MOISÉS ESTÉVEZ

Su don de gentes hizo que Abraham cayera bien a los técnicos. A estos
tenía que encargarles la soporífera tarea de revisar los vídeos de los
alrededores del local donde Karen trabajaba y de donde supuestamente
desapareció tras cerrar aquella noche, claro que la balanza se decantó
finalmente gracias a la enorme y suculenta caja de donuts con la que obsequió
a sus nuevos compañeros.

  • Si encuentran cualquier cosa nos avisarán de inmediato – le dijo el
    detective judío al detective agnóstico – mientras, me imagino que tenemos que
    ir a ver a su familia… –
  • Aún no hemos localizado a nadie. Ni padres, ni hermanos, ni hijos…
    aunque un par de agentes siguen en ello…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s