ESRUZA

Por las tardes, cuando llega

el crepúsculo,

estas cuatro paredes me ahogan,

son como fardos sobre mí.

El sol ardiente que penetra

por mi ventana, me ciega.

Estas paredes encierran mi vida,

esperando la noche

para disfrutar el cielo estrellado,

con luceros brillantes.

Estos ojos que han visto

tantas cosas bellas,

que han visto tanto dolor,

que han visto el rostro amado;

no me ayudan a encontrar

lo que pueda amortiguar

estar en estas cuatro paredes.

Son mi prisión, mi soledad.

Soledad que antes apreciaba

para poder pensar en cosas bellas,

hoy son sólo eso, cuatro paredes.

Cuatro paredes que ya no disfruto.

Quizá vendrá otro tiempo

en que vuelva a disfrutarlas.

2 comentarios sobre “Paredes

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s