EL EQUILIBRISTA INHERENTE

Por las noches sigo mi camino vendiendo sonrisas con el alma perdida en los bares, quiero decirte que yo te llevo dentro desde la raíz y que es casi imposible arrancarte de mí. Sigo cruzando ríos, atravesando selvas, sacando esas espinas desde lo profundo de mi corazón. Cada noche sigo con esos sueños encendiendo luces en mi interior planificando mi nuevo futuro con un humo sagrado que con cada recuerdo dibujo tu nombre en la arena y por más que lo escriba el agua azul me lo borra.

Al fin y al cabo su despedida siempre la presentía, quisiera que esta fuera la última nota que te escribo pero con cada palabra me levanto y sigo sigiloso por la arena escuchando las olas y el mar. Veo poca salvación para este corazón tan frio, cuando me miran mis ojos están colorados y te aseguro que no es por el verde.

Te comento que no voy a dejar de querer besarte, de querer quererte, de querer tenerte en todos los sueños que te aparezcas eso aún no lo puedo soltar. Hoy el día esta nublado desde que te fuiste, Gandalf pregunta con sus ojos amarillos porque no te despediste, esta tarde me relajan un cigarro en mano y un blíster de pastillas.

Soñando con paisajes de ninguna parte, me despierto en el desierto de nunca tocarte, me quedo paralizado cuando veo algo que me recuerde a esos tiempos dorados. Yo te puse a ti adelante de toda la gente y ahora tengo que tratar de hacerme el fuerte aceptar que otro es el que puede tenerte, no fuiste más que un error que me duele aceptar me fallaste alejándome de ti.

Porque fuiste a la que quise más y la que quiso más de lo que pude dar.

ultimosdesahogo.org

2 comentarios sobre “Sigo

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s