FRAN REL

DANI
Nos despertamos más temprano de lo habitual. Me duché y luego llevé a Marta a su casa. Subí y, mientras ella se duchaba y vestía, estuve charlando con sus compañeras de piso. Luego desayunamos y nos fuimos a la facultad. Yo estaba totalmente cortado por lo mal que había ido lo del sexo anal con Marta, no hacía más que recordar sus lágrimas y me sentía un cabrón. Marta también estaba cortada y poco habladora.

Fuimos a las clases y al terminar, ella se me acercó y comentó de dar un paseo por el parque cercano. Me dijo:

  • Mi padre está a punto de llegar, pero quería hablar contigo
  • Ya, lo siento mucho, de verdad, fui un bestia, lo sé
  • No, no, de eso no… estábamos los dos muy excitados y yo te lo pedí, pensé que estaba preparada pero no… la próxima vez saldrá mejor, ya verás
  • ¿No le has cogido miedo?
  • Un poco, pero es que también me… mmmm me estaba… gustando

Mientras lo decía, estaba totalmente colorada y yo sorprendido. Siguió hablando:

  • Bueno, no te sientas culpable, no hiciste nada malo
  • Anda que no, te hice daño
  • Ya pero que no es para tanto
  • Lloraste
  • No, se me saltaron un poco las lágrimas, es diferente
  • No sé, a mí me ha dejado mal cuerpo verte así
  • De verdad, no te preocupes, la próxima vez saldrá mejor, ya verás
  • Bueno, si tú lo dices
  • Si te digo la verdad, creo que, más que el dolor lo que me pasó es que me asusté
  • Ya, claro, si te dolía es normal… ¿Aún te duele?
  • mmm no, molesta un poquito

Seguimos andando y entonces dijo:

  • Pero bueno, dejemos ese tema, de verdad que no me preocupa… Lo que te quería es dar las gracias por esta semana
  • ¡¡Qué dices!!! las gracias te las doy yo, voy a tener una notaza gracias a ti, he aprendido un montón contigo y encima, he disfrutado de sexo genial contigo, excepto ayer noche
  • No, no digas eso, el sexo ayer fue muy bueno excepto por “eso”
  • Bueno, ya, pero eso empañó todo
  • No, ni hablar, no pienses eso… yo me voy muy contenta, gracias por esta semana, que sé que te he dejado sin Gema
  • ¿Me has dejado sin Gema? que cosas tienes
  • Y bueno, que tranquilo que sé que es solo sexo, no me voy pensando en que es el inicio de una relación ni nada de eso, que te quedes tranquilo con eso
  • jeje
  • ¿Vale?
  • Vale

Seguimos andando, callados, cada uno pensando. Luego ella dijo:

  • Esta semana he estado muy cómoda contigo
  • Claro
  • Me refiero a que me sentía cómoda estando desnuda delante tuya
  • Ya, me di cuenta que hacías un esfuerzo por no taparte
  • ¿Te has fijado? jeje
  • Sí, pero te has contenido y me has dejado disfrutar de las vistas

Marta de nuevo totalmente colorada diciendo:

  • Ya, claro, menudas vi… bueno, retiro eso… gracias por tus piropos
  • Son pocos con los que te mereces
  • jajaja, que adulador estás
  • Me ha gustado mucho que hayas cambiado esa actitud, relajándote conmigo
  • Sí, claro, me cuesta pero voy aceptando que te gusta mirarme
  • Con lo inteligente que eres y lo que te ha costado llegar a esa conclusión…
  • jeje… y bueno, imagino que pensarás que soy un poco guarra al dejarme sodomizar
  • ¿Sodomizar? suena a algo malo
  • No, bueno, es como se llama a lo de anoche
  • Ya, ya sé, estaba de broma, es que suena muy raro que lo digas refiriéndote a ti jeje
  • ah, jeje
  • Pero no, no pienso que seas una guarra, solo estamos disfrutando de sexo en confianza ¿no?
  • Claro, confianza… es algo que solo me podía plantear intentarlo contigo

Entonces sonó un mensaje en su móvil y lo miró.

  • Bueno, ya está aquí mi padre, de verdad que muchas gracias Dani
  • Que tonta eres, el agradecido soy yo

Y nos dimos un beso que se transformó rápidamente en un buen morreo. Luego se fue sonriendo.

MARTA…
“Ufff, menuda semana, jamás he tenido tanto sexo y tan bueno, ha sido una pasada” iba pensando mientras buscaba el coche de mi padre. “Y lo del sexo anal, tengo que leer más, quiero que lo hagamos en condiciones… ojalá le pudiera preguntar a alguien pero me da muchísima vergüenza hasta sacar el tema con Charo”.

DANI…
Gema me escribió, que me recogían a las 8 de la tarde, que llevara ropa para dos días y cómoda, para andar. Me fui a mi casa y al llegar, entré en casa de mis tíos a saludarlos, que no los veía desde el viernes pasado. Me encontré a mi tía en el salón con los niños, viendo la tele mientras ellos jugaban. Me vio y dijo:

  • Anda, dichosos los ojos que te ven (con bastante retintín)

Saludé y a los críos y luego besé a mi tía en las mejillas, demorándome un poco. Me senté con ella y charlamos de esto y aquello. Al rato llegó mi tío que saludó y se sentó a leer la prensa en el ipad, sin hacernos caso. Me levanté para irme y mi tía me preguntó:

  • ¿Cenas con nosotros?
  • No, ahora en un rato me voy
  • No paras, con lo que has estudiado estos días, estarás cansado ¿no?
  • Sí, pero me voy con unos amigos de finde
  • Ah

Mirándome Marisa con cara de “mierda”. Y preguntó:

  • ¿Y cuándo vuelves?
  • Creo que el lunes por la mañana, pero iré directo a la facultad

La cara de Marisa era de pena. Me dijo:

  • Pero vente aquí, te duchas y desayunas tranquilo ¿no?
  • No creo que me de tiempo, ya veré
  • Inténtalo
  • Bueno, os dejo, que paséis un buen finde, hasta luego

Mi tío ni levantó la vista ni dijo nada. Marisa me miraba visiblemente jodida, lo sentí por ella. Llegué a mi habitación y vi que iba bien de tiempo. Me puse a hacer la mochila y pensé que en la ducha me haría una paja, para intentar aguantar con Gema y Lily. Entonces se me ocurrió una idea y fui de nuevo a la casa de mis tíos. Hice señales a Marisa para que se acercara fuera de la vista de mi tío, y le dije al oído:

  • Vamos a echar un polvo rápido

Marisa me miró asombrada y dijo:

  • No puedo (haciendo señas al salón)
  • Di que tienes que salir y te vienes a mi cuarto
  • Estás loco
  • Sí, pero tengo ganas de follarme a mi zorrita

Me quedé mirándola a los ojos, exigiendo que obedeciera, y ella me miraba dudando. Luego dijo:

  • Pero tendrá que ser uno rápido
  • Claro

Entonces volvió al salón y la escuché decir que tenía que salir un momento a la tienda, que se quedara pendiente de los niños. Me fui a mi habitación y, al poco, escuché como mi tía salía por la puerta de su casa y luego llamaba a la mía. Abrí y ella entró visiblemente nerviosa:

  • Esto es una locura

Para después abalanzarse sobre mí para besarme mientras me desabrochaba los pantalones. Marisa iba con una camiseta, una rebeca y vaqueros. Nos morreamos intensamente unos minutos y luego ella se agachó para bajarme los pantalones y los gayumbos, y comenzar una rápida mamada. Luego se incorporó, se bajó los pantalones y las bragas hasta los tobillos y se apoyó en la cama dándome su culo. La cogí de las caderas y se la metí en un coño ya mojado. La follé rápido y ella se inclinó aún más en la cama y cogió la almohada para hundir su cabeza en ella y que no se la escuchara. Solo se escuchaba el plas plas de mi contra ella mientras la follaba cada vez más rápido y sus gemidos ahogados contra la almohada. Entonces noté como con su mano se tocaba el clítoris y jadeaba más fuerte y de pronto, lanzaba un grito contra la almohada. Me corrí en ese momento dentro de ella.

Marisa se quedó en esa postura unos segundos y luego se incorporó cuidando que no cayera nada sobre su ropa o el suelo. Le acerqué papel para limpiarse y me dijo:

  • Eres un cabrón, esto lo podías haber hecho cualquier mañana y sin riesgos de que nos pillaran
  • No podía venir
  • Ya, claro

Luego se subió las bragas y el pantalón y entró al baño. Salió al poco, arreglándose el pelo. Me dijo:

  • Vente el lunes por la mañana, por favor
  • No creo que pueda
  • Pero inténtalo ¿vale?
  • Ya veré

Se quedó mirándome, como dudando si suplicar más o no. Le dije:

  • Anda, vete, ya hablamos
  • Vale

Y se fue, mirando antes si había alguien fuera. Luego escuché como entraba en su casa diciendo “No tenían…”. Me fui a la ducha y luego esperé al aviso de Gema.

DANI
Bajé en cuanto recibí el aviso de Gema. Las vi junto a un coche que no reconocí, no era el de Lily. Las dos se me acercaron y me dieron besos en la boca. Entonces bajaron dos más del coche, un tío y una chica. El tío tendría unos 30 años, rubio con melena, barba de dos días, buen porte y bastante guapo. La chica tendría veintitantos y me sonaba mucho. Era morena y pechugona aunque delgada. Se presentaron como Jesús y Vanessa.

Entonces entramos en el coche, Lily, Gema y yo atrás, me pusieron en el centro. Jesús arrancó y me dijeron que íbamos a una casa en el campo que era de Jesús. Y entonces Lily se puso a hablar con el tío de trabajo. Miré a Gema extrañado y me dijo:

  • Jesús es su ex y trabajan en la misma empresa

Y entonces caí, en el desayuno que tomamos Lily y yo tras follar, mientras Gema dormía, ella me había contado sobre su ex marido, que aún eran amigos e incluso follaban. También me había contado que Gema y ella habían hecho un trío con él así que este era el tipo que se había follado a Gema por el culo y luego ella y Lily se habían besado con su semen. Según Lily, su ex era un desastre como pareja pero muy bueno en la cama y estaba cañón.

En la hora de viaje hasta la casa, no pararon de hablar de otras cosas, no solo de trabajo. Se notaba que Lily y Jesús se conocían bien. Y Gema y Vanessa también hablaban por los codos. Yo me sentía un poco fuera de lugar. Le dije a Vanessa que me sonaba mucho su cara, si nos conocíamos y me dijo:

  • Sí, me entraste hace unas semanas
  • ¿Sí?
  • Me entraste a mí y a todas
  • ¿Cuándo?
  • Estabas borracho y eras un plasta jajaja

Fue aquella noche cuando Gema desapareció e intenté ligar con alguna pero todas me mandaron a la mierda. Resulta que Vanessa era una de sus amigas e intenté algo con ella pero fatal por como se reía de mí, se ve que lo de ligar una noche no era lo mío.

Cuando llegamos y salimos del coche, Lily dijo:

  • L: Nene, nosotros nos quedamos con la habitación grande
  • J: ¿Por qué?
  • L: Somos tres, necesitamos la cama grande
  • J: Pero es mi cama
  • L: Te aguantas, la otra cama está bien para dos

Jesús me miró y dijo riéndose:

  • J: Chaval, ten cuidado con esta que es una mandona
  • D: jeje
  • L: ¿Yo? una mierda
  • J: no, que va, y una lianta
  • L: Eres gilipollas
  • J: Pero me adoras

Y los dos se dieron un morreo intenso con Vanessa mirando con cara de enfado. Luego metimos las mochilas en la casa. Me llevaron a la habitación y sí, tenía una buena cama. Lily dijo que estaba destrozada de tanto coche, que no tenía ni ganas de follar y entonces Gema se le acercó y la besó y casi se ponen a follar. Las frenó que apareciera Jesús en la puerta y dijera:

  • Ya están las bolleras liadas… anda, parad y ayudad con la cena, que luego tendréis tiempo

Y Lily lo insultó pero riéndose. Y fuimos a la cocina y preparamos todo. La cena fue muy bien, el ambiente era muy bueno entre todos. Nos enteramos que Vanessa y Jesús llevaban acostándose juntos desde hacía solo dos sábados.

Estuvimos bebiendo un poco pero al rato nos fuimos a la cama. Y, aunque Lily estaba cansada, tenía ganas de marcha y follamos los tres pero fue rapidito cosa que me vino bien porque yo estaba otra vez hiper excitado.

Por la mañana nos despertamos tarde y, tras desayunar, salimos a andar por el campo. Incluso escalamos un poco porque Jesús conocía un sitio preparado para ello. Comimos en el campo y por la tarde volvimos, bastante destrozados. En el camino de vuelta, las tres chicas iban delante y me fije en sus culos, como no podía ser de otra forma. Las tres llevaban mallas, Gema unas grises, Lily unas negras y Vanessa una de colores variados. Eran tres culos excepcionales. Jesús se me acercó y dijo:

  • Menudas vistas ¿eh?
  • Ya te digo
  • El de Vanessa lo follé ayer noche por primera vez
  • ¿Sí???
  • Sí, pero vamos, que era la primera vez mía, esa tiene el culo bien follado de antes jeje
  • Ah
  • ¿Y tú?
  • ¿Yo qué?
  • ¿Se lo has follado a alguna de las otras?
  • Yo… ehhh
  • A Lily seguro que no, me sobran dedos de una mano las veces que yo se lo he follado
  • Ah, sí, me dijo que no le gusta

Entonces se volvió Lily, como si presintiera algo y dijo:

  • L: Vosotros, flojos, más rápido
  • J: No
  • L: Que se nos va a hacer de noche, venid ya
  • J: No, que estamos disfrutando de las vistas

Gema se rio inmediatamente, entendiendo la broma, pero Vanessa miró alrededor sin saber a qué se refería Jesús. Lily dijo:

  • Que salidos estáis

Pero riéndose. Al llegar a la casa nos turnamos para ducharnos. Y cuando me tocó a mí, se metió en la ducha Gema conmigo y me calentó de mala manera, tocándome y dejándose tocar, pero sin llegar a nada. Y cuando salimos de la ducha y estábamos secándonos me dice:

  • Bueno, y ¿Qué culo te estaba gustando más?
  • El tuyo (le dije de inmediato)
  • jajajaja, que buenos reflejos, respuesta inmediata sin dudar jajaja
  • Lo tengo clarísimo
  • jajaja pues esta noche tengo ganas por detrás
  • ¿Sí? ufff
  • ¿Ufff?
  • Que no voy a aguantar nada de nuevo
  • No te preocupes por eso, mira que te gusta darle vueltas, ya te he dicho que si te corres, Lily y yo sabemos entretenernos mientras tanto
  • Sí, lo sé
  • Quizás te hubiera venido bien una pajita para tranquilizarte ¿no?

Mirándome con cara picarona. Le dije:

  • Mejor una mamada tuya

Gema se me quedó mirando sonriendo y pensé que me la iba a chupar pero justo en ese momento se abrió la puerta y Lily dijo:

  • L: ¿Habéis follado sin mí?
  • G: casi jajaja
  • L: que feo está eso, aprovechándote del pobre chico… sin mí, muy feo Gema jajajaja

Las dos riéndose y yo empalmado. Entonces dijo:

  • Anda, veniros ya, que ya está todo listo para comer

Y nos terminamos de secar y vestir. Fuimos a cenar y no parábamos de reír con las anécdotas de unos y otros. Luego alguien puso música y empezamos a bailar mientras seguíamos bebiendo. Al rato, Jesús propuso jugar a las cartas pero quien perdiera, se quitaría una prenda. Entonces Gema protestó:

  • G: No vale, yo solo llevo dos
  • L: Yo igual
  • J: Y yo

Estábamos todos descalzos sobre una alfombra y Gema llevaba una camiseta ajustada y unos leggins. Lily una camiseta holgada y escotada y unos pantalones cortos. Yo ya había comprobado de primera mano que ninguna llevaba ropa interior. Jesús llevaba una camiseta y un pantalón, y dijo que no llevaba nada más. Yo iba casi igual pero sí tenía unos boxers. Vanessa dijo:

  • V: joder, yo llevo bragas y sujetador
  • G: pues Dani que se quite la camiseta y tú la camiseta y la falda

Nos miramos y me quité la camiseta. Vanessa dudó un momento y luego se quedó en ropa interior. Empezamos a jugar y el primero en perder fue Jesús que se quitó su camiseta entre silbidos y “Tío bueno” de las tres. La siguiente en perder fue Vanessa, quitándose el sujetador y mostrando un buen par de preciosas tetas. Después perdí yo, quedándome en gayumbos. Las siguientes en quedarse en tetas fueron Gema y Lily. La siguiente ronda fue de un chupito el que perdiera. Yo estaba empalmado y se me notaba mucho con solo los gayumbos, pero con las risas y el alcohol, estaba muy desinhibido. La primera en quedarse completamente desnuda fue Lily, que se levantó, se bajó los pantalones y sin ningún pudor, se exhibió delante de todos. La siguiente fue Vanessa que se levantó algo cortada pero se bajó las bragas y se giró mostrando un coño casi depilado y un buen culo. A esa altura, yo estaba totalmente empalmado y en la siguiente tanda, perdí, teniendo que desnudarme y mostrar mi polla totalmente erecta.

Gema y Lily silbaban diciendo “tío buenoooo” y se reían, Vanessa me miraba con una sonrisita y Jesús me dijo:

  • Joder tío, ahora me voy a sentir acomplejado jajaja

Al final ganó Gema, desnudándose Jesús que también estaba empalmado y con una polla normalita, y Gema le siguió al poco también desnudándose. Entonces Jesús dijo:

  • ¿Y si dejamos al azar quien se va a cada cama?

Estaba diciendo de echar a suerte quien se iba a acostar con quien. Nos miramos todos y él dijo:

  • ¿Alguien no quiere acostarse con alguien?

Yo carraspeé y dije:

  • D: yo no quiero acostarme contigo
  • J: Ya tío, eso lo daba por hecho
  • G: ¿Y eso por qué?
  • J: Porque somos unos machotes

Y Lily se rio en alto y Gema dijo:

  • G: Huy, huy, huy… que Lily sabe algo
  • J: Experiencias jajaja

Nos reímos pero nadie decía nada. Jesús dijo:

  • J: Venga ¿lo echamos a suerte o todos juntos?

Todos callados. Miré a Gema y ella a mí. Lo de echar a suerte no estaba mal, pero lo de la orgía no me gustaba con Jesús, seguro que yo no duraba nada y se quedaba él solo con las tres, y yo dando pena. Dije:

  • D: No
  • J: ¿Por qué?
  • D: Lo siento Jesús, hoy es mía

Cogiendo a Gema y abrazándola. Gema sonrió ampliamente:

  • J: ¿Y tú Lily? ¿Te vienes con nosotros? (señalando a Vanesa)

Lily lo miró dudando. Entonces, envalentonado ante la buena disposición de Gema, dije:

  • D: No, estas dos preciosidades se vienen conmigo

Mientras alargaba la mano hacia Lily que sonrió y me la cogió. Miré a Gema que me observaba con una gran sonrisa de aprobación y la cogí de la mano también, para después llevármelas al dormitorio. Allí, nos besamos con mucha lengua los tres de pie y desnudos. Primero besé a Gema y luego a Lily. Luego se besaron ellas. Les acaricié sus culos mientras ella me cogían la polla y repetimos los besos. Paramos y ellas se me quedaron mirando, como esperando. Estaba sorprendido porque las dos estaban en plan sumiso, nada que ver con los tríos anteriores donde ellas mandaban claramente.

Miré a Lily y le dije que le comiera las tetas a Gema, mientras yo seguía besándola. Gema no paraba de gemir en mi boca mientras Lily le chupaba los pezones. Luego les dije que cambiaran y besé a Lily mientras Gema le chupaba los pezones. Luego les dije que me la chuparan y las dos se agacharon inmediatamente para chupar a dúo mi polla, mirándome desde abajo. Estaba alucinado con el plan sumiso que ellas dos se traían. Entonces noté movimiento y miré a la puerta que habíamos dejado abierta. Allí estaban Jesús y Vanessa, mirándonos. Vi claramente que estaban deseando entrar pero negué con la cabeza y luego seguí mirando abajo. Las dejé chupando un buen rato, a veces las dos a la vez con mi polla, a veces una con mis huevos y otra con la polla. La verdad es que lo hacían genial, se compenetraban perfectamente.

De repente, Gema se incorporó y me besó para luego decirme al oído:

  • Ordéname que te coma el culo

Me quedé sorprendido mientras Gema me metía la lengua en la oreja, lamiéndomela, mientras Lily seguía chupándomela con ansia. Dije en voz alta:

  • Gema, cómeme el culo

Gema inmediatamente se puso a mi espalda y fue bajando lamiéndomela hasta llegar a mi culo que mordisqueó y lamió hasta empezar con mi ano. Era mi primera vez y estaba algo incómodo pero Gema lo hacía genial, y Lily me miraba sin parar de chupar. Dejé pasar un poco y luego dije:

  • Ahora tú Lily

Y cambiaron rápidamente de puesto, ahora Lily mordisqueándome suavemente las nalgas y Gema lamiéndome la polla, con una sonrisa. Lily no tardó en encontrar mi ano y lamerlo. Entonces Gema se metió mi polla en la boca y comenzó una mamada profunda como ella sabía hacer y al poco noté que ya no aguantaba más y le dije a Lily que se pusiera delante y me corrí en sus caras mientras ellas sonreían recibiendo mis lechazos. Luego las dos me chuparon la polla y se besaron con mi semen. Una pasada que me dejó mareado.

Me senté en la cama mientras ellas seguían besándose. Luego se levantaron y Lily se fue al baño a buscar una toalla. Gema se sentó a mi lado y me dijo flojito:

  • Has estado genial
  • No he podido aguan…
  • Chisttt, hoy se hace lo que tú quieras, si te quieres correr, te corres
  • Pero…
  • Ahora ordénanos que follemos para ti

Mirándome sonriente y con mi corrida en su cara. La besé y ella me devolvió el beso de forma muy ardiente. Entonces llegó Lily limpiándose la cara y luego fue a limpiársela a Gema, pero le dije:

  • No, se la limpias tú con la lengua

Y Lily ni se inmutó y comenzó a lamerle la cara a Gema, limpiando mi semen con Gema sonriendo. No entendía que les pasaba. Les dije:

  • Quiero ver como folláis

Y se tumbaron en la cama y comenzaron a besarse y a tocarse. Follaron para mí, haciendo las cosas que yo les decía y corriéndose Gema varias veces y Lily al menos una vez. No fueron más de 15-20 minutos pero me dejaron embobado. Me tumbé con ellas y se abrazaron a mí, sonrientes.

Al poco Lily dijo que tenía sed y se levantó. Gema me miraba aún sonriendo y le dije:

  • Pero ¿Qué os pasa hoy?
  • Me ha puesto mucho que te impongas así
  • ¿Cómo?
  • Jesús se iba a llevar a Lily, ella siempre se deja convencer por él
  • Ah
  • Pero tú te has impuesto
  • Pero si solo he dicho que se viniera
  • Sí, pero como lo has dicho… ha molado

No la entendía, solo había alargado la mano. Gema dijo:

  • Esto no ha acabado
  • ¿Vamos a seguir?
  • Sí, y vas a seguir mandando
  • No sé si Lily…
  • A Lily le gusta también
  • Ah
  • Y quedan nuestros culitos
  • Pero si a Lily no le gusta
  • No, pero le gusta que jueguen con él… y tú me vas a decir como quieres que juegue

Entonces se levantó y fue a su mochila. Volvió con un botecito de lubricante. En ese momento llegó Lily con un par de botellas de alcohol y al ver a Gema con el lubricante dijo:

  • Mira que te gusta que te den por el culo
  • jajaja

Y nos pusimos a beber a morro de las botellas. De fondo escuchamos como Vanessa gemía alto, tampoco habían cerrado su puerta y se les escuchaba claramente. Nos reímos y bebimos un poco más pero se las notaba a ambas con ganas y pronto nos liamos de nuevo. Después de un rato de besos y magreos, le dije a Lily que se pusiera a cuatro patas y a Gema que le comiera el culo. Lily jadeaba sin parar mientras Gema le lamía el ano y le tocaba el coño. Entonces le pasé el bote y Gema se echó en una mano y comenzó a meterle un dedo por el culo mientras le tocaba el coño. Lily gemía flojito sin parar. De repente, Gema le dio un manotazo en una nalga, fuerte y rápida. Lily dio un grito pero no se quejó. Gema le dio otro igual de fuerte y Lily gimió más fuerte.

Al poco me dijo que le echara más lubricante en la otra mano y se la restregara por toda la mano, y con esa segunda mano, comenzó a meterle dedos en el coño a Lily y poco a poco, le metió todos. Yo estaba alucinado pero no paró ahí, mientras Lily no paraba de gemir, Gema le fue metiendo la mano dentro del coño y un par de dedos de la otra mano en el culo. Lily empezó a temblar y a gritar, sin dejar de estar a cuatro, le cogió la mano a Gema para moverla rápido y dijo:

  • Cabrona, fóllame rápido

Gema le hizo caso y la folló rápido con la mano mientras que con la otra, abandonó su culo para frotarle el clítoris hasta que Lily lanzó un gran grito y se retorció en un gran orgasmo, con grandes espasmos, increíble como se movía sin dejar de gritar contra la almohada. Luego, Gema sacó la mano y Lily se quedó tumbada boca abajo respirando pesadamente. Al poco se incorporó y dijo:

  • Hija de la gran puta, me vas a matar

Besándola con mucha pasión y luego se quedaron las dos tumbadas, con Lily cubriéndose la cabeza y sin dejar de jadear, recuperándose. Entonces dijo:

  • L: En serio, de una de estas me matas
  • G: jajaja, entonces dejo de follarte
  • L: Y te mato yo

Y las dos riendo. Me tumbé con ellas y dije:

  • D: guau, ha sido increíble
  • L: Dejadme unos minutillos, estoy muerta, de verdad
  • G: anda, exagerada
  • L: cabrona…

Entonces Lily me miró y me dijo:

  • L: ¿Y sabes qué?
  • D: ¿Qué?
  • L: Que no es la primera vez que me hace algo así
  • D: ¿Lo de meterte la mano?
  • L: Lo de llevarme a un orgasmo de ese tipo
  • G: jeje
  • L: Me deja muerta, de verdad, estoy como anestesiada
  • G: ya conozco tus puntos débiles, cariño
  • L: Esta cabrona es capaz de tener más de 10 orgasmos en un polvo pero yo no, soy solo de uno y con suerte, pero con ella… puffff

Gema me miraba sonriente y dijo:

  • G: Dani ya sabe como soy con los orgasmos
  • D: Conmigo nunca has tenido 10 orgasmos
  • G: ¿Seguro?

Sonriendo ampliamente. Lily dijo:

  • L: Sí nene, ella tiene orgasmos con una gran facilidad, es una cabrona con suerte
  • G: jajaja
  • L: Antes, mientras te la chupaba, ha tenido por lo menos uno
  • D: Anda ya ¿Cuándo?
  • G: Y dos jajaja
  • D: ¿En serio? pero si no te he tocado
  • L: Pero yo sí
  • G: Estaba muy cachonda… y sigo muy cachonda

Y empezamos a besarnos Gema y yo mientras Lily miraba. Luego ataque sus tetas, chupándolas y mordisqueándolas. Bajé a su ombligo y luego a su coño, que comencé a comer con ansia. Miré hacia arriba y vi que Lily se había incorporado al polvo y besaba a Gema mientras le tocaba las tetas. Yo seguí con su coño pero tenía la polla dura y me incorporé y le dije a Lily:

  • Cómeselo hasta que se corra

Lily me sonrió con cara de vicio y bajó al coño de Gema. Yo subí, la besé y luego le dije a Gema que me la chupara. Gema cogió mi polla con muchas ganas, chupando rápidamente hasta que se corrió gracias a Lily.

Me aparté y las miré. Le dije a Gema que se pusiera a cuatro y a Lily que le comiera el culo. Me hicieron caso de inmediato mientras yo cogía el lubricante y me lo esparcía generosamente por mi polla. Entonces les dije que hicieran un 69 con Gema encima y me situé detrás de ella. Le introducí mi polla lentamente en su culito. Gema jadeaba y gemía mientras recibía mi polla. Inmediatamente noté la gran diferencia entre el culo de Gema y el de Marta, nada que ver. Con el de Marta hasta me dolía la polla, con el de Gema entró sin problema, apretado pero entraba bien. Comencé a follarla y le dije a Lily que se lo comiera. Gema empezó a gemir en alto, y yo a aumentar el ritmo. Le follé el culo rápido y fuerte hasta que Gema gritó corriéndose. Se derrumbó sobre Lily y yo la saqué sin haberme corrido.

Me tumbé en la cama y le dije a Gema que se pusiera encima. Gema levantó la cabeza y me sonrió con cara de vicio. Me echó más lubricante y se puso arriba, metiéndose mi polla en su culo lentamente. Comenzó una cabalgada lenta. Le dije a Lily que la besara.

Pronto Lily le comía las tetas y la masturbaba rápido. Gema de nuevo se puso a 100 y comenzó a moverse rápido, una cabalgada de culo impresionante, gritando sin ningún problema hasta correrse. Entonces yo la seguí, corriéndome dentro de su culo. Gema se derrumbó encima mía con Lily riéndose y diciendo:

  • Que bestias sois…

Al poco me dormí sin casi darme cuenta, de lo agotado que estaba de tanta emoción.

Al día siguiente nos despertamos tarde. Me duché y bajé. Solo estaba Vanessa. La tía me miró con mala cara y me dijo:

  • Menudo jaleo os traíais ayer
  • Ya, lo siento

Entonces apareció Gema sonriendo y me dio un morreo profundo. Luego se sentó y dijo:

  • G: Estoy muerta de hambre
  • V: Claro, con la fiesta que os montasteis
  • G: Sí, estuvo muy bien, ¿Verdad nene?

Sonriendo ampliamente. Vanessa dijo:

  • V: Pues hubiera sido mejor todos juntos
  • G: No, ayer era el día para otras cosas
  • V: Sois unos aburridos

Y se fue. Le puse un café a Gema y le preparé una tostada. Gema me miró agradecida y dijo:

  • Ayer actuaste genial
  • ¿Sí?
  • ¿No te gustó?
  • Joe Gema, es imposible que el sexo contigo no guste
  • jajaja
  • Pero sí, ayer fue diferente
  • Lily también está muy contenta y eso que estuvo a punto de irse con Jesús y dejarnos solo
  • También nos lo hubiéramos pasado bien
  • Eso sin duda jaja

Desayunamos tranquilamente y luego llegó Lily de fuera. Iba con gafas de sol y ni se las quitó. Dijo:

  • L: Menuda resaca tengo
  • G: No sabes beber
  • L: Y me duele todo el cuerpo, y eso es por tu culpa, zorra

Mientras se acercaba y la besaba. Luego me miró y dijo.

  • L: Y por la tuya, cabroncete

Para besarme también. Dijo:

  • L: Pufff, tengo aún el pellizco aquí de los calambres del orgasmo ese tan bestia que me provocasteis, cabrones
  • D: Yo no hice nada
  • L: Sí, nene, hiciste mucho aunque no fuera con tu polla, el calentón que llevaba no era normal
  • G: jajaja
  • L: ¿Y a ti no te duele nada? porque mira que te dio duro
  • G: No, saña con gusto… jajaja
  • L: Que bruta eres

Entonces se nos acercó para hablar flojo en confidencia:

  • L: Estos dos están picados
  • G: jajaja
  • L: Dice Jesús que no quisiste follar con ellos
  • D: Pues no, os quería para mí
  • G: Claro jajaja

La verdad es que me daba algo de acojone participar en una orgía con un tío que claramente tenía mucha más experiencia que yo, pero esa reticencia mía había quedado oculta de cara a ellas, ya que pensaron que era por dominación mía. Al terminar de desayunar, Lily dijo de ir de paseo, que Jesús y Vanessa ya se habían adelantado. Preparamos unos bocadillos para todos y salimos. Al final los encontramos y nada, sin problema, un poco de cachondeo y luego a reírnos todos.

Por la tarde volvimos para la ciudad. Gema y yo quedamos en casa de Lily a dormir pero sin follar, estábamos los tres reventados y Lily tenía que madrugar para irse de viaje. Nos acostamos temprano y rápidamente me quedé dormido, destrozado pero feliz.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s