ESRUZA

Las tardes son grises, sin crepúsculos,

las noches son largas y obscuras

sin amaneceres gloriosos

Me hace falta tu voz,

me hace falta todo.

Pero si aún queda algo por salvar,

no me dejes ir.

Sólo yo podría decir esto.

Si yo fui desgastante, acepta que,

también hubo algo de ello en ti.

Pero si queda un poquito de amor

y pasión, no me dejes ir.

Si tu pecho alberga esos sentimientos,

como los hay en el mío,

no quemes tus alas,

no apagues el fuego,

-el camino es corto-,

no me dejes ir.

Las palabras van y vienen,

a veces no significan nada;

los sentimientos y la sinceridad

son lo que importa,

no me dejes ir.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s