Juguete roto (4)

ALICIA SAN MIGUEL —Megan, escúchame ¿Cómo conseguiste escapar? —No lo recuerdo muy bien, todo es confuso —respondió con la mirada perdida— Los pasillos estaba vacíos… Me habían inyectado algo en el brazo y se habían vuelto a ir. —¿Quiénes? —¡Ellos! Comencé a sentir un cosquilleo en las piernas, me incorporé como pude, caí de bruces al tocar el … Sigue leyendo Juguete roto (4)

Juguete roto (3)

ALICIA SAN MIGUEL —Edmund… —le dije apartándole suavemente— Deberías marcharte. —Dime que te está ocurriendo, ni siquiera has tenido el valor de decirme que no me quieres —calló unos segundos y suavemente levantó mi cara acariciando mi mejilla— Hay algo que no me cuentas. Sin dejarnos continuar algo golpeó el cristal de la ventana. En un principio pensé … Sigue leyendo Juguete roto (3)

Juguete roto (2)

ALICIA SAN MIGUEL Pasé horas ojeando cada página del diario. Yo no hablaba Alemán, y eso hacía que todo fuese más complicado. Los esquemas, las fórmulas, eran imposibles de entender, parecían una entropía de letras y números al azar. Una y otra vez se repetía el mismo símbolo, prácticamente en cada página. Arqueé mi cabeza para buscarle … Sigue leyendo Juguete roto (2)

Juguete roto (1)

ALICIA SAN MIGUEL Llovía a mares, podías ver el agua correr a través de los viejos adoquines de la calle principal. Yo estaba empapada, el viento no ayudaba a que mi paraguas transparente con ribete plateado me cubriese, y la humedad había llegado hasta mis huesos. Me sentía entumecida. No paraba de pensar cómo iba a decírselo, cómo iba … Sigue leyendo Juguete roto (1)

21.0

MOSÉS ESTÉVEZ …Y la mesa estaba llena de libros. Así concluía la novela que tenía entres las manos. Ésta versaba sobre la relación apasionada y adicta de Adrián por la lectura. Negro sobre blanco, era el refugio del protagonista de ficción en el que se veía reflejado. No podía evitar esa sensación de cierto paralelismo entre lo real de … Sigue leyendo 21.0

Desesperanza

MOISÉS ESTÉVEZ Se calzó las sandalias dispuesto a dar un paseo mientras el sol despuntaba en el horizonte. La mañana se presentaba anormalmente fresca y agradable en aquellas tierras desérticas e inhóspitas, lo que invitaba a dejar atrás el poblado y buscar un lugar adecuado para la oración y de camino hablar con su padre. Mientras andaba … Sigue leyendo Desesperanza