VÍCTOR M. CAMPOS

El grito fue atroz.

Salió corriendo de abajo de un mueble, atravesó el pasillo y tambaleándose llegó hasta la puerta de atrás. Gruñía o hablaba en lengua muerta pidiendo que lo dejaran salir; que lo dejaran escapar. Fui tras él y abrí. Él intentó brincar al lavadero, pero el brinco fue tan torpe que sólo consiguió darse contra el borde y caer al piso. Empezaron las arcadas y en un santiamén la atrocidad de los gritos se multiplicó. El dolor se volvió evidente. De las arcadas vinieron las convulsiones y la espuma en el hocico. ¡Algo le hicieron! Sus pupilas empezaron a dilatarse más y más. ¿Qué hago? ¡Qué hago! Traté de agarrarlo y mirar dentro de su garganta. Sin embargo lanzó un espumarajo de sangre que me dio de lleno en la cara. Me eché atrás, aterrorizado. En cuestión de segundos empezó a morirse. Y a mí no se me ocurría qué hacer: tanto gritaba que no sabía si acelerarle el proceso o salir corriendo a pedir ayuda. ¿Pero ayuda a quién? De la nada uno se encuentra tan solo e indefenso frente a las cosas. Él gritaba y yo buscaba quién sabe qué en la calle, abandonándolo en sus últimos segundos. De pronto una piedra grande fue la respuesta a todas mis preguntas. Hasta allá lo oía: que por favor ya se acabara el suplicio. Entre lágrimas cargué la piedra y me lancé en su ayuda tan rápido como pude. Entré al patio y él convulsionaba, ya, sobre los miasmas verdes: abrí las piernas en compás, levanté la piedra más allá de mi cabeza, agarré aire y cerré los ojos. Sus gritos se detuvieron al fin. Ya no más, hermoso, le dije.

Ya no más.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s