ESRUZA

Si se pudiera escoger cómo morir,

escogería morir frente al mar,

sentada en la arena blanca

de mi playa imaginaria

que evoca un Nayar inexistente.

Admiraría el arco iris con sus bellos colores

y esperaría el atardecer, el anochecer

escuchando el rumor de las olas

recordando una madrugada, y

así quedarme dormida para siempre.

Quedarían mis huellas solitarias

sin otras huellas que me acompañen

porque desaparecieron hace tiempo.

Pero al quedarme dormida,

sentiría su presencia, siempre a mi lado,

porque sin estar, estará. 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s