FRAN REL

MARTA
Salí de la ducha y miré la hora, ya mismo llegaría Dani pero iba bien de tiempo. Me había dado tiempo a depilarme bien, incluso ahí abajo, lo había dejado tal como a Dani le había gustado la otra vez.

Mientras me secaba el pelo y me peinaba pensaba en la ropa que me iba a poner. Normalmente me pondría unos leggins cómodos para estar por casa pero a Dani le ponían las faldas… se pondría una nueva que se había comprado hacía poco… para él. Por encima, una camiseta ajustada. Y de ropa interior “mmmm ¿me pongo ropa interior? Sí, mejor me pongo, que no parezca una guarra”. Pero entonces pensé “mmm aunque hoy tengo que conseguir que todo sea como le gusta y a él le pone que no lleve nada”. No me decidía. Seguí peinándome, solo con la toalla envolviéndome el cuerpo y cuando terminé me la quité y vi mi cuerpo y de nuevo me entraron mis neuras, mis complejos. Pero me dije “a ver Marta, eres horrible, lo sabes, pero a él algo de todo esto le gusta, eso está claro… hoy nada de cubrirte ni de ser una estrecha, si quiere verte o si quiere comértelo, le dejas, hoy hay que ir a por todo”.

Salí desnuda para ir a mi cuarto y abrí el cajón donde tengo la ropa interior. La saqué y me quedé pensando “a la mierda, sin bragas” y volví a guardar el sujetador y las bragas. Cogí y me puse la falda y luego la camiseta. Me miré al espejo y se me cayó el alma al suelo “pero que poca cosa eres” mirándome los casi inexistente pechos. Sin sujetador, nada podía disimularlo. Fui de nuevo al cajón y lo abrí pero me paré “pero si él sabe perfectamente lo que hay, ya lo escuché ayer, no pierde detalle, sabe donde están todos mis lunares”. Me eché perfume y me puse algo de maquillaje “así me quedo” mirándome sin que me gustara nada de lo que veía.

Me fui al salón. Saqué mi portátil, mis apuntes y un bizcocho que había hecho esa mañana. Me senté a esperarlo, hecha un manojo de nervios, como si no hubieran ya follado antes “eres tonta”.

DANI…
Había llegado a casa de Marta antes de lo previsto “me habría dado tiempo a dejar mis cosas en mi casa” pero si iba, llegaría tarde a la cita. Me quedé esperando en el coche a que fueran las 6. En cuanto dieron, subí puntualmente.

Me abrió Marta. Estaba guapa y sexy, con una falda corta, pelo suelto, algo maquillada y con una camiseta ajustada donde se resaltaban sus pezones. Me dejó un poco sorprendido verla así, con los dos pezones claramente duros. Reaccioné y fui a darle un beso en la boca pero ella me puso la cara, cosa que me desconcertó.

MARTA…
“Mierda, pero ¿Qué hago? voy y le pongo la mejilla, los puñeteros nervios… ¿Qué habrá pensado?”. Le dije:

  • Entra, entra

Dani entró con su mochila del portátil y apuntes. Lo llevé al salón y le dije:

  • Deja eso ahí
  • Vale
  • ¿Quieres tomar algo? He hecho un bizcocho por si quieres merendar
  • Ah, vale

Fui a la cocina pero entonces me dije “Pero ¿Qué me pasa? si estoy deseando follármelo”. Volví al salón y le dije:

  • Yo…
  • ¿Sí?
  • Es que estoy muy nerviosa y… ¿Follamos antes?

Y Dani sonrió acercándose y dándome un beso como él sabe, que me dejó con las piernas temblando. Sus manos me apretaron el culo y me pegaron a él, y noté su erección y un cosquilleo me recorrió todo el cuerpo. Entonces se separó y dijo:

  • ¿Nos vamos a tu cuarto?

Allí nos volvimos a besar y nos tumbamos en la cama. Notaba las manos de Dani recorriéndome todo el cuerpo. Puso una en mis piernas y me acarició el muslo mientras no paraba de besarme. Esa mano fue metiéndose más y más dentro de la falda hasta que de pronto dejó de besarme y dijo:

  • No llevas nada!!!
  • Es que pensé que te gustaría así

Poniéndome totalmente colorada “pero que tonta eres”. Dani rio y dijo:

  • Me encanta que tengas esas ideas
  • ¿Sí? no sé, parezco una guarra ¿no?
  • Genial que lo seas conmigo jeje

Y siguió besándome y metiéndome mano. Me moría de ganas de sacarle la polla para chupársela y que me follara pero él no parecía tener prisas con sus besos y caricias, y a mí me encantaban… me tenía loca.

DANI….
“Joe con Marta, que mojada está ya” pensé mientras le metía un dedo. Me había puesto como una moto al comprobar que no llevaba bragas, y ver sus pezones claramente marcando su camiseta. La desnudé y luego la saboreé completamente. Primero su boca, luego su cuello, sus pezones y luego un coño totalmente lubricado. Esta vez, Marta no protestó cuando comencé a comérselo, y se corrió rápidamente. Luego ella me desnudó y me hizo una mamada pero la corté porque yo también estaba muy cachondo. Me puse un condón y le dije que se subiera encima. Me folló lentamente, sin dejar de gemir. Que diferente a Gema y Marisa, que encima eran un volcán y me cabalgaban salvajemente. Marta era de otro ritmo pero, aún yendo lenta, notaba que me faltaba poco para correrme.

La tumbé boca arriba y la follé más rápido, ya no aguantaba más. Me corrí y noté como ella me clavaba los dedos en la espalda y lanzaba un grito corto pero alto. Me quedé dentro de ella unos segundos más y luego me tumbé a su lado.

Tras recuperarme la miré. Ella tenía los ojos cerrados, respirando entrecortadamente. Me quité el condón y lo dejé con cuidado en el suelo. Entonces ella dijo:

  • Necesitaba esto
  • Sí, hace unos cuantos días desde la última vez
  • 20 días
  • ¿Tantos? ¿Llevas la cuenta?
  • Se me dan bien los números, ya lo sabes
  • jeje ¿No has follado con nadie estos días?

Marta me miró asombrada y dijo:

  • ¿Con quién voy a follar?
  • Pues no sé, Jorge te ha estado rondando
  • Ya, me dijo de ir al cine un día
  • ¿Y?
  • No, tengo novio
  • Y folla amigo
  • Eso mismo. Y no me digas que me vendría bien follar con otros, ya sabes como soy
  • Con tus complejos
  • No son complejos, son hechos
  • Claro, el hecho es como me pones de cachondo
  • Eres una excepción que confirma la regla
  • jajaja, como eres… pero mira, al menos vas mejorando, llevamos un rato aquí en la cama y no te has cubierto
  • Lo mío me cuesta
  • pues que te siga costando, así disfruto más tiempo de las vistas
  • ufff, Daniiii
  • ¿Qué?
  • No exageres
  • No exagero nada, tienes un cuerpo sexy

Noté como tenía el impulso de girarse y cubrirse como siempre, pero aguantó y se quedó tal como estaba, mirándome. Al final dijo:

  • Gracias
  • De nada por decirte la verdad

Y me sonrió. Me giré hacia ella y comencé a acariciarle el estómago. Entonces dijo:

  • ¿Aún quieres hacerme fotos?
  • Claro
  • Pues cuando quieras
  • ¿En serio?
  • Sí, pero tengo varias condiciones

La miré esperando. Era normal que tuviera condiciones y ya me las imaginaba cuales serían:

  • No quiero verlas ¿vale? las haces y te las guardas
  • Pero tendrás que darle el visto bueno ¿no?
  • No, me veo fatal en todas, te diría de borrarlas
  • Hay que ver como eres
  • Ya
  • ¿Y qué más?
  • Nada más, obviamente confío plenamente en ti y en que serán solo para ti, me moriría si las viera otro
  • Naturalmente pero me refería, no sé, no quieres que salga algo concreto de tu cuerpo???
  • Eso lo decides tú

La miré y me levanté para coger el móvil. Le dije:

  • ¿Seguro?

Fui a hacerle una foto pero pensé una cosa y le dije:

  • No, no te voy a hacer fotos

Marta me miró sorprendida y preguntó:

  • ¿Por qué?
  • Quiero que tú te la hagas y me la mandes
  • Pero si ya te he dicho…
  • que te ves horrible, lo sé, pero quiero que tú me mandes una foto donde te veas bien
  • Pufff, Daniiii, sabes que eso no va a ocurrir
  • Pues debe ocurrir

Dejé el móvil en la mesa y ella dijo:

  • Pero que lo he intentado varias veces y no puedo verme…
  • Ya lo harás, sabes lo mucho que me pones, la foto tiene que ser tuya y que te guste
  • jamás he salido bien en un foto y eso que voy vestida, desnuda es imposible

Me volví a tumbar y la besé. Le dije:

  • Pues esta noche voy a volverme a follar a esta cosa tan horrible y nauseabunda
  • que idiota…

Empezó a decir sonriendo pero entonces paró y dijo ilusionada:

  • ¿Te quedas a dormir?
  • Si quieres, sí
  • Claro

Con una gran sonrisa. Nos quedamos callados y entonces ella dijo:

  • Estos días he estado leyendo un poco
  • Ya
  • Me refiero leer sobre el sexo anal
  • Ah!!! ¿Y eso?
  • No sé, ya te dije que era algo que jamás me había planteado
  • ¿Y ahora?
  • ¿En serio?
  • Bueno, no sé, me da bastante miedo y reparo… pero si a ti te gusta, estoy dispuesta a probarlo
  • ¿Y qué has leído?
  • Pues recomendaciones, precauciones… ese tipo de cosas
  • ¿Y qué recomiendan?
  • Ir con cuidado, la higiene, la dilatación previa, usar lubricante… un montón de cosas
  • Bueno, iremos despacio ¿no?

Nos quedamos callados. Vaya, vaya con Marta, parecía otra, incluso algo segura de sí misma respecto al sexo. Entonces dijo:

  • Ahora sí tengo hambre ¿Merendamos?

Y nos vestimos. Me fije que se ponía solo la falda y la camiseta, de nuevo sin ropa interior. Merendamos tranquilamente y le dije que era buena cocinera. Luego nos pusimos a estudiar.

La primera hora estuvimos aplicados, estudiando de veras, pero luego empecé a acariciarle suavemente un muslo, luego un poco más adentro. Marta me miraba y decía que así poco íbamos a estudiar pero ni me apartaba la mano ni movía sus piernas para alejarse. Cuando mi mano ya se acercó peligrosamente a la zona interesante, ella dijo:

  • Sabes que es muy difícil concentrarse con esa mano ahí ¿no?
  • jeje ¿Por qué? ¿Te pones cachonda?
  • Mucho
  • ¿Te acuerdas como acabamos la última vez que estudiamos aquí?
  • jajaja como para no acordarme jajaja
  • Menuda sorpresa me diste jeje
  • Me lo pasé muy bien
  • Pero si solo chupaste, no me dejaste hacerte nada
  • claro, tenía la regla, pero me calenté muchísimo

Se calló pero entonces dijo:

  • ¿Te cuento un secreto?
  • Claro
  • Fue la primera vez que me puse cachonda con una mamada
  • ¿Sí?
  • Sí, mucho, estaba sorprendida… luego me ha pasado más veces
  • Eso está genial
  • Y luego, cuando te fuiste, no aguanté y me masturbé
  • Que cabrona eres… mira que te dije que yo te lo hacía
  • Ya, ya, pero me daba mucho reparo teniendo la regla
  • A mi no, ya viste al día siguiente
  • Ya

Seguimos como si fuéramos a estudiar pero entonces Marta dijo:

  • Anoche estuvo muy bien
  • Sí, me pusiste malo contando como me la chuparías
  • Y yo pensándolo
  • jeje
  • Es como estudiar teoría pero luego hace falta aplicarlo a la práctica ¿no?
  • Claro
  • Pues ahora creo que me vendría bien practicar
  • ¿Sí?
  • ¿Nos vamos a tu cuarto?
  • No, quiero practicar lo de anoche

Y entonces se puso entre mis piernas. Me desabrochó el pantalón y me lo bajó a los tobillos. Yo seguía sentado y ella me acariciaba el paquete por encima de mis gayumbos, con una sonrisa picarona. Luego me los bajó y comenzó una mamada lenta. Y aproveché para enseñarle algunas de las técnicas de Gema y Marisa, aunque de forma disimulada. Le dije que se metiera más polla en la boca, que usara más saliva, que no solo lamiera los huevos sino que los chupara. Marta lo hacía aunque aún estaba lejos de la pericia de las otras dos pero le ponía ganas.

Me fijé que se le marcaban perfectamente los pezones en la camiseta y le dije que se la quitara antes de que la rompiera. Ella me miró extrañada y le señalé la camiseta. Se miró y se puso totalmente colorada al ver los dos pezones totalmente erectos pinchando la camiseta. Se la quitó sin protestar y aproveché para acariciarles y pellizcarles los pezones. Luego le dije que se tocara el coño y ella también lo hizo continuando con una mamada cada vez más intensa y rápida. Le dije que me enseñara los dedos y me los mostró, totalmente mojados. Me los metí en la boca.

Pensé en follarla pero ella, como si me leyera la mente dijo:

  • Quiero que acabes como ayer me dijiste
  • ¿En tu cara?
  • ¿No prefieres follar?

Ella dudó unos segundos y luego dijo:

  • Esta noche, ahora tengo ganas de esto

Entonces me levanté y ella se quedó de rodillas, mirándome. Me cogí la polla y moví la mano. Ella me miró y luego cerró los ojos, esperando el chorro, pero le dije:

  • No, mírame mientras me corro

Marta abrió los ojos y me miró. Le dije también:

  • Y abre la boca y saca la lengua

Mientras ponía un dedo en su labio inferior y empujaba suavemente para abajo. Marta abrió la boca sacando la lengua, mientras no dejaba de mirarme. Era lo que hacía Gema aunque bastante distinto, Gema sonreía esperando la corrida, Marta estaba seria pero expectante. Apunté para que el primer chorro cayera en su boca abierta. Marta dio un respingo pero no dejó de mirarme ni cerró la boca. Los siguientes chorros le cayeron en la nariz y cara, por poco no le dieron en los ojos pero hubo suerte.

Marta se quedó en la misma posición sin cerrar la boca mientras yo terminaba. Entonces cogí su cabeza y la acerqué a mi polla. Marta entendió y se puso a chupármela. Luego, cuando mi polla ya declinaba, se la sacó de la boca y me sonrió con mi corrida en su cara. Dijo:

  • Me ha gustado
  • Pues anda que a mí jeje
  • ¿Me puedo limpiar?
  • Claro, espera, te traigo algo
  • No, voy yo

Y se levantó y se fue. Al poco llegó con la cara limpia. Iba solo con la falda. Me extrañó que no se cubriera. Me dijo:

  • Ufff, ha sido una pasada
  • ¿Estás cachonda?
  • ¿Quieres que te haga algo esta vez?
  • ¿Qué quieres? porque follarte no voy a poder durante un rato

Marta miró al suelo y dijo muy bajito:

  • ¿Me lo quieres comer?

Me quedé asombrado, esta no era la Marta de siempre. Me acerqué a ella y levanté su cabeza. Le dije sonriendo:

  • Me encanta que me lo pidas jeje
  • Pero si no quieres, no pasa nada
  • No lo estropees

Y la besé y pronto estábamos los dos entrelazando nuestras lenguas. Luego le comí las tetas y después me arrodillé. Le quité la falda y se lo comí. Marta estaba muy cachonda y tardó poquísimo en correrse.

MARTA…
Me volví a poner la falda y la camiseta. Había sido super excitante la mamada, no entendía como me ponía tanto hacerle una mamada pero así era. Y me había costado muchísimo pedirle que me lo comiera. Por ella no se lo hubiera pedido nunca pero sabía que eso a él le gustaría, que se lo pidiera, aunque yo me moría de vergüenza, pero lo conseguí, se lo dije. Y lo estaba deseando pero me costaba tanto pedir esas cosas.

Estaba muy contenta por como iban las cosas. Sabía que Dani se lo estaba pasando bien y aún quedaba otro polvo, por la noche, tenía que ser aún mejor que todo lo demás, que se durmiera totalmente satisfecho. Sabía que yo iba a dormir esa noche totalmente satisfecha sexualmente hablando pero me preocupaba que él no, pero ya me encargaría como fuera que no ocurriera eso.

DANI…
El resto de la tarde transcurrió más o menos normal, estudiando y con algunos morreos y tocamientos, pero no fuimos más allá. Luego cenamos y charlamos un rato para luego irnos a la cama. Marta estaba extrañamente abierta a mostrar su cuerpo, cosa que me tenía sorprendido y muy malo. Y en la cama volvió a estar muy activa, dejándose comer el coño e incluso el culo sin ningún problema. Es más, le metí un dedo por detrás mientras le comía el coño y cuando fui a meterle otro, ella misma propuso usar algo de lubricante y me pasó como una pomada o algo parecido. Luego se corrió de forma intensa con los dos dedos por detrás.

Más tarde, durante el polvo, quiso hacerlo a pelo, sin condón, y estando a cuatro sobre la cama, a mí ya me estaba costando muchísimo no correrme y la tuve que sacar porque estaba a punto de correrme dentro. Y mientras me tranquilizaba, le puse la polla sobre el culo y ella dijo:

  • Si quieres probarlo, es mejor que te pongas condón, por lo de la higiene

Me quedé estupefacto, ella había interpretado que al poner la polla ahí, la quería follar por detrás, y ¡¡¡estaba dispuesta!!!

MARTA…
Me lo estaba pasando genial, ya había perdido la cuenta de orgasmos que había tenido. Pero entonces llegó el momento que temía, Dani quería sexo anal. Lo temía y a la vez lo deseaba, era algo raro. Me había gustado mucho el sexo oral con los dos dedos detrás, había tenido un orgasmo bestial, y eso me animaba a probarlo, pero es que una cosa eran dos dedos y otra esa polla que tenía.

Me quedé a cuatro patas esperando a que se decidiera, y repasé todo lo que había leído. Entonces me acordé de algo y se lo dije:

  • Si quieres probarlo, es mejor que te pongas condón, por lo de la higiene

Él no dijo nada y aclaré:

  • Por ti, porque eso es lo mejor para ti

Él no decía nada y temí haber metido la pata hablando. Miré atrás y vi que Dani me miraba. Dijo:

  • ¿En serio quieres probarlo?
  • Te va a doler mucho
  • No sé…

DANI…
Marta me miraba dubitativa y se notaba claramente que tenía miedo. Tenía su culo para mí, me lo estaba dando pero no hacía más que acordarme de los consejos de Marisa y Gema, que tuviera paciencia. Al final le dije:

  • Creo que es mejor no ir tan rápido, le puedes coger miedo
  • No pasa nada
  • Hay que dilatarlo más
  • Quizás
  • Tienes un culo fantástico Marta, no quiero que por mis ganas, luego no sepas disfrutar del sexo anal

Entonces Marta se incorporó y se puso enfrente mía. Me miró y me dijo:

  • Gracias por pensar en mí
  • Siempre lo hago

Y me besó suavemente. Entonces tiró de mí hasta quedar ella tumbada boca arriba y yo encima. Y me dijo:

  • Fóllame y córrete dentro
  • ¿Seguro?
  • Sí, tengo tomadas mis precauciones

Me besó de nuevo y la penetré. La follé rápido hasta correrme dentro de ella. Marta gritó y se abrazó a mí, sin dejarme salir. Luego me tumbé a su lado y ella se quedó boca arriba, respirando fuerte. Me quedé dormido unos minutos después.

MARTA…
“Pero ¿Cómo es posible que cada orgasmo me parezca mejor que el anterior cuando ese ya me había parecido una pasada?” pensaba mientras se recuperaba. Noté que Dani se quedaba dormido. Lo miré pensando que se lo había pasado bien de nuevo así que genial.

Luego recordé “Había estado a punto de ser sodomizada, que fuerte, no me lo podía creer” pero así había sido, y lo más increíble era que lo deseaba. Y para terminar, sentir su corrida dentro de mí, eso sí que había sido intenso “mi primera vez”.

Me quedé un rato más tumbada porque no tenía ni ganas ni fuerza para moverme, pero notaba como estaba poniendo la cama. Al final me levanté para limpiarme y limpiar aquello. Luego me acosté abrazándolo y me dormí rápidamente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s