ESRUZA

Viví un tiempo gozoso,

en que ríos y lagos eran mi ilusión.

Un río tibio que desembocaba

en un mar, tibio también.

Y se hizo la metamorfosis,

las orugas se convirtieron

en mariposas de mil colores

que revoloteaban alegres.

Fue un tiempo maravilloso

descubriendo la llegada del

río al mar.

Ese río no existe más,

seco está, el mar sigue.

A orillas del río todo se secó,

Las mariposas murieron,

y las que quedaron,

tal vez emigren a otro lugar.

Todo seco quedó, como se secan,

se desvanecen los sueños

con el paso del tiempo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s