MOISÉS ESTÉVEZ

Salió de la consulta con una receta en la mano y algo más calmado,
pero con un evidente desánimo. Nunca se habría imaginado que aquel suceso
le provocaría tal malestar.

  • Presentas un claro cuadro de ansiedad – le comentó Natasha, que
    también le dijo que empezarían a verse con más frecuencia. Era reacio pero
    ella amenazó con declararlo temporalmente no apto para trabajar si no accedía
    a tratarse como ella creía que debía hacerlo – sacas el tiempo de donde sea,
    por tu bien. dedícale menos horas al caso – Joder. Era implacable – pensó Nick,
    que obedeció reservando la tarde para dentro de un par de días. La doctora se
    mostró optimista y le advirtió que cuanto antes atajaran el problema mejor y
    que estaba haciendo lo correcto mientras le prescribía el fármaco que debía
    tomar.
    El detective se vio con los ánimos y las fuerzas justas para ir al centro de
    trabajo de Sarah una vez se despidió de la terapeuta. Se había comprometido
    con el capitán, así que hizo un esfuerzo. De paso pararía a comprar lo que
    Natasha le había recetado y que tenía que empezar a tomar esa misma
    noche…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s