MOISÉS ESTÉVEZ

Bastante aturdida y con la noción del tiempo completamente perdida,
intentó calcular cuanto de este habría pasado desde que aquel hijo de puta se
fuera y la dejara allí, esposada a una tubería.
Era una luchadora, desde pequeña, criada en numerosas casas de
acogida, la vida le obligó a sacarse ella misma las castañas del fuego cada vez
que se enfrentaba a algún problema, sin ayuda, siempre con escasos recursos,
así que pese al insoportable dolor físico que la invadía y el miedo atenazante,
no se iba a rendir y vendería cara su piel…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s