EL EQUILIBRISTA INHERENTE

Voy cayendo otra vez buscando en mi interior recuerdo el último mes que me sucedió pero aún hay fantasmas que me visitan por las noches, algunos solo buscan que me calle poniéndome las manos en la boca durante la madrugada en mi habitación. Le digo a mis cuatro paredes que ya no le temo a los monstruos del armario, que solo me basta avanzar cuatro pasos para contemplar otro monstruo a diario. Les cuento que afuera tengo muchos problemas que veo que empiezan pero no como acaban.

Tuve miedo al punto de estar inmovilizado y una vez más no te sentí allí para protegerme, esto ya se me hizo costumbre, no paro de sorprenderme.

¿Sientes que el tiempo se para y te escuchas pensar?

Entiendo el mensaje ellos quieren que siga callado, de fondo solo escuchaba el tema “just another day” de Jon Secada esa intro que voy a recordar siempre, no se si mañana aparecerán o no pero yo los recibiré con un café porque al fin y al cabo ellos son parte de mí y a pesar de todo me siguen visitando a veces menos, a veces más solo me gustaría saber que es lo que quieren aparte de “acobardarme”

Sé que parece increíble que en ese momento, el silencio me esté torturando, puede que sea el castigo que me merezco por no saber cómo apreciarlo, busco la excusa perfecta para sonreír cuando estoy rodeado de gente. Solo les digo que se metan dentro, que está es mi cabeza, y que me disculpen por el desorden que también se pongan cómodos mientras no encuentro algo que me reconforte, siéntense y tómense algo que yo voy sabiendo que viendo la vida pasar encontré mi lugar pero nunca mi soporte, ese soporte que se fue cuando decidiste marchar.

El paso del tiempo solo me ayudo a ver que lo poco imborrable que existe es el miedo, miedo a caer, miedo a perder, miedo a avanzar para luego retroceder, miedo a sentirme valiente, miedo a volver a cagarla otra vez, miedo a olvidarte de cómo cuidarte, de ya no sentirte, de verte y dejarte.

Dejaré que salga la rabia que tengo guardada desde cuando era niño, díganle a mi cuarto que no es tan grande en la oscuridad, díganle a los demonios que me visitan que estoy cansado de escuchar sus mierdas. Estoy haciendo que sienta que mi escape siempre se aleja, y tú sigas jodiéndome haciendo mi vida imposible, haciendo lo posible por hacerme daño.

http://ultimosdesahogo.org/

Un comentario sobre “Demonios en mi cuarto

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s