FRAN REL

JUEVES​
DANI
Me desperté tarde y jodido, con algo de resaca. Miré el reloj, ya me perdía la primera clase. Me fui a la ducha y luego salí a la cocina pero ya no estaba Marisa. La tenía abandonada y me extrañaba que no hubiera ido a despertarme, pero esa noche intentaría hablar con ella, no pensaba salir ni quedar con Marta, tenía que presentar un trabajo individual y lo había dejado para el último día, hoy tocaba empollar hasta tarde.

Empecé el trabajo después de clase, en la biblioteca, con Marta ayudándome aunque me ponía cara de “no me puedo creer que no tengas hecho nada”. Ella se ofreció para ayudarme esa noche pero le dije que no, tenía mi orgullo y me parecía patético depender tanto de ella para las cosas de la universidad.

Me fui a casa y allí seguí trabajando. Luego salí y fui a cenar con mis tíos. La cara de Marisa era fría y seca, ni me dijo nada cuando estábamos a sola, ni casi habló durante la cena, estaba claro que tenía un buen cabreo. Al terminar, me puse a lavar los platos y ella se acercó y me dijo:

  • Estudiando ¿no?
  • Ya
  • Marisa, que tengo los exámenes ahí al lado
  • Claro, ya
  • hoy me he quedado dormido, ayer me acosté tarde
  • ¿Con tu amiguita?
  • No, estudiando (mintiendo descaradamente)
  • Ya
  • Podías haberme despertado ¿no?
  • Me dijiste que no fuera más a tu habitación
  • Si vas desnuda, no me importa jeje
  • Ya

Estaba seca y cortante, pero seguí intentando suavizar el ambiente. Le dije:

  • Hasta enfadada estás guapa

Ella ni me miraba, mientras guardaba cosas al lado mía. Estábamos hablando a susurros, con mi tío en el salón viendo la tele. Entonces Marisa se dio la vuelta y me dio la espalda para coger otra cosa. Me sequé las manos y me puse detrás de ella, pegándome y abrazándola desde atrás. Le dije al oído:

  • Ufff, que buena estás
  • Quita loco
  • No puedo evitarlo, estás muy buena
  • ¿Sí? ¿Y por eso no me follas desde hace más de una semana?
  • Y me jode no haberlo hecho
  • Ya

Entonces la besé en el cuello y metí una mano por dentro de su camiseta, subiéndola hasta una de sus tetas y acariciándosela por encima del sujetador. Pensaba que ella se iba a apartar pero me dejó hacer. Era muy arriesgado lo que estábamos haciendo aunque yo miraba todo el rato la puerta por si veía sombras. Marisa me dejó hacer y luego se giró y me dio un morreo con lengua. La situación era muy peligrosa y veía a Marisa a punto de perder los papeles así que me separé para calmarnos. Le dije:

  • Mañana por la mañana
  • No, ahora
  • No Marisa, mañana por la mañana
  • Me paso luego y me follas
  • No, tengo que estudiar, mañana sin riesgos, ya lo sabes

Marisa me miró con cara de vicio pero luego se arregló la ropa y salió. Pero antes de salir se giró y me dijo:

  • Mañana me tienes que compensar

Le sonreí pero ella seguía seria y se fue. Ufff, la cosa se nos había ido de las manos, estábamos locos, sí.

MARISA…
Me fui al baño casi corriendo, necesitaba calmarme. Fue notar su besos, sus manos y su polla como se ponía dura contra mi culo y he perdido totalmente el sentido, que locura.

Me eché agua en la cara y me miré. “Mañana, cálmate, mañana”. Me sequé mientras pensaba “Y una mierda mañana, luego cuando Antonio se duerma, me paso y que me folle, así no voy a poder dormir”.

DANI….
Seguí con el trabajo aunque me costó concentrarme tras el calentón con Marisa, pero al final lo conseguí y pude seguir trabajando. Pero al par de horas, recibo un mensaje de Gema:

  • Nene ¿Dónde estás?
  • En casa
  • ¿Sólo?
  • Sí ¿Y tú?
  • Estoy con Javi en casa, charlando con Sara
  • Ah
  • Javi se la quiere follar
  • Joder
  • Le quiere proponer un trío
  • Joder!! ¿Y tú qué dices???
  • que guay aunque ayer ya tuvimos trío con chica
  • ¿Cómo?
  • Fuimos a ver a Lily y acabamos los tres en la cama
  • Joder!!!
  • jajaja, estamos un poco salidos, sí
  • un poco dices jajaja
  • Pero, no sé… antes que un trío con Sara… ¿Te gustaría un trío conmigo y Javi?
  • ¿Qué????
  • Los dos a la vez conmigo
  • ¿En serio?
  • Sí, me apetece mucho, vente
  • Yo… es que…

Joder, no podía ni pensar ¿Un trío con otro tío? Me daba mucho reparo. Además, sabía por Gema que Javi era un gran amante, no me veía dando la talla. Me acobardé y le dije:

  • Es que tengo que terminar una cosa…
  • ¿Tienes miedo? No te va a tocar si no quieres
  • ¿Cómo?
  • A Javi le va todo, pero si no quieres, no te toca

Aquí ya me dejó KO ¿Cómo que tocarme??? Entonces vi encenderse la luz de la habitación de Gema y como ellos dos entraban besándose y tocándose. Pronto estuvieron desnudos. Los dos miraron por la ventana a la mía y Gema escribió:

  • Mira, Javi se corre antes que tú

Entonces vi como Gema se Agachaba y claramente comenzaba una mamada y al poco, vi como Javi hacía gestos de estar corriéndose y Gema se levantaba con una sonrisa y la cara llena de leche. Se me puso dura. Ella escribió:

  • Vente

Gema descolgó el espejo, lo puso en posición y se tumbó en la cama. Javi la besó, tocó y empezó a comerle el coño. Joder, estaba viendo como otro tío se corría y ahora le comía el coño y me ponía, estaba excitado mirándolos. Pensé “¿Voy? ¿Me atrevo?” pero entonces, de repente, me llega un nuevo mensaje y pensé que no era Gema porque ahora mismo estaba tumbada, tenía que ser Marta. Lo cogí para mirar y vi que era Sara. Me quedé extrañado y leí:

  • No te vas a creer lo que acaba de pasar

Pensé en dejarlo pasar y seguir mirando, pero al final escribí:

  • ¿Qué?
  • Gema se ha traído a un tío buenísimo a casa
  • ¿Y qué?
  • Que ¡¡se lo está follando!!

Entonces entendí, Sara estaba extrañada que la lesbi de Gema estuviera con un tío. Me reí e iba a dejar el tema pero entonces pensé una cosa. Le escribí:

  • Anda ya
  • Que sí, que sí
  • No te creo
  • Joder, que los estoy escuchando ahora mismo
  • Ya
  • Vente y lo escuchas tú mismo
  • Vale
  • Rápido porque van muy fuerte, estos no duran mucho

Me reí y salí de casa. Me abrió Sara con cara de alucinada haciéndome gestos de silencio y llevándome delante de la puerta cerrada de Gema. Se escuchaban claramente los gemidos de Gema. Le dije bajito a Sara:

  • Se está follando a otra chica
  • Que no, que es un tío buenísimo

La cara de Sara era de “estoy flipando”. Me acerqué a ella para decirle cerca del oído:

  • ¿Tienes envidia?
  • ¿Qué?

Cara de Sara de no comprender. Le dije:

  • Si tienes envidia de que sea él el que se la está follando y no tú
  • Eres gilipoll…
  • Sara, no mientas más, sé que te la has follado

Ella iba a replicar pero le puse un dedo en la boca y le dije:

  • También sé que te has follado a tu amigo Fede

La cara de Sara era de sorpresa total. Pensó un poco, seguramente si seguía mintiendo o no, pero dijo:

  • Te lo ha contado Gema, que guarra
  • No
  • ¿Entonces?
  • A ti y a Fede os vi enrollados en el parque, y ahora tú me has confirmado que no fue solo eso

Le dije sonriendo. Sara puso cara de no saber que decir. Seguí:

  • Y a ti y a Gema os vi follar desde mi ventana, que da a la de Gema y follásteis con la ventana abierta y la luz encendida

La cara de sorpresa de Sara era total, hasta era cómica. Entonces le dije:

  • Sé que aquí tienes un lunar

Y le puse una mano en una teta, y con el pulgar acaricié suavemente el lunar que me había dicho Gema que tenía Sara cerca de un pezón. Yo desde la ventana ni me fijé. Sara no me apartó la mano. Llevaba una camiseta de estar por casa y sin sujetador. Debajo unos leggins. Dejé de mover el pulgar por la zona del lunar y acaricié el pezón que ya se notaba a través de la camiseta. Sara jadeó pero tampoco me retiró la mano. Seguí diciéndole:

  • Y sé que Gema tiene aquí una manchita

Y le puse la mano en el muslo, en la zona interior, muy cerca del coño, donde Gema tenía una pequeña mancha de nacimiento. Ella dio un pequeño respingo pero tampoco me paró. Le acaricié la zona y le dije:

  • Que tú has visto muy de cerca mientras le comías el coño ¿verdad?

Sara no dijo nada, solo me miraba. Entonces continué:

  • ¿Y sabes por qué sé de esa mancha? porque también la he visto muy de cerca

De nuevo cara de sorpresa de Sara. Dije:

  • Porque llevo semanas follando con ella

Y entonces dejé de acariciarle el muslo y le toqué el coño por encima de la ropa. Sara jadeó pero tampoco se apartó. Ahora me miraba con cara de vicio. Y dijo:

  • ¿Te la estás follando?

Entonces se abalanzó sobre mí y me besó, con mucha lengua, mientras me tocaba el paquete pero entonces se separó y dijo:

  • Joder ¿Qué tienes ahí?

Y me miró como si no me reconociera. Fue a besarme de nuevo pero la paré y le dije:

  • No me has contestado ¿Tienes envidia?
  • ¿Te gustaría ahora follártela?
  • Sí, y a él
  • Pues entra
  • No, vámonos a mi habitación
  • No, entra y fóllatelos
  • No puedo…
  • ¿Por qué?

Sara me miraba indecisa. Le dije:

  • Porque es de guarras y tú no lo eres ¿no?

Sara miró a la puerta donde se oía claro como estaban follando. Luego me miró dubitativa y dijo:

  • Entro si tú también entras
  • ¿Para qué?
  • Para follar
  • ¿Quieres que yo también te folle?

Y entonces se separó de mí y fue a la puerta de Gema y la abrió con decisión. Entramos para ver a Gema encima de Javi, cabalgándolo, pero tanto Sara como yo nos quedamos parados algo cortados por la situación. Gema volvió la cabeza y nos sonrió y dijo:

  • Venga, uniros

Sara me miró y entonces se quitó la camiseta, las zapatillas y los leggins, quedándose desnuda. Me volvió a mirar y se fue donde Gema para besarla mientras le acariciaba un pecho. Gema paró de follar para besarla y luego se apartó de Javi, el cual se incorporó sonriendo, para besar a Sara.

Me quedé mirando, impresionado por lo rápido que Sara había pasado de estar cortada a integrarse en el polvo con bastante naturalidad. Gema se levantó y vino a mí, sonriendo ampliamente. Me besó y luego me desnudó. Yo seguía cortado pero a la vez muy excitado. Nos enrollamos Gema y yo de pie mientras Sara y Javi se morreaban intensamente sobre la cama. Gema se puso de rodillas y comenzó a mamármela. Vi como Javi le comía las tetas a Sara, los dos de perfil a mí. Observé la figura de Sara, soberbia, la tía tenía un buen cuerpo y unas buenas tetas. Y Javi, empalmado, le lamía los pezones. Vi su polla, no era ni grande ni pequeña. Estaba totalmente depilado y tenía un cuerpo de gimnasio, con todos los músculos marcados pero sin exageración. Vi como Sara bajaba su mano para cogerle la polla y masturbarle mientras que con la otra le acariciaba la espalda. Y vi como Javi bajaba una mano hasta su coño y le metía un par de dedos y como Sara lanzó una gemido de gusto. Y entonces, con ese gemido y la mamada de Gema, me corrí sin poder remediarlo, demasiada excitación acumulada.

Gema paró la mamada en cuanto notó que me iba a correr, para que no lo hiciera, pero fue tarde, me corrí sobre sus tetas. Inmediatamente me sentí avergonzado y la miré. Gema me miraba desde abajo con una sonrisa. Entonces se incorporó y dije:

  • Joe, lo sien…
  • Chisttt, nada de lo siento
  • Es que…
  • Que no pasa nada nene, ahora luego sigues

Me sentí un niñato al correrme tan pronto. Entonces Gema me cogió de la mano para llevarme fuera. Y cuando salimos, escuchamos a Sara decir:

  • S: Oye ¿Dónde vais?
  • G: Ahora venimos
  • S: Pero no os vayáis, mejor todos juntos
  • G: Sí, pero es que…

Y se volvió a asomar para mostrar sus pechos manchados. Sara puso cara de no comprender y luego una cara de “pufff, ¿Ya se ha corrido? vaya niñato” que me jodió, pero entonces se rio y dijo:

  • S: Límpiate pero os venís, que aquí follamos todos

Gema se fue al baño. Allí se limpió y me dijo:

  • Me ha gustado que os hayáis atrevido
  • Ha sido cosa de ella
  • ¿Sí? jajaja
  • Con un pequeño empujón mío, pero vaya papelón he hecho
  • jajaja, pero que no le des importancia, a mí me ha gustado
  • Ya, seguro
  • Además, ahora te vas a volver a excitar, ya verás

Luego fuimos a la cocina porque quería beber algo. Allí hablamos unos minutos y luego volvimos a su habitación para encontrarnos a Sara tumbada boca arriba y Javi comiéndole el coño. Gema me miró y me hizo indicación que fuera por un lado de la cama y ella se fue por el otro. Besó a Gema y luego se puso a chuparle un pezón. Me acerqué un poco cortado a Sara que me miró y me alargó una mano para que me acercara más. Entonces tiró de mí y me besó intensamente mientras Javi seguía comiéndole el coño y Gema una teta.

Sara gemía en mi boca mientras me besaba, y Gema se incorporó al beso, besándonos por turnos o los tres con la lengua. Al poco, Javi se incorporó y fue a follarla pero Sara dijo:

  • No, no, primero os plastificáis

Nos miramos. Javi dijo que no tenía condones, Gema igual y yo menos. Sara lanzó un quejido y se levantó para irse a su cuarto. Volvió con una caja y sacó uno, dándole la caja a Javi. Entonces se acercó a mí con cara de vicio y se arrodilló. Yo aún no la tenía dura, solo morcillona, pero Sara se la metió en la boca y comenzó a mamar, y no tardé en tenerla dura. Miré a Gema que estaba haciendo lo mismo con Javi. No la chupaba mal Sara pero ahora estaba recién descargado y no corría peligro de correrme. La dejé chupar hasta que ella sacó el condón y me lo puso.

Entonces se levantó pero fue donde Gema y se arrodilló junto a ella, para chupársela a Javi a dúo. Lo miré con envidia pero duró poco, le pusieron un condón y Sara se lo llevó a la cama donde él se puso encima y empezó a follarla. Gema me miró y fui a por ella. La levanté y ella se puso a cuatro al lado de Sara. Se la metí y la follé mientras veía a Sara gemir de gusto con Javi. Al rato cambié con Javi y me follé a Sara en esa misma postura mientras él hacía lo propio con Gema. Estuvimos cambiando varias veces de postura y pareja, y estando Gema encima mía y Sara de pie apoyada contra la cama y con Javi detrás, escuché como Sara se corría para tumbarse luego en la cama a recuperarse de su orgasmo. Entonces Javi se puso detrás de Gema y se la metió por el culo, estábamos follándola los dos a la vez. Gema no tardó en correrse y luego se echó en la cama, también destrozada. Javi miró a Sara y le dijo:

  • ¿Quieres probar lo mismo?

Sara puso cara de “tú estás loco” y dijo:

  • Ni hablar, mi culo no me lo folláis
  • ¿No te gusta?
  • Exacto

Entonces Javi se quitó el condón, se había corrido durante el sexo anal a Gema, pero seguía con la polla dura. Sara dijo:

  • S: Joder ¿Otra vez?
  • G: jeje
  • S: Te has corrido antes conmigo y ahora otra vez, y sigues teniéndola dura
  • J: Sí, y con ganas de seguir
  • S: jajaja, pues yo estoy destrozada

Mirándolo con cara de flipada. Javi salió de la habitación y Gema lo siguió para ir a beber algo. Sara me miró y dijo:

  • Este tío no es normal
  • Pues no, para nada
  • Y tú sigues con ganas
  • Sí, no me he corrido aún
  • Bueno, te corriste antes con Gema
  • Eso fue un fallo
  • jajajaja

Entonces llegaron Gema y Javi y se enrollaron en la puerta, y luego se pusieron a follar de nuevo pero de pie. Sara me miró y me dijo:

  • Vente, ponte encima

Me puse sobre ella y la penetré, follándola tranquilamente hasta que ella me dijo al oído:

  • Córrete ya, que estoy cansada

La miré cabreado, el tono de condescendencia con que lo dijo y que me dijera eso mientras la follaba me había sentado como una patada. Estuve a punto de salirme y mandarla a la mierda pero entonces pensé “Te vas a enterar” y comencé a follarla fuerte. Le cogí del pelo y tiré hacia atrás para besarla por el cuello y luego la boca, luego la giré y la puse boca abajo y la seguí follando fuerte y rápido, tirándole más del pelo para levantarle la cabeza y besarla. Sara gemía fuerte y se dejaba hacer y de pronto dijo:

  • Me corroooooooooo aghhhhhh

Y tuvo un nuevo orgasmo. Paré de moverme mientras ella se quedaba boca abajo respirando. Entonces me incorporé, me quité el condón y la giré, Sara me miró y me corrí en su cara. Sara cerró los ojos mientras la bañaba. Paré y entonces llegó Javi e hizo lo mismo, se corrió en su cara. Me quedé sorprendido y me levanté. Miré atrás y vi a Gema sonriendo y comprendí, había sido cosa suya. Sara recibió la leche sin decir nada. Luego abrió los ojos y dijo:

  • Sois unos cabrones

Pero entonces cogió la polla de Javi y se la chupó para limpiarle los restos.

Gema se acostó a su lado y la besó diciendo:

  • Estás muy sexi
  • No seas zorra jaja

Gema me miró y dijo:

  • Trae una toalla, porfi
  • Sí, anda que no veas como me habéis puesto

Al volver, Sara se limpió la cara y nos quedamos tumbados.

MARISA…
Miraba por la ventana de Dani como habían terminado. Me hervía la sangre pero no por estar cachonda, por puro cabreo con la zorra de Gema y el niñato de Dani. Lo había visto todo, como follaban todos con todos, las dos zorras, el rubio guapo y el niñato “Así que esa es tu amiguita” mirando a Sara. Pero luego miró a Gema pensando “y tú zorra ¿Desde cuándo te lo tiras?”.

No me podía ni mover del cabreo que tenía. Había llegado a la habitación de Dani con intención de relajarlo mientras estudiaba, una buena mamada o polvo rápido, lo que él quisiera, y se encontró la habitación vacía pero con el portátil encendido en la mesa. Se acercó y entonces vio el espectáculo de la ventana de enfrente y se le heló la sangre.

“Y decía que tenía que estudiar, será hijo de puta mentiroso… prefiere follarse a esas dos putas que a mí”. Esto no se lo pensaba perdonar, que se fuera a la puta mierda el niñato. Me giré y me fui con ganas de romperlo todo pero controlándome a duras penas.

SARA…
Me dolía todo el cuerpo, jamás había follado tanto y tan bien. Me había corrido con Javi, un orgasmo fuerte y que me había dejado muerta, como siempre me pasaba. Lo normal hubiera sido irme en ese momento, ya no podía ni moverme, pero me dio lástima Dani, que también había follado bien así que le dije que terminara conmigo, pero el cabrón había conseguido volverme a encender, y mira que nunca me pasa… y había sido un orgasmo hasta doloroso de lo intenso que había sido, me dolía todo.

Pero el cabrón no se había corrido y lo había hecho en su cara, que no me gusta pero no estaba para protestar, y luego el otro, menudo cabrón… pero había estado bien, no lo podía negar, Y Dani, menuda sorpresa, primero por su forma de actuar, nada de ese niño soso de siempre, y luego su pollón, dios, pero ¿Cómo no me había dado cuenta antes? jajajaja

DANI…
Estuvimos los cuatro recuperándonos y charlando de tonterías. Al rato, Sara se levantó, cogió su ropa y se fue, pero no enfadada, se despidió de todos bien, sonriendo contenta. Al poco me fui yo también. Llegué a mi casa y me senté de nuevo ante el portátil. Estaba molido pero tenía que terminar el puñetero trabajo. Lo intenté pero no tenía forma de concentrarme. Me fui a la cama y pensé en irme mañana más temprano a la facultad y terminarlo en la biblioteca. Llamaría a Marta para que me ayudara.

GEMA…
Nos acostamos Javi y yo y apagamos la luz. Entonces le pregunté:

  • ¿Qué te ha parecido?
  • Me ha encantado su polla
  • jajajaja, lo sabía
  • Y su culito
  • jajaja pero has estado muy modosito, no has intentado nada con él
  • Si llegamos a estar los tres solos… pero tu amiga es muy zorra, me tenía bien cogido
  • Sí, Sara es muy zorra aunque lo trata de ocultar

Nos quedamos callados y entonces le dije:

  • ¿Has visto como se la ha follado al final?
  • Pues le cuesta sacar esa forma de follar, conmigo solo lo he conseguido un par de veces
  • Pues a la chica le ha encantado
  • Sí, se ha corrido a lo grande… Dani tiene mucho potencial ¿verdad?
  • Polla tiene, desde luego jeje
  • jajaja
  • Y está muy bueno, que envidia cuando os veía chupársela
  • jajajaja, como si tú no estuvieras disfrutando
  • claro que disfrutaba cariño

Y seguimos charlando de planes futuros…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s