FRN REL


DANI
Me desperté al notar movimiento en la cama. Abrí los ojos para ver salir a Marta de la cama, desnuda. Vi como se dirigía hacia una cómoda para abrir un cajón e inclinarse buscando algo. Observé con deleite su culo algo en pompa mientras ella buscaba dentro del cajón. Mira que era poquita cosa y estaba delgada, pero el culito, aunque pequeño, lo tenía bien redondito. Dije:

  • Esta sí que es una buena forma de despertarse, viendo ese panorama

Marta dio un pequeño respingo por el susto y se giró sonriendo y cubriéndose con una camiseta. Le dije:

  • Uff, que culito tienes niña

Marta rio y entonces dejó la camiseta en el cajón y se acercó desnuda a la cama. El gesto se le había notado forzado, el dejar la camiseta y venir desnuda, su primera reacción había sido cubrirse, pero era todo un logro que no se la pusiera y, en cambio, viniera desnuda. Es más, era ya un logro que hubiera dormido desnuda. Se sentó en la cama y me dijo:

  • Que tonto eres
  • Ya, pero ponte en mi lugar, abrir los ojos y ver ese culo es de premio
  • jajaja, de tanto repetirlo, al final me lo voy a creer
  • ¿Que tienes un buen culo?
  • Es la verdad, pero no me creo que te pueda convencer
  • No, jeje, eso sería un milagro, pero me gusta que me lo digas

Se inclinó y me dijo “buenos días” mientras me daba un pico. Luego dijo:

  • Perdona que te haya despertado temprano, estaba intentando no hacer ruido
  • Da igual, así voy tranquilo a mi casa a ducharme

Ya tenía pensado irme temprano para ducharme y follar con Marisa pero viendo a Marta desnuda, iba cambiando de idea. Entonces ella dijo:

  • Si quieres, dúchate aquí y luego desayunamos juntos
  • mmm bueno, pero si te duchas conmigo

Marta sonrió y dijo:

  • Vale
  • Genial ¿Has follado alguna vez en la ducha?
  • Nooo jajaja
  • Pues hoy te vas a estrenar
  • Contigo estreno muchas cosas jajaja

Y Marta cogió toallas y nos fuimos al cuarto de baño. Allí nos metimos en la bañera y tras mojarnos, nos enrollamos y Marta me hizo una mamada para luego levantarse, darse la vuelta e inclinarse para ponerme el culo en pompa. La cogí por las caderas y la follé hasta que me fui a correr y la saqué para correrme en su espalda.

MARTA…
Salimos de la ducha riendo. No me había corrido pero me había encantado el polvo en la ducha. Sabía que le podía haber dicho que me tocara hasta correrme pero me había gustado sentirlo dentro y con eso, esa mañana, tenía de sobra.

Dani se secó con la toalla mientras yo me secaba el pelo. Entonces escuchamos ruido y me quedé de piedra, era alguna de mis compañeras de piso, que había llegado demasiado temprano. Sentí vergüenza de que vieran a Dani porque ellas conocían a mi novio de haber dormido alguna noche aquí. Dani y yo nos miramos y él entonces se enrolló la toalla alrededor de la cintura y salió fuera, justo cuando mi compañera pasaba con el pasillo. Vi la cara de asombro total de Tamara mientras Dani la saludaba y se presentaba. Luego se fue a mi cuarto y Tamara se asomó al cuarto de baño y me dijo muy bajito:

  • Pero… pero… pero…
  • Es un amigo
  • Pero ¡¡que bueno está!!
  • Sí jeje
  • ¿Y tu novio?
  • mmm estamos…
  • ¿Habéis roto?
  • No… o sí, no lo sé…
  • Joe tía, da igual, éste está para comérselo

“Ya lo he hecho” pensé pero notaba que estaba totalmente colorada, con la toalla enrollada y el pelo mojado. Le dije:

  • Anda, déjame que me seque, luego hablamos
  • Joe con la tímida jajaja

Y se fue riéndose. Cuando salí, Dani ya estaba vestido y charlaba con Tamara en la cocina.

DANI…
Al final desayuné con Marta y su compañera. La compañera era una chica bastante gordita y muy simpática, que no paraba de hablar. Mientras, Marta estaba callada y como avergonzada. Luego nos fuimos a la facultad y en el camino me dijo que le daba corte que la compañera me hubiera visto porque conoce a su novio y ahora a ver lo que pensara. Cuando aparqué le dije:

  • Marta, que no estás haciendo nada malo, que es tu novio el que ha querido esto
  • él no quería que me acostara con otros, eso seguro
  • Pues es un gilipollas si creía que nadie te iba a entrar
  • Ya
  • Bueno, no te vayas ahora a comer la cabeza con eso, nos lo hemos pasado genial ¿no?
  • Pues ya está…

Le di un beso y fuimos a clase. Allí ella se fue con Charo, como siempre, y yo a mi bola. Miré el móvil por si me había escrito Gema pero no. Esperaba quedar con ella esta noche, y mañana con Marisa, mi vida sexual había cambiado radicalmente en unas semanas.

Por la tarde me acerqué a la biblioteca donde estaban Marta y Charo. Allí me dijeron que iban a empezar con el trabajo esta tarde-noche en casa de Charo, que si me apuntaba. Estuve a punto de decir que no pero Charo vio a Ale y lo llamó y se lo dijo, y él aceptó de primeras así que no me quedaba más remedio que apuntarme ya que sino, lo iban a hacer ellos todo e iba a ser el aprovechado… Adiós a mis planes con Gema.

Encima, una hora después, me escribió Gema para quedar y con todo el dolor de mi alma, le tuve que decir que no:

  • No voy a poder
  • ¿Y eso?
  • He quedado para estudiar
  • ¿Con Marta?
  • ¿Ahora le llamas “estudiar” a eso? jaja
  • No, no, es en serio, hemos quedado un grupo para hacer un trabajo
  • Ya, estaba bromeando tontín
  • ¿Qué tal el finde con Lily?
  • Uff, un no parar
  • ¿De follar?
  • Eso también jeje, pero no, me refería de ir de un lado para otro
  • Entonces bien ¿no?
  • Sí, genial ¿Y tú?
  • Pues el sábado trabajando y el domingo por la mañana también, con mi padre
  • Pobre
  • Pero por la tarde estuve con Marta
  • Ajá!!! jajaja, el descanso del currito jajaja
  • Descanso poco jeje
  • jajajaja, ya me contarás
  • Sí, ha estado muy bien
  • ¿Hoy vais a terminar tarde?
  • Pues no lo sé, Marta y la amiga son las que mandan, no tengo claro sus planes
  • Bueno, avísame si no llegas muy tarde y me paso ¿vale?
  • Claro
  • Hasta luego tontín
  • Hasta luego

Bueno, al menos había una posibilidad de verme con Gema, pero no contaba con lo metódicas y detallistas que eran Marta y Charo haciendo trabajos y estudiando. Nos tuvieron trabajando duro hasta las 12 de la noche. Entonces dijeron de cortar hasta el día siguiente. Empezamos a recoger y le dije a Marta:

  • D: Te llevo a tu casa
  • M: vale
  • D: ¿Te dejo a ti también, Ale?
  • A: ehhh, no, me vuelvo por mi cuenta

Vi que Marta me hacía un gesto y lo dejé. En el coche, cuando aparqué frente a su casa, me dijo:

  • Ale se queda a dormir con Charo
  • Ah, ya
  • ¿Quieres subir y quedarte a dormir? es ya tarde

Me quedé pensando… a esa hora ya lo de quedar con Gema estaba totalmente descartado. Lo de dormir de nuevo con Marta me parecía peligroso por si ella se montaba alguna película en su cabeza sobre una posible relación pero la verdad es que me apetecía polvete con ella y luego a dormir. Le dije:

  • ¿Solo dormir o tienes ganas de algo más?
  • Tengo ganas, claro, aunque estoy cansada… ¿uno rapidito?

Sonriendo abiertamente. Le dije:

  • Vale, pero esta vez vamos a mi casa, que no he pasado aún
  • mmm ¿puede ser en la mía?
  • ¿Por qué?
  • Es que ya estamos aquí y necesito quitarme ya las lentillas, y se me olvidó coger el líquido
  • Ah, claro, venga, subamos

Cogí una mochila que tenía en el maletero con algo de ropa limpia que me había traído de casa de mis padres. Entramos intentando no hacer ruido y Marta se fue corriendo al baño para quitarse las lentillas. Tardó un montón pero llegó ya con todo hecho, sin lentillas, la cara limpia, los dientes limpios, y solo con una camiseta puesta. Cuando yo salí del baño después de asearme, ella ya estaba metida en la cama, desnuda, esperándome. Me desnudé y me metí en la cama con ella, y lo que iba a ser un polvo rapidito, al final se nos fue de las manos y fue un polvo en condiciones, largo y con mucho sexo oral y algo de anal con dedos.

A la mañana siguiente me desperté solo al notar como me zarandeaba alguien. Abrí los ojos para ver a Marta sentada en la cama llamándome. Me fijé que estaba vestida y arreglada. Me dijo que me había dejado dormir pero que ya era tarde. Miré la hora en el móvil y pensé “mierda, que tarde es”. Ya me podía olvidar de ir a casa y follar con Marisa. Y con Marta menos aún, viendo que ya estaba vestida. Me dijo que me podía duchar y fui y me di una ducha rápida. Al salir, Marta me dijo que estaba haciendo el desayuno y desayuné con ella y sus compañeras de piso.

MARTA…
Me encantaba ver la cara de mis dos compañeras de piso mientras hablaban con Dani, las dos estaban que no se lo creían y se reían como tontas a cualquier cosa de Dani… me recordaban a mí hace unas semanas jajaja.

DANI…
En la facultad, recibí un mensaje de Marisa:

  • ¿Estás bien? llevas dos días sin aparecer
  • Sí, es que estoy estudiando con unos compañeros
  • Ah

Al rato me volvió a escribir:

  • ¿Hoy duermes aquí?

Le iba a poner que sí pero pensé que esta noche quedaría con Gema y lo mismo se quedaba a dormir en mi cama, no quería que Marisa me hiciera una visita nocturna. Le dije:

  • No lo sé, lo mismo no, estamos con un trabajo
  • Te tendrás que duchar y cambiar de ropa ¿no? Vente mañana por la mañana
  • mmm no lo sé
  • Estarás cansado, yo sé como relajarte

Poniéndome caritas sonrojadas. Le contesté que sí, que lo intentaría. Mi idea era polvo por la noche con Gema y mañanero con Marisa. Gema también me escribió y le dije lo mismo que el día anterior, que intentaría llegar temprano. Pero el día se complicó y al final acabamos de trabajar cerca de las 2 de la noche. Y volvimos a hacer lo mismo, Ale se quedó con Charo y yo con Marta en su cama, tres noches seguidas. Y por la mañana, más de lo mismo, me quedé dormido y al final me duché y desayuné con Marta y las compañeras. Menos mal que tenía algo de ropa interior limpia y camisetas en la mochila.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s