FRAN REL

MARISA
Abrí la puerta de la habitación de Dani para encontrarme la cama tal como estaba ayer, otra noche que no había venido. “Que cabrón, se está follando a la amiguita y a mí me está dando largas”. Estaba frustrada, mucho. Después de todo el sexo de la semana pasada, en esta ni siquiera se había dignado a llamarla o avisarla. Cerré la puerta de un portazo y luego cogí mis cosas y salí a dar un paseo, ni ganas tenía de desayunar, ya lo recogería luego. “Que le den por culo al niñato” pensé.

Pero después del gimnasio, le escribí:

  • ¿Qué ha pasado?
  • Lo siento, ayer terminamos tarde y me quedé a dormir en casa de los compañeros, y esta mañana se nos ha hecho tarde
  • Pero tendrás que venir a cambiarte o ducharte ¿no?
  • Es que llevaba algo de ropa que me había traído de casa de mis padres, y me ducho en su casa
  • Esta noche sí duermes aquí ¿no?
  • No lo sé Marisa, no agobies
  • No agobio, solo pregunto
  • Que estoy estudiando, que te aviso cuando pueda ¿vale?
  • Vale, vale

Y estuve a punto de preguntarle si alguno de esos compañeros era su amiguita pero al final me contuve, no fuera a enfadarse como la otra vez, pero estaba super jodida, tenía clarísimo que se estaba follando a esa zorra.

DANI…
Ufff, estaba empezando a agobiarme con el puñetero trabajo, con Marta, con Marisa y con Gema. El trabajo, si lo hubiera hecho solo, lo habría acabado en una tarde con un copia / pega de libros y ya está, para salir del paso, pero Charo y Marta eran super detallistas y trabajaban de una forma totalmente distinta a mí. Con razón sacaban tan buenas notas y yo iba con notas del montón.

Cuando terminamos las clases, le pregunté a Charo por los planes de ese día y me dijo:

  • Hoy tenemos que dejarlo todo listo, lo mismo ni nos acostamos si hace falta

Me quedé sorprendido. Le dije:

  • ¿En serio? Pero si ya podríamos acabarlo si quisiéramos
  • Marta y yo no vamos a entregar un trabajo mediocre, así que sí, trabajaremos hasta que nos parezca bien a las dos. Os podéis quedar en mi casa para echaros un rato… u otra cosa si queréis… hay un cuarto libre
  • Pero si lo podemos entregar la semana que viene ¿Para qué tanta prisa?
  • Porque tenemos otras cosas que hacer, Marta y yo tenemos nuestro calendario
  • Joder, que llevamos ya dos días dándonos el palizón
  • ¿Esto es un palizón para ti? que blandito eres estudiando

Así que nada, volvimos a casa de Charo. Charo vivía también en un piso de estudiantes pero sus compañeras no estaban esa semana así que estábamos los cuatro tranquilos en su casa. A la hora de cenar, yo necesitaba un descanso y les dije de salir fuera a tomarnos algo pero Charo no quiso. Marta sí y salimos. Charo le dijo a Marta que se llevara las llaves de la casa. En la calle, me di cuenta que me había dejado la cartera y subí corriendo mientras Marta iba a pedir a la hamburguesería que había al lado de la casa de Charo. Al entrar en la casa, fui al salón donde teníamos nuestras cosas y al pasar por delante de la cocina, vi a Ale de pie con Charo de rodillas haciéndole una mamada. A Charo la veía de espalda pero Ale me vio y no dijo nada. Continué y cogí mi cartera y pasé luego sin mirar por la cocina y salí.

En la calle, se lo conté a Marta que se rio y dijo:

  • Claro, por eso no han venido, estaban con ganas
  • Ah
  • Charo dice que nos podemos quedar esta noche en una de las habitaciones si tenemos ganas de hacerlo
  • Ya me ha insinuado algo
  • Pero no sé, para eso prefiero irnos a mi casa ¿no?
  • Sí, bueno, no sé… a ver a qué hora terminamos ¿no?
  • Tarde, eso seguro
  • Ya

Comimos algo y charlamos de tonterías, para luego volver a la casa de Charo, a seguir con el trabajo. Al par de horas, fui a la cocina a tomarme algo, otra vez necesitado de un descanso. Al poco llegó Ale:

  • Oye, lo que has visto antes…
  • No he visto nada
  • Ya, bien, pero no te vayas de la lengua con Sara ¿eh?
  • No hombre, eso es cosa tuya
  • Bien

Nos quedamos callados, yo bebiendo algo y notando que Ale tenía ganas de hablar. Me dijo:

  • Voy a fumar, ven y hablamos
  • No, voy a volver
  • Ven hombre, que los dos tenemos la cabeza a punto de reventar, nos vendrá bien el aire

Y salimos fuera a un ojo de patio donde tenían la lavadora y para tender. Allí Ale se quiso justificar:

  • Sé que Charo no es atractiva
  • Tío, a mí eso me da igual
  • Ya, ya, pero que sé que Sara está mucho más buena
  • Ya
  • Pero es que Charo… menudas tetas que tiene, no te lo puedes figurar
  • Ya
  • Y es mucho más guarra que Sara, le encanta chuparla
  • A ver, no me cuentes tus intimidades
  • Creo que Charo está tan agradecida de que me la folle que hace cualquier cosa para tenerme contento

Me quedé callado mirándolo, pensando “menudo gilipollas engreído”. Entonces dijo:

  • Pero vamos, que tú lo sabes bien, te pasará lo mismo con Marta ¿no?
  • No metas a Marta
  • Quiero decir, las dos son del montón, poco agraciadas, y estarán muy agradecidas de que se las follen unos tíos como nosotros… me apuesto a que Marta es igual de guarra o más que Charo ¿verdad?
  • Mira, me vuelvo dentro
  • ¿Sabes que me dijo Charo? que Marta nunca se había corrido hasta que te la follaste

Me quedé en silencio, medio cabreado con Ale y sorprendido ante eso. Le dije:

  • Eso es una gilipollez, Marta tiene novio
  • Que no sabe follarla… igual que el novio de Charo, que no sabe follársela en condiciones, estas tías necesitaban unos tíos como nosotros, que les dieran duro y con buena polla… que Charo dice que Marta está alucinada con tu polla

Me quedé de nuevo sorprendido pero ¿De qué hablan las tías entre ellas? y Charo, menuda cabrona contando eso a otros… Ale siguió:

  • No sé si te pasará que la tienes enorme o pasará como con Charo, que el novio la tiene minúscula y la mía le parece un monstruo jajaja

MARTA…

  • Pero ¿Dónde se han metido estos?

Dije en voz alta. Charo me miró y dijo:

  • Seguramente Ale ha salido a fumar
  • Pero Dani no fuma
  • Pues habrá salido a que le dé el aire, se le nota agobiado
  • Sí, un poco
  • Tendrías que hacer como yo, relajarle con una mamadita jaja
  • Tía!!!, que guarra eres jajaja
  • Sí, sí, pero se ha quedado relajadito… a Dani le vendría bien jeje
  • Seguro pero eso luego, en casa
  • ¿Qué pasa? Si ahora se corre ¿No es capaz luego de echarte un polvo?
  • Sí, sí, pero que me da corte
  • Anda ya, mira Ale, mamada y luego cuando nos acostemos un buen polvo, y tan feliz
  • jajaja como eres
  • Así son los tíos, ya lo sabes
  • Bueno, voy a avisarles, que nos van a dar las tantas

Y me levanté con Charo diciéndome donde estaba el cuarto, por si lo quería relajar. Y la verdad es que me gustaría, quizás se lo propondría ahora si se quedaban a solas. Entré a la cocina y no los vi, pero vi abierta la puerta que daba al ojo de patio. Me acerqué y entonces escuché a Ale:

  • A: …pasará como con Charo, que el novio la tiene minúscula y la mía le parece un monstruo jajaja

Me quedé parada, ¿Estaban hablando de sexo? me entró curiosidad y me quedé escuchando:

  • D: Pues no tengo ni idea, no le he preguntado
  • A: Pues sea una cosa u otra, la tienes flipada
  • D: y ella a mí
  • A: ¿Es buena en la cama? Parece muy estrecha… estuve planteándome entrarle antes que a Charo pero me parecía muy monjita jajaja
  • D: A ver, no te voy a contar intimidades pero de monjita nada
  • A: ¿La chupa bien?
  • D: Que no te voy a contar intimidades
  • A: ¿O es que te la follas porque no tienes donde mojar? jajaja
  • D: No, mamón, no es eso
  • A: Pues entonces será como yo, que tengo donde mojar pero Charo hace más cosas
  • D: Vete a la mierda
  • A: ya, claro, pero es lo que te digo, estas dos están super agradecidas de que nos las follemos y por eso son tan guarras, para recompensarnos jajaja
  • D: Eres un cabrón, ni Marta ni Charo se merecen que las llames guarras

Noté el tono de enfado de Dani y eso me gustó. Ale siguió:

  • A: Bueno, pues digamos que hacen más guarradas
  • D: Tampoco, me acuesto con otras que en la cama son bastante más abiertas a probar cosas
  • A: ¿Sí? que suerte… o lo mismo es que te deberías follar a Charo para ver lo que hace y comparar a ver cual de las dos es más zorra, seguro que a ella le gustaría
  • D: Encima que se acuesta contigo, la tratas así, eres muy cabrón
  • A: tú me entiendes, no digo que sean unas putas ni nada parecido, son buenas chicas, pero están descubriendo el sexo con nosotros, no con los mamarrachos de los novios
  • D: Claro, nosotros que somos unos máquinas ¿no? eres un gilipollas creído
  • A: No seremos sementales, pero comparados con los novios, somos unos figuras, eso seguro jajaja… y por cierto, unas santas no son, poniéndoles los cuernos a los novios
  • D: Marta ahora mismo no está siendo infiel, el novio quería un descanso
  • A: ya me lo contó Charo… ese quería follarse a otra, fijo
  • D: seguramente
  • A: Pero es lo que te digo, no son unas santas
  • D: Ya, y lo dice el que le pone los cuernos a la novia
  • A: Si mi novia la chupara como Charo o tuviera tantas ganas de sexo como ella, no necesitaría buscar donde meter mi polla
  • D: Ya veo lo figura que eres… Voy para adentro

Me asusté y me iba a ir antes de que Dani apareciera pero entonces Ale dijo:

  • A: Oye, cuando nos hartemos de ellas, podríamos hacer un intercambio ¿no? vas a alucinar con las tetas de Charo, en serio, y más viniendo de las tetas de Marta jajaja
  • D: Que te den Ale
  • A: No, en serio, a mí no me importaría follarme a Marta, háblalo con ella, seguro que le mola la idea, lo mismo hasta podemos montarnos una orgía entre los cuatro ¿no? éstas se apuntan a un bombardeo con tal de tenernos contentos
  • D: Mira, deja de hablar así de ellas, ni de coña le voy a proponer eso a Marta

Y entonces escuché los pasos de Dani y me fui rápidamente.

DANI…
“Este tío es gilipollas” mientras empezaba a andar para entrar. Había estado a punto de decirle que Sara también le ponía los cuernos, que por algo sería… pero me contuve a tiempo. Entonces dijo:

  • Pero ¿Qué pasa? ¿Quieres algo serio con ella? Pensaba que solo te la follabas por facilona
  • Mira, la última vez que dices eso de Marta ¿Entendido?
  • Vale, vale… no sabía que vais para pareja
  • No, no vamos a eso, pero es mi amiga y me jode que hables así de ella así que o te callas o te parto la boca
  • Vale, vale, que susceptible

Y me fui bastante cabreado. Llegué al salón donde ellas dos seguían trabajando y me senté. Marta me miró de una forma extraña, imaginé que notó que estaba enfadado.

MARTA…
No sabía que pensar de la conversación que acababa de escuchar. Por un lado, no le había gustado nada lo que había dicho Ale de ellas, eso de que estaban super agradecidas y que por eso hacían de todo en el sexo. Y no le gustaba no porque no fuera verdad, era justamente por eso, sabía que era verdad, ella se sentía agradecida de que Dani se acostara con ella y había hecho cosas con él que nunca se había imaginado hacer.

Por otro lado, Dani había dicho algunas cosas que le habían gustado de veras. No se había mostrado jactancioso como Ale, que con las cosas que ella le había dejado hacer, él podría haber chuleado con el otro pero se había mostrado reservado y eso le había gustado.

Y luego la idea del intercambio u orgía. Yo jamás haría ni una cosa ni otra. Ale nunca le había gustado, es guapo y atractivo, eso es verdad, pero no le gustaba, siempre tan creído y sobrado, todo lo contrario de Dani. Y Dani había estado bien, sin mostrar ningún interés por ninguna de las dos cosas.

Ufff, mucho en lo que pensar… y ahora no conseguiría concentrarse en un buen rato. Vio entrar a Dani y estaba visiblemente enfadado. Lo miré y noté como me subían los calores y me calentaba de una forma bestial. Dije:

  • M: Charo, lo vamos a dejar por hoy
  • C: ¿Qué? pero si nos queda un montón
  • M: Mañana terminamos
  • C: Pero…
  • D: Me parece bien, mi cabeza ya no da para más

Charo me miró extrañada y dijo:

  • C: ¿En serio? si eres la que más aprieta con las entregas
  • M: Tenemos tiempo ¿Me llevas Dani?
  • D: Claro

En el ascensor le dije:

  • Por favor ¿Te quedas esta noche?

Vi su cara de duda y le dije:

  • Sé que son muchas noches seguidas y que temes que yo piense en esto como una relación pero no, es solo que necesito que me folles bien, estoy bastante agobiada y cachonda ¿Vale?

Sabía que mi tono era suplicante y patético de las ganas que tenía, pero me daba igual. Dani sonrió y me besó. Luego dijo:

  • Podríamos haber follado allí en el cuarto libre
  • No, voy a gritar bastante y no quiero que ellos me escuchen
  • Ah, bueno ¿Quién puede rehusar un plan así? jeje

DANI…
Que raro me parecía el calentón de pronto de Marta, pero era evidente que estaba nerviosa y caliente. Solo entrar en su cuarto se abalanzó sobre mí. Esta vez no sería un polvo como el de la noche anterior, más calmado donde primero nos aseamos para dormir. No, esta vez era un polvo directo. Me hizo una mamada ansiosa y muy dura, atragantándose y con mucha saliva, casi como las de Gema y Marisa. Luego se lo comí y ella misma me cogió la mano para ponerla detrás de ella, para meterle los dedos por el culo. Y durante el folleteo, estuvo muy activa y gritona. Montó un buen espectáculo.

MARTA…
“Que pasada” pensé quedándome tumbada y notando como resbalaba el semen de Dani fuera de mí. Ale tenía razón, toda la razón, me sentía super agradecida de que Dani me follara, y sentía que lo tenía que recompensar como fuera, era así, no lo podía negar, pero es que este sexo lleva a eso, a agradecer y a intentar darle al otro lo mismo que una siente ¿no?

Me quedé dormida sin levantarme para limpiarme ni asearme, estaba tan cansada y satisfecha…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s