ESRUZA

Quiero decirte al atardecer,

que el frío congela mi cuerpo y mi corazón;

que los sueños rotos dejan cicatrices,

marcas difíciles de borrar

que se suman a las ya existentes,

El frío de los corazones se añade

al frío helado de este llano que habito,

desde donde te evoco, aunque

ya no quiera pensarte.

Te evoco, te pienso y te añoro,

pero los sueños parecen

haberse roto, dejando sólo hielo.

Por eso te digo al atardecer que

El Nayar no quiere desaparecer,

pero está lleno de hielo,

hielo que congela los corazones

inconstantes y veleidosos.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s