo

y tu beso ardiente continuaba

Mientras seguías dentro de mí.

 

Exhaustos quedamos los dos

Tendidos sobre la blanca arena

Una suave brisa nos acarició

Mientras la luna, celosa, nos observaba

 

Coloqué mi guirnalda en tu cabeza

Y dije: ¿Ves? ¡Te prometí mil sensaciones!

Y tú, a cambio, ¡Me diste mil sensaciones!

Haciéndome subir al cielo.

 

Me besaste una vez más

Con pasión irrefrenable

Me miraste a los ojos fijamente

Y regresaste la guirnalda a mi cabeza.

Cambios de ritmo

MARISA BÉJAR

Esa fuerza que amanece sin vida,
esa facultad que me produce envidia: cambios de ritmo.
¿Puedes gobernar tu instinto?
¡Dichoso amanecer vespertino!
Es lo que necesito cuando mi corazón grita.
Es un brebaje loable.
En boxeo táctica estimable,
podrás vencer el rival más encomiable:
noquea con el puño definitivo
cuando crean que te das por vencido.
No hay luz, ni oigo reír a los niños…
No hay aire, no hay nada: sólo niebla indomada.
Deambulo por tejados quebradizos
Apuntalados con lanzas en pico.
No me enseñaron a ser soldado
y mi bando está despoblado.
Bandeando sueños en pavimento resbaladizo,
pies encapados y escurridizos,
¡No sé dónde aterrizo!
.
Me embiste un espíritu huidizo
mostrando sus fauces malditas.
¡Quiere que caiga por las rendijas!
Lastimeros llantos enfermizos
azotan el suelo en crujidos ininterrumpidos…
Sabandijas apresando aldeanos ejemplares
que agónicos reptan por los cristales.
Cuentan los sabios que algunos lograron llegar al faro
sorteando todos los escollos del siniestro tejado.
Pero sólo veo quienes quedaron atrapados.
Marisa Béjar 26/08/2017.

Muñeca rota, mil pedazos

ESRUZA

Podría, si, haber estado a su lado

En una primavera, o en el crudo invierno

Acariciar sus cabellos encanecidos

Y darle amor, calma y ternura

 

Si acaso el destino lo hubiera permitido

Pero no fue así y, no hay vuelta alguna

Amor a destiempo que la rompió en mil pedazos

Muñeca de porcelana que parecía de hierro

 

Hierro por fuera, pero sensible por dentro

Vulnerable, como muñeca de cristal

Le hizo pedazos la vida

Como a muñeca rota de porcelana o de cristal

 

No podrá recoger los pedazos, tarde es

Tiempo en contra, viento huracanado

Que dispersa esos pedazos

Se equivocó, la vida cobra sin piedad

O, ¿era él quien le cobraba?

 

Muñeca rota, sin compostura ya

Porque en mil pedazos quedó

Pedazos que ya no se pueden unir

 

Mil pedazos, sí,

Que hubieran podido ensamblarse

Para otra primavera o, para el crudo invierno

 

Mariposas muertas

ESRUZA

En mi estómago, ya no hay mariposas

Quise mantenerlas vivas, pero ya no puedo

Fueron muriendo lentamente, sin remedio

Porque las fuiste matando, poco a poco

 

Eran mariposas vivas que aleteaban

Que daban vida a mi vida y a mi corazón

Al sentir tu presencia

Al escuchar palabras amorosas

 

No pudieron seguir viviendo

Les faltó el alimento que da el amor

Con palabras dulces

Y pasiones vivas

 

Pero, el amor murió,

y quedaron palabras hirientes

Las mariposas no volaron

Sólo murieron

 

¡Pobres mariposas!

Vida, no estamos en paz

ESRUZA

Mi vida es mi vida

Aparentemente, yo la formé

Pero fueron circunstancias

Muy ajenas a mi

 

Mi vida es mi vida, con errores y aciertos

Aunque los errores hacen la mayor parte

Amé y me amaron, olvidé y me olvidaron

Daño me hicieron y, también hice daño

Y esto lo viven todos, no es sólo mi carga

ni mi privilegio.

 

Algunas veces no supe ver lo bueno

Y otras, sólo vi lo malo

Pero, fueron muchos los pesares

Fracasos y decepciones

 

Hice todo lo posible por llevar una buena vida

Y siempre encontré tropiezos, heridas y traiciones

En conclusión, no puedo decir

Lo que Amado Nervo dice:

 

“Vida, nada me debes, Vida estamos en paz”

Porque yo diría:

“Vida MUCHO me debes, Vida NO estamos en paz”

Y digo esto con gotas de amargura.

Aunque me juzgue mal el mundo entero

 

Tal vez pudiera cambiar la ruta

Si la Vida propiciadora fuera,

Pero tarde es para poder decir:

“Vida, nada me debes, Vida estamos en Paz”