FRAN REL

JUEVES.​
MARISA
Deje el pan en la mesa de la cocina pensando en una idea que se me había ocurrido para compensar a Dani el plantón del día anterior por ir a ver a Gema. Fui a mi habitación con la bolsa con mi otra compra. Me desnudé completamente y saqué el delantal que me acababa de comprar en el chino. Era muy soso, me hubiera gustado algo pequeño y con volantes, tipo criada, pero en el chino no tenían nada de eso, así que compré el más pequeño que vi y sin horteradas de dibujos, uno liso.

Me lo probé. Por delante me quedaba muy bien, dejando casi media teta fuera por cada lado. De largo no, me llegaba casi a las rodillas, tendría que cogerle algo para que se quedara mucho más arriba. Lo peor era por detrás, me tapaba completamente el culo y no, eso no podía ser, debía dejarme el culo al aire.

Cogí hilo y aguja y le cosí por debajo y por detrás. Luego me puse unas medias y unos zapatos de tacón. Me volví a probar el delantal. Ahora perfecto por delante. Y por detrás… “ a ver, sí así” mirándome en el espejo como tenía el culo al aire. “En cuanto escuche que abre su puerta, me levantaré y lo esperaré de espalda, que lo primero que vea sea mi culo, seguro que cuando me gire ya la tiene dura” pensé mientras sonreía.

Me miré de nuevo al espejo. Moví un poco la parte de arriba de forma que se viera un poco de aureola del pezón. “Lo voy a poner malo jajaja”, mirándome muy satisfecha. “Espero que me folle como el otro día, o no, aún más duro, joe, a ver si espabila ya”.

Miré el reloj, ya tenía que estar a punto de salir. Me fui a la cocina y lo esperé. Y esperé, y esperé… “mmmm ¿No será capaz de no estar?” Pensé. Me levanté y fui a su habitación con cuidado de que no sonasen mis pasos para no desvelar mi sorpresa. Fui a abrir la puerta pero ¡¡estaba cerrada con llave!! “pero que coño…”. Entonces pegué el oído y pude escuchar risas, de una chica. “Será hijo de puta el niñato” pensé. Pegué de nuevo el oído, esperando que no hubiera escuchado bien pero no, estaba claro, allí había una chica.

Me fui muy enfadada, cabreada, frustrada… Me quité el delantal y lo tiré en la basura. Me quité las putas medias y los tacones, me vestí y me fui.

MARTA…
Al despertarme, miré a Dani que seguía durmiendo. Pensé en levantarme con cuidado e irme para mi casa a ducharme y cambiarme de ropa, pero estaba muy a gusto sintiéndolo a mi lado. Sonreí contenta, la noche anterior había ido todo muy bien, podía haber sido mejor si le hubiera dejado moverse más, pero él la entendía y era un cielo, había tenido muchísimo cuidado y siempre preocupado por ella. Lo abracé “Es un amante perfecto”. Entonces pensé “No me puedo creer que me haya metido su cosa por detrás y me haya gustado”. Alargué la mano para acariciársela y me sorprendí al notársela dura. Lo miré, seguía dormido pero la tenía dura.

Le cogí la polla, “que me gusta esto” mientras la recorría con mi mano, con cuidado. Ahora ya no me parecía tan buena idea irme. Se me ocurrió otra idea mejor, un polvo en la ducha, como la semana pasada, le había encantado. Pero Dani tenía un plato ducha minúsculo “ahí no cabemos los dos, mierda… bueno, pues polvo en la cama”. Ahora ya no podía irme sin follar, notaba mi excitación y así no se iba a ir “¿Lo despierto?” pero le daba pena. Entonces me metí debajo de las sábanas y miré su polla de cerca, era magnífica. Me la metí en la boca y no pude reprimir un gemido de placer.

DANI…
Me desperté de repente al notar como algo se movía encima mía. Abrí los ojos y vi a Marta besándome en el pecho. Me miró con una sonrisa y me dijo:

  • ¿Sabes que casi te corres dormido?
  • ¿Qué?
  • Te la estaba chupando y te ibas a correr en sueños jajaja

Sí, era verdad, algo de eso recordaba… entonces, había sido real. Lo miré confundido. Ella dijo:

  • ¿Quieres que siga?
  • No sé… (aún medio dormido)
  • ¿O me pongo encima?

Claramente ella quería ponerse encima. Le sonreí y dije:

  • Ponte encima, claro

Y ella me cabalgó despacio, con mucho gemido, pero despacio. Luego fue aumentando el ritmo y dijo:

  • Me voy a correr, córrete conmigo

Y siguió con la cabalgada y casi nos corrimos a la vez. Luego se echó sobre mí y me besó dándome los buenos días. Nos quedamos en la cama unos minutos y luego se fue al baño. Me duché y nos vestimos. Le dije de llevarla a su casa y ella aceptó encantada. Esa mañana estaba de muy buen humor, sin parar de reírse por todo… que diferente a la mañana después del primer intento anal. Antes de irnos, ella cogió el juguete y dijo:

  • mmm esto… ¿Me lo llevo?
  • Claro, es tuyo, te gustó ¿no?
  • Pues llévatelo, claro, yo no me lo voy a poner jeje
  • jajaja, vale, gracias

Y se lo guardó con una sonrisa y algo colorada. La llevé a su casa para que se duchara y cambiara de ropa. Luego nos fuimos a la facultad. Antes de entrar a la primera clase, llamé a Gema para preguntarle como estaba. Me dijo que mucho mejor, aún no bien del todo pero que no había tenido fiebre de noche. Colgué pero al rato me escribió:

  • Nene, se me caen las paredes encima
  • jeje, me imagino
  • No estoy acostumbrada a estar tanto en casa
  • Bueno, paciencia
  • ¿Me llevas esta noche fuera? algo tranquilito
  • Pero ¿estás bien del todo?
  • Sí, bueno, no, pero casi… si has quedado con Marta, no pasa nada
  • No, no, no he quedado
  • ¿Entonces?
  • Sí, te recojo y damos una vuelta
  • Pero no sé si follaremos ¿eh?
  • Pero que mal piensas de mí ¿Crees que solo busco sexo?
  • Deberías jajaja
  • Si estás malita no, tranquila
  • Ayyy, eres un cielo jajaja
  • Te recojo a las 8, salimos a tomar unas tapas y luego te llevo a casa temprano, como a las niñas buenas
  • Soy una niña buena jaja
  • Seguro jajaja
  • Gracias tontín
  • Nos vemos luego

Seguí con las clases y luego estudiando con el grupo en la biblioteca. Cuando dije de irme, Marta me miró notándose claramente que quería irse conmigo, pero no le dije nada y ella a mí tampoco. Al llegar a casa de Gema, me la encontré un poco venida abajo, por la tarde se había puesto peor y le dolía la cabeza así que al final no salimos. Me quedé con ella a solas en su habitación y me dijo:

  • Que mala suerte tengo
  • ¿Por qué?
  • Después del estupendo fin de semana contigo, me pongo así
  • Ya, te dejé tan molida que te quedaste sin defensas jeje
  • jajajaja pues lo mismo fue eso jajaja
  • Es que eso de ir por el monte, sudar y luego enfriarte sin ponerte nada encima no es bueno
  • Ya… pero es que, además de no poder follar contigo en toda la semana, me ha llamado hace un rato mi amigo Javi, que viene este finde, y yo mala
  • No lo conozco
  • Es el ex de Sonia, ya te he hablado de él
  • Ah, sí

Su “gran” amigo. La miré y ella siguió hablando:

  • Hace mucho que no lo veo y tenía muchas ganas de estar con él
  • ¿Solo estar con él?
  • jajaja tú ya sabes jajaja
  • Ya jejeje
  • Pero justo viene cuando estoy mal
  • Mañana ya estarás bien, y el sábado mejor aún
  • Ojalá, en circunstancias normales, no saldríamos del hotel jeje
  • Me lo creo jeje
  • Mañana creo que voy a ir al médico, a ver si me da droga dura para quitarme esto de encima jajaja
  • ¿Sí? ¿Quieres que te lleve?
  • ¿Puedes?
  • Si es por la mañana, sí
  • Sí, iré a primera hora
  • Pues te llevo sin problema
  • Gracias, eres un cielo

Me quedé con ella un rato, charlando y viendo la tele. Le conté todo lo de Marta y ella se alegró un montón por Marta. Luego le conté lo de Marisa y le dije:

  • ¿Sabes? creo que folláis muy parecido
  • ¿Sí?
  • Sí, las dos sois muy salvajes, nada que ver con Marta
  • ¿Salvajes? jajaja
  • Sí, quiero decir, las dos sabéis como disfrutar, Marta aún no lo tiene tan claro, creo
  • Bueno, va aprendiendo, pero sí, me creo que Marisa y yo follamos fuerte, las dos somos experimentadas jajaja
  • Sí jeje
  • Tenemos que ir pensando como vamos a montar el trío con ella
  • ¿Sí? no creo que Marisa…
  • Sí, la tienes comiendo de tu mano, hará lo que sea por complacerte…
  • ¿Quieres que le ordene que te folle?
  • No, así no, será algo más sutil, ya pensaremos
  • ¿Sutil?
  • Ella pedirá follar con nosotros
  • Lo flipas
  • Ya verás, vas a ver a tu querida tía comiéndose un chochito rico jajaja
  • Joder, pues un trío con vosotras dos tiene que ser la hostia, si con Lily es ya bestial, con vosotras dos, uffff
  • Pues lo comprobarás, y verás como Marisa se corre gracias a mí, y como ella hace que me corra
  • Ufff

Me estaba poniendo malo de solo pensarlo. Al rato llegó Sara y estuvimos charlando los tres. Luego dije de irme. Sara me acompañó a la puerta y me dijo:

  • No vas a conseguir nada de Gema, lo sabes ¿no?
  • ¿Tú crees?
  • Sí, no te hagas ilusiones
  • ¿Por qué? nos llevamos bien
  • Demasiado bien, eres un “amigo”, estás haciendo de pagafantas y, además, a ella le van las chicas, por aquí solo han pasado chicas
  • Ya
  • Tienes a Marta, y ella está coladita por ti, la chica no sabe disimularlo nada
  • Puede ser… y tú, tan atenta con Gema ¿Buscas algo?
  • ¿Yo? jajaja, no digas tonterías… tú el concepto de amistad no lo conoces ¿no?
  • Dímelo tú, que eres la que me ha acusado de venir a ver a Gema para acostarme con ella, sin pensar en la mera amistad

Sara me miró sin decir nada. Seguí:

  • Y no es una tontería, estás buena y a ella le gustan las chicas ¿no? Seguro que te ha entrado
  • Puede jeje
  • ¿Ahora te lo estás planteando?

Se me quedó mirando y dijo:

  • Tengo novio, me van otras cosas
  • Ya pero experimentar en la universidad es casi normal ¿no?
  • Anda, anda, vete ya que lo estás flipando mucho
  • ¿Sabes? si fueras mi novia, yo te plantearía un trío con Gema ¿no lo ha hecho Ale?

Sara me miró con cara de sorpresa y dijo:

  • Lo flipas, de verdad
  • Piénsalo, follar con Gema y luego polvo con tu novio

Sara me miraba con cara de “tú estás loco”. Me acerqué a ella y le dije:

  • Si yo fuera él, y te viera follar con Gema, luego te echaría un polvo que te destrozaría… y no solo uno

Estaba a escasos centímetros de ella. Sara no dijo nada y continué:

  • Lo cierto es que no me haría falta verte con Gema para echarte ese polvo

Sara me miraba con cara de asombro y entonces se separó y dijo:

  • Estás fatal
  • Normal viéndote ¿no?
  • Anda, vete, vete

Y me abrió la puerta pero sonriendo. La miré también sonriendo y me fui. Para mí que había estado a punto.

SARA…
“Joder con Dani”. Siempre le había parecido un tío bueno pero sin gracia, el típico buen chico con una novia guapa. Pero desde que había cortado con la novia estaba cada vez más salido. Y la verdad, le había puesto como se había insinuado, sin cortarse nada, se le notaba con ganas de follarla “Bueno, es normal, es un tío”.

Fui a la cocina y sonreí “Si supiera que ya he follado con Gema alucinaría jeje” pensé con deleite “mmm ¿Follará bien? está bueno pero, no sé, siempre he pensado que no tiene que ser gran cosa en la cama siendo tan buen chico, muy soso… pero ahora me ha parecido otro… La canija flipará con que se la folle un tío bueno pero para mí eso no es un aliciente, no es una novedad”. Pero tenía que reconocer que no todos a los que se había follado estaban buenos, y algunos habían sido sorprendentemente buenos en la cama… “Necesito un cigarro” y salí fuera a la terraza a fumar.

Mientras fumaba pensé en el polvo que había echado con Ale hacía una hora, menuda mierda de polvo, rápido y sin gracia… “Llevo meses sin correrme con Ale ¿Qué me pasa? con Fede no tuve problema, y con Gema menos… la cosa no funciona con Ale, tenemos que hablarlo porque no es normal, follamos poco y mal, y que me haya puesto más cachonda con un soso insinuándose que con la polla de mi novio…”. Cogí el móvil y busqué el número de Dani. Miré la foto que tenía en Whatapps “Está bueno, está claro”. Dudé en escribirle, estaba claro que si le decía algo, él vendría corriendo a follarla… Necesitaba un buen polvo, lo tenía claro, “pero no, con Dani no, no me interesaba antes y ahora tampoco, y seguro que sería otro fiasco… ufff si Gema no estuviera mala, le decía de follar” dando una profunda calada para ver si me calmaba.

VIERNES​
DANI
Me levanté temprano, me duché y salí a recoger a Gema. Otro día que no quedaba con Marisa. Al final iba a tener razón Sara, estaba de pagafantas con Gema, aunque no para conseguir follármela como ella pensaba sino para conseguir follármela más. Pero no, lo cierto es que no tenía casi problemas para tener sexo con Gema, lo hacía porque me llevaba bien con ella.

Me dijo que había pasado buena noche y que ya no quería ir al médico, que se sentía casi recuperada, aunque no pensaba ir al gimnasio. Al final salimos a desayunar a un bar cercano y a charlar. Me contó que pensaba pasar el fin de semana con su amigo Javi y que si seguía bien, follando sin parar. Por mi parte, le conté que yo tenía que ir a mi pueblo, que mi padre necesitaba mi ayuda y me tiraría todo el finde currando con él.

Nos despedimos hasta el lunes y me fui a la facultad.

GEMA…
Vi como se iba Dani. Tenía muchas ganas de un polvo con él pero aún no estaba al 100% aunque lo aparentaba. “Otro día más en casita y mañana a no parar” pensé. Javi llegaba por la mañana, al final solo. La idea era esa aunque a última hora había pensado venir con su novia pero finalmente no había podido “Mejor, todo para mí” aunque tampoco le habría importado follar con la pareja.

Luego, durante la semana, verían lo que hacían. Javi tenía cosas que hacer y seguramente querría aprovechar para ir a ver a Sonia y Fran, “si va, me apunto con él”. Lo que sí tenía claro es que quería follar con Dani y tenía que buscar una noche de la semana que viene para quedar con él. También tenía pensada otra cosa, un trío con ellos dos, aunque no sabía si Dani sería capaz o no. Por Javi sabía que no habría problema pero Dani aún está verdecito “No sé, a ver como lo hago… quizás salgamos a cenar, bailar y luego a la cama los tres, por animarlos no va a haber problema, de eso sé encargarme bien jeje”.

Con Lily ya había hablado y sabía que este finde no iban a quedar. Quizás quedara con ella el finde siguiente, para un trío con Javi, pero este finde era para ellos dos solos, que hacía mucho que no tenían unos días para ellos solos “Pero lo primero es recuperarme y descansar, voy a necesitar mucha energía los próximos días” pensé sonriendo y dirigiéndome a casa.

DANI…
Tras las clases, Marta y yo dimos nuestro paseo de despedida que últimamente dábamos todos los viernes antes de que el padre la recogiera. Además de morreos y tocamientos, ella me dijo:

  • Mira, te quiero dar una cosa
  • ¿El qué?

Y me dio su móvil desbloqueado. Me dijo:

  • Abre la galería

La abrí y vi una foto suya delante del espejo. Me quedé de piedra porque iba en ropa interior negra, con un sujetador y culote que yo ya conocía y medias negras. Y ella sonriendo, no se había tapado la cara con el móvil que lo tenía en una mano apuntando al espejo. La miré boca abierto y ella dijo:

  • ¿Te gusta?
  • Claro, estás genial
  • Hay más

Deslicé el dedo y la siguiente era ella pero casi de lado, mostrando un poco su culo redondito. Dije:

  • Ufff Marta
  • Sigue

La siguiente era ella sin sujetador, y la siguiente era ya sin bragas. La miré boquiabierto y Marta totalmente colorada me dijo:

  • Hay más

Deslicé de nuevo el dedo, ahora ella con el culo un poco en pompa pero mostrándolo bien, esta vez no se le veía la cara porque estaba inclinada. Deslicé el dedo y la siguiente era ella sentada a una mesa leyendo concentrada, ya no era de la misma serie de fotos. Me dijo nerviosa:

  • Envíate las que quieras, si te gusta alguna
  • Claro que me gustan, todas, ufff, me has puesto cachondo total
  • ¿Sí? No sé, pensé que quizás querrías algo más… explícito
  • No te entiendo
  • Pues ya sabes… un primer plano de mi…
  • Ah, no, eso en persona jeje, en foto me gustan mucho más así, sexy, no pornográfico
  • Ah, bien
  • Pero no porque no me guste lo otro ¿eh? que te veo venir con tus complejos tontos, es porque así estás muy sexy
  • jajaja, me vas conociendo
  • Sí jeje, pero ya sabes lo que te dije, quiero una que a ti te guste
  • mmmm

Cogió el móvil y las revisó. Luego me dijo:

  • Ya sabes como soy
  • Pero también sé lo que he visto en ti al ver las fotos
  • Ya
  • Me gustan las 5 porque a ti te ponen
  • ¿Seguro?
  • Pues mándame las 5
  • Vale
  • Y también la sexta
  • ¿Cuál?
  • Esa donde estás leyendo, estás muy guapa

Ella puso cara de sorpresa total. Dijo:

  • Si es una foto que me hizo un día mi hermana en casa, ni me di cuenta
  • Por eso, estás natural, como eres

Se me quedó mirando y luego me envió las 6 fotos. Dijo:

  • Ahora las tengo que borrar, que mi madre me coge el teléfono
  • Ya

Recibí las fotos y le dije:

  • Esto es un tesoro, las guardaré con cuidado, y no se las enseñaré a nadie
  • Lo sé

Me quedé pensando. Gema alucinaría con estas fotos, pero no se las iba a enseñar, esto era un regalo de Marta para mí, solo para mí. Ya me sentía mal por la grabación que hice para Gema, estas fotos no se las enseñaría a nadie.

La besé y luego le dije:

  • Mañana tenemos que quedar por la noche y estrenar tus fotos
  • ¿Estrenar?
  • Claro, paja viéndolas, como se merecen jeje
  • jajaja, que tonto
  • ¿Te molesta?
  • Nooooo, son para ti
  • ¿Entonces quedamos mañana noche?
  • Sí, sexo teléfonico jeje
  • Genial

Estuvimos un rato más tonteando y riéndonos hasta que se fue.

MARTA…
Estaba muy contenta. Ayer cuando me hice las fotos probé un montón. También me hice explícitas, de primer plano, pero las borré, me parecieron asquerosas. Al final me decidí por la de las medias porque sabía que eso le gustaba especialmente. Y la verdad, aunque me cueste reconocerlo, me puso hacerme las fotos y verme, conseguí verme con sus ojos e imaginarme como se pondría al verlas.

Pero esta tarde, cuando pensé en dárselas, ya no estaba tan segura, al revés, había estado a punto de borrarlas sin decirle nada, pero al final se había animado y verle la cara, como las miraba y luego me miraba, ufff, me había puesto cachondísima “Dani ve algo en mí que no sé que será, pero ve algo” y eso la animaba a cimas desconocidas por ella, jamás había tenido autoestima elevada, y menos físicamente, pero con Dani conseguía olvidarse de sus complejos.

Me metí en el coche sonriendo, por ver a mi padre pero también porque me sentía bien conmigo misma gracias a Dani.

DANI…
Pasé la tarde con amigos y luego me tuve que ir corriendo a mi casa a meter ropa sucia en la mochila y salir corriendo para mi pueblo, que se me había hecho tarde con la tontería. Ni tiempo me dio a despedirme de mis tíos, y eso que había pensado en volver a echar un polvo rápido con Marisa pero iba con la hora pegada al culo y no pude.

El finde pasó lento por lo mucho que me hizo currar mi padre. Todo lo que no me movía durante la semana, lo pagaba con creces los fines de semana que iba a casa. Lo mejor fue el sexo telefónico con Marta el sábado por la noche. Hice buen uso de las fotos pero, curiosamente, me corrí con la que no estaba desnuda ni sexy, solo guapa, pero no se lo dije.

El domingo por la tarde iba a volver a casa de mis tíos pero al final también me liaron unos amigos y me quedé también esa noche en el pueblo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s