FRAN REL

DANI
Otro día que me duchaba en casa de Marta y desayunaba con ellas y las compañeras. Marisa tenía que tener un buen cabreo pero es lo que había. En la facultad, entre clase y clase, me abordó Sara de pronto:

  • Oye ¿Te sigues acostando con la canija?
  • ¿Qué?
  • ¿Que si te la sigues follando?
  • Se llama Marta y no creo que a ti te importe una mierda
  • Y así es pero como ahora Ale y vosotros pasáis tanto tiempo juntitos, no me fio de ella
  • ¿De qué hablas?
  • Llevo días sin ver a mi novio porque se tira todo el día con esa, la gorda y contigo
  • Estamos preparando un trabajo
  • Ya, ya… entonces ¿Te la sigues follando?

Me quedé mirándola sin decir nada. Ella dijo:

  • Porque si folla contigo, dejará tranquilo a mi novio
  • Ah, que sientes celos de Marta!!
  • No, de esa no, ni de coña
  • Ya jajaja
  • Pero no me fio de las mosquitas muertas

Me quedé mirándola sonriendo, pensando “Claro, y tú eres muy de fiar”. Entonces ella espetó de nuevo:

  • Bueno ¿Te la follas o qué? porque si no te la follas, esa seguro que lo intenta con mi Ale
  • Marta no ha intentado nada con Ale, puedes estar tranquila
  • ¿Seguro?
  • Ya te digo jeje

Entonces ella sonrió y dijo:

  • Te la estas follando
  • ¿Y no te preocupa Charo?
  • ¿La gorda? puaghh, que dices

Poniendo cara de asco. Entonces me dijo:

  • Es que Ale lleva unos días raros
  • ¿Raros?
  • No me pide sexo
  • ¿Nada?
  • Bueno, no tanto como es lo normal en él, y me tiene mosqueada

Claro, Charo lo tiene sequito jeje. Me dio algo de pena y le dije:

  • Es que estamos un poco agobiados con el trabajo y el temario, ya sabes
  • Ya, ya… pero lleva así de antes… bueno, me quedo más tranquila si tú y Marta seguís juntos
  • No somos pareja
  • Ya, pero folláis ¿no?
  • Sí, bastante
  • Genial, genial… es que antes los he visto juntos riéndose y me ha entrado algo por dentro…

Celos, le había entrado un ataque de celos, la que ponía cuernos, manda cojones jeje. Y me dijo:

  • Apunta mi móvil y dame un toque
  • ¿Para qué?
  • Porque ayer estuve intentando hablar con Ale a las 12 de la noche y no lo cogía, dijo que se lo había dejado sin sonido… así si pasa otra vez, te llamo a ti
  • Y te entró una neura de celos ¿no?
  • No seas tonto, es solo que me preocupé
  • Ya, ya, bueno, si me llamas y no contesto es que estaremos en la orgía los cuatro jeje
  • Que idiota eres
  • ¿No te lo has planteado? lo mismo estamos haciendo tríos, orgías…
  • De vosotros no me extrañaría, pero eso es cosa de guarras y dudo que ellas lleguen a tanto

Me reí por dentro… lo de los tríos es de guarra… y ella no los hace jajaja… que tía más falsa. Intercambiamos los números. Luego se alejó y me quedé mirándola. La verdad es que Sara estaba bien buena, tenía el tipo que a mí me gustaba, delgada, buen culo y buenas tetas. Llevaba unos vaqueros ajustados que le marcaban mucho en el culo y era genial. Lástima que como persona fuera tan falsa y creída. Me extrañaba que Ale dijera que a Sara no le gustaba tanto el sexo como a Charo cuando yo la había visto en acción con Gema y la tía había disfrutado mucho.

Al rato me llamó Gema para ver si quedábamos esa noche. Le tuve que decir de nuevo que ni idea, que seguíamos trabajando. Gema se quejó de que la tenía abandonada pero sin agobiar nada, solo riéndose y diciendo que menos mal que ella sabía buscarse entretenimientos. Me dijo:

  • Ayer estuve muy entretenida con Sara jajaja
  • ¿Sí? Pues acaba de tener un ataque de celos por su novio
  • ¿Sí??? cuenta, cuenta

Y le conté todo lo que había pasado. Gema se reía y decía que cada una es como es. Luego dijo:

  • Bueno, pues creo que voy a llamar a Patricia y a quedar con ella
  • Ufff, entonces te lo vas a pasar bien
  • Sí jiji
  • No sé si me quedaré esta noche con Marta, tengo ganas de estar mañana con Marisa y si me quedo con Marta, no podré
  • Madruga mañana y así tienes a las dos jajaja
  • jeje
  • Nene, este finde no vas a tu casa ¿no?
  • No, me quedo aquí
  • Pues no, no te vas a quedar
  • ¿No?
  • No, te vienes conmigo y Lily
  • Ah ¿Y eso? ¿Dónde?
  • A casa de unos amigos
  • Ah pero ¿Para estar contigo?
  • Y con Lily, claro
  • Pero me refiero ¿Para acostarnos o para que me dejes tirado?
  • Ayyy, por una vez que me fui…
  • Fue así, me dejaste solo
  • No, me fui porque tú habías quedado ya
  • Ya, ya
  • Pero sí, es para follar los tres, me lo debes tras esta semana de ignorarme
  • No te he ignorado, es solo que tenía trabajo
  • Lo sé jajaja, pero este finde no te lo perdono si no vienes
  • Claro que voy
  • Genial, pues mañana por la noche salimos cuando llegue Lily, ya te diré la hora
  • Vale, perfecto
  • Besos tontín, y quédate con Marta esta noche, me gusta esa chica para ti jajaja
  • jeje

Esa tarde volvimos a recluirnos en casa de Charo. Cuando eran las 9 de la noche, miré el móvil y me levanté para beber agua. Marta llegó detrás y me dijo:

  • Dani, creo que nos quedará un par de horas como mucho
  • Ah, bien
  • Lo digo por si has quedado con Gema, para que lo sepas

Sonreí y le dije:

  • Bueno, si terminamos a esa hora, salimos tú y yo
  • No, yo no, sal tú con ella
  • No, salimos nosotros, nos merecemos distraernos un poco
  • Pero es que yo…
  • Es solo tomarnos unas cervecitas antes de irnos a la cama
  • ¿Quieres también esta noche…?
  • Claro, siempre que tú quieras
  • Sí, Sí
  • Así hacemos el pleno este semana jeje
  • jajaja

Al volver al salón, Charo y Ale no estaban y Marta dijo:

  • Están follando porque hoy no se queda Ale, va a salir con la novia
  • Ya, esta mañana Sara me habló y sospecha algo
  • ¿Sí?
  • Pero sospecha de ti jeje
  • ¿De mí????
  • Sí, claro, eres la que está más buena jeje
  • Que tontería!!

Me quedé mirándola y entonces dijo:

  • Ufff, no me mires así
  • ¿Por qué?
  • Porque me pone mucho que me mires así
  • ¿Así como?
  • Ya sabes… (con bastante vergüenza)
  • Te refieres a mirarte pensando “Te cogía, te tumbaba en esta mesa y te follaba a lo bestia”
  • jajajaja
  • ¿No?
  • Sí, exactamente así jajaja

Y entonces empezamos a escuchar gemidos de Charo y nos quedamos los dos mirándonos hasta estallar en carcajadas. Marta dijo:

  • ¿Ves? por eso no quería ayer hacerlo aquí
  • jeje
  • Bueno, anda, vamos a terminar esto, cuanto antes acabemos, antes nos vamos
  • A follar
  • Sí jeje

Y nos pusimos a trabajar y en menos de 10 minutos llegaron Charo y Ale, habían sido rápidos.

A la hora, Ale se fue, esa noche Sara no le permitía no cumplir. Y Marta y yo nos fuimos un rato después. Nos tomamos unas cervezas y luego nos fuimos a mi casa. Allí nos liamos solo entrar. Nos dimos mucho sexo oral el uno al otro y, esta vez, cuando quise que se corriese, no me conformé con meterle solo dos dedos por detrás, esta vez intenté meterle otro más y para eso busqué el bote de lubricante y con eso, no hubo problema y Marta tuvo un orgasmo bestial con mi boca y los tres dedos detrás.

Nos quedamos tumbados, con Marta recuperando el resuello. Entonces dijo:

  • ¿Tienes un bote de lubricante?
  • ¿Y eso?

Pensé en decirle la verdad, que era por sexo anal con Gema o algo así, pero cambié de idea y dije:

  • Las pajas son así mejor
  • ¿Sí?
  • Claro
  • Ah, bueno, tiene sentido

Luego follamos un buen rato, teníamos los dos un calentón total pero fui con cuidado de durar, Marta tenía muchas ganas y quería dejarla destrozada. Y estando a cuatro sobre mi cama, ella dijo:

  • ¿Lo probamos?
  • ¿El qué?
  • El sexo anal

Me quedé sorprendido y casi me corro. Paré y le dije:

  • ¿Seguro?
  • Sí, leí que hay que estar muy cachonda y ahora mismo lo estoy
  • Ya, pero siempre lo estás mientras follamos ¿no?
  • Sí pero hoy… no sé… si no quieres no pasa nada
  • Sí, claro
  • Ponte condón

Marta se sentó en la cama y me miró como me ponía el condón y mucho lubricante. Cuando terminé, ella se volvió a poner a cuatro y me puse detrás. Dijo:

  • Ve despacio ¿vale?
  • Claro

Puse la punta en su ano y apreté. Enseguida me di cuenta que el culo de Marta no tenía nada que ver con el de Marisa o Gema, estaba muchísimo más apretado. Marta jadeaba pero no decía nada. Yo le decía “¿Así bien?” y ella no decía nada. Entonces, cuando llevaba dentro solo un poco más de la punta de polla, ella dijo “Para, para”. Paré y le dije:

  • ¿Te duele?
  • Sí, espera un momento

Menuda pregunta gilipollas, era evidente que le dolía. Entonces dijo:

  • No puedo seguir, lo siento
  • No pasa nada

Y salí despacio. Y entonces ella se sentó y vi que se le habían saltado las lágrimas. Me entró por dentro de todo al verla así. Me disculpé mil veces y ella diciendo que era culpa suya, que no estaba preparada. Habíamos ido demasiado deprisa con el sexo anal. Ella se tumbó y dijo:

  • Quítate eso y me follas normal ¿vale?
  • Si no tienes ganas, lo dejamos
  • Tengo ganas, pero no por detrás jeje
  • ¿Seguro?

Con el mal rato, se me había bajado todo pero ella lo arregló con la mano mientras me besaba. Luego me puse encima y la follé despacio. Nos besamos mientras empecé a subir el ritmo hasta que ella comenzó a jadear fuerte y me apretó los dedos en la espalda corriéndose antes que yo, pero no tardé nada en seguirla.

MARTA…
Sabía que me iba a doler pero no me esperaba que tanto. Y la cosa es que me estaba gustando pero llegó un momento en el que el dolor fue demasiado intenso y superó la excitación, y tuve que pedirle que parara porque me había asustado.

Me sentía fatal porque fui yo la que lo había pedido y luego lo había dejado con las ganas “que mal, que tonta eres”. Y encima, había tenido que simular por primera vez un orgasmo con Dani porque no tenía ya ganas de nada, pero no le podía dejar así “Con lo bien que iba todo y tenías que asustarte, que idiota”.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s