AKUARIES

3.

Los viernes, Lucía, comía con su tío Juan, hermano de su padre y su tía María, a veces también estaba su prima Vero, Juanito, hermano de Vero se fue a vivir fuera de la ciudad cuando se casó, lo veía de vez en cuando en alguna fiesta familiar. Su tía María, le había hecho de madre en algunos momentos, siempre que la necesitó, sobre todo en la adolescencia allí estaba ella, como le iba a negar comer con ellos los viernes.

Esa misma tarde, a las cinco y cuarto, su padre Pablo se tomaba una cerveza con Armando en una terraza.

-Ya tenía yo ganas, de tomarme tranquilamente algo contigo Pablo, últimamente estás poniendo muy dificil pasar el rato contigo.

-Hoy no tengo prisa, ya lo sabes.- Contestaba Pablo a su amigo.

-Lucía trabaja y nadie te espera ¿Verdad?

-Verdad, así es, no creas que me gusta mucho que esté poniendo copas por la noche, pero que le vamos a hacer.

-Ya es una mujer Pablo, toma sus decisiones.

-Demasiadas decisiones toma a veces.

-¿Lo dices por el novio?

-Claro que lo digo por el novio, no puedo ni verlo, de verdad es que me supera…

-Tranquilo Pablo. Escucha una cosa, mañana te vienes a comer a casa, ya lo he hablado con Higinia y le parece bien.

-Tú y tu mujer sois muy amables conmigo, no es nece…

-Sí que lo es, eres mi amigo y te aprecio, sé que sino estarás todo el fin de semana sin hacer nada. Pasaremos la tarde tomando unas copas, nos lo pasaremos bien.

Pablo sonreía, miraba con aprecio a su amigo Armando. Siempre se preocupaba de él, de las pocas personas que se preocupaban de él.

Después de un par de cervezas más, se despidieron hasta el día siguiente. Cuando Pablo llegó a su casa, se duchó y se puso cómodo. Sonó el teléfono, era su hermano Juan.

-¿Qué tal Juan? ¿Todo bien?- Preguntó Pablo.

-Sí, sí, todo bien, solo quería hablar contigo un rato…

-Como cada viernes, Lucía come con vosotros, y tú me llamas para darme las novedades ¡Ay calla! Que nunca hay ninguna novedad, porque supongo que no la ha habido, como siempre.

-María le ha sacado la conversación una vez más.- Le decía su hermano captando su atención.

-¿Y?- Preguntaba ansioso Pablo.

-Nada nuevo, sigue en sus trece.

-Lo sabía, no sé porque me llamas para esto…

-Para hablar contigo coño, que eres mi hermano…

-Lo siento, lo siento Juan. Es que esto ya dura demasiado, no sé que hacer, de verdad que no sé que hacer.

-Se lo hemos vuelto a decir, pero no hace caso Pablo.

-Que cabezona que es la niña por Dios.

-Oye, a ver cuando vienes a comer tú ¿El domingo te va bien?- Preguntaba Juan a su hermano.

-El domingo es perfecto.

-Vale, voy a decírselo a María, no me falles ¡Eh!

-Hasta el domingo hermano.- Se despedía Pablo.

Aquella noche del viernes, Isa y Manolo entraron en el bar donde trabajaba Lucía, la vieron con una bandeja, sirviendo varias copas a un grupo de gente. Se sentaron en una mesa, Lucía dejó la bandeja en la barra y se dirigió donde estaban ellos con una sonrisa.

-¿Qué tal chicos?- Los saludó alegre de verlos.

-Muy bien, contentos de ver a una buena amiga.- Respondía Isa mirando a Manolo, este confirmaba con la cabeza, a la vez que aporreaba la mesa con los dedos siguiendo el ritmo de la música, como si fuera el batería del grupo.

-¿Qué queréis tomar?- Preguntaba Lucía.

-Gin tonic, hoy gin tonic.- Contestaba Manolo, con los ojos cerrados escuchando la música, sin dejar de dar golpes con los dedos en la mesa.

-Venga, dos gin tonics guapa.- Confirmaba Isa.

-¿Qué le pasa hoy a Manolo? Está que solo le falta ponerse a cantar encima de la mesa.- Reía Lucía mientras apuntaba la comanda.

-Su tío le ha subido el sueldo y está eufórico.- Manolo abrió los ojos con una sonrisa enorme.

-Ponte uno para ti Lucía y siéntate con nosotros, te invito.- Le decía Manolo alegre.

-Más tarde, en media hora tendré el descanso y hablamos un rato.- Contestó Lucía dándose la vuelta.

Pasaron unos diez o quince minutos, Isa y Manolo se tomaban sus copas hablando de sus cosas, Lucía iba de un lado para otro, sirviendo bebidas, que recogía de la barra para llevarlas a las mesas. Era la hora punta, se llenaba el local antes de que en las discotecas hubiera ambiente.

Una de las veces, que Lucía fue a la barra a pedir varias copas, de reojo, vio como su novio, el zoquete, entraba por la puerta, por la manera de aguantarse de pie, se le notaba que no iba muy fino, o mejor dicho, que se había puesto fino a drogas, se medio tambaleaba con la mirada algo perdida.

Lucía giró la cabeza mirando a Isa, esta, que también se había dado cuenta de la presencia del novio, el zoquete, le devolvía la mirada reconociendo la intención de su amiga. Lucía se acercó donde estaba plantado el zoquete.

-Ven, apártate de aquí, que quiero hablar contigo.- Le dijo, mientras apoyándole una mano en el hombro, lo apartaba de la entrada buscando un poco de intimidad.

-Hola cariño.- Decía el novio, mientras intentaba besarla y le ponía una mano en el culo.

La cobra que le hizo Lucía para librarse del beso, y el manotazo para apartarle la mano de su culo, le dejaron claro al zoquete que algo iba a pasar.

-Mira, esto no tiene ningún recorrido, hasta aquí hemos llegado.- Le dijo Lucía con decisión.

-¿Me estás dejando?- Preguntaba un sorprendido novio.

-Sí, justamente eso es lo que…

-Y una mierda nena, a mí no me deja nadie que yo no quiera ¿Pero que coño te has pensado tú hija de puta?

Le contestó gritando, parecía que se le había pasado el efecto de la droga, la empujó contra la pared y levantaba la mano para agredirla. Lucía, soprendida y asustada, intentaba taparse la cara con las manos, veía que le iba a caer una hostia de un momento a otro.

En ese momento, Manolo, que había seguido toda la secuencia de acontecimientos junto a Isa, le sujetó la mano que tenía levantada el zoquete, este se giró mirándole la cara incrédulo. Antes de que se diera cuenta, Manolo lo tenía sujetó por el cuello contra la pared, levantándolo dos palmos del suelo.

-¿No has oído lo que te han dicho gilipollas?- Le increpaba Manolo con mala leche.

La gente se fue arremolinando alrededor del incidente, se abrió paso entre las personas el propietario del bar, vio a Lucía asustada, y a un tío colgado de la pared, sujeto por un hombretón agarrándolo del cuello. Conocía a los amigos de Lucía, y conocía al novio, no tuvo que pensar demasiado para darse cuenta de lo que pasaba, le puso una mano en el hombro a Lucía calmándola.

-Ven, apártate un poco, tranquila.- Lucía se apartó como le dijo el jefe.

-¿Puedes bajar a este capullo de mi pared por favor?- Le preguntó a Manolo, que miraba al zoquete como si lo quisiera matar.

Lo soltó de golpe, casi se da un talegazo de morros al poner los pies en el suelo, el jefe lo agarró por la espalda, sujetándolo por la chaqueta, acompañándolo a la puerta de salida que no estaba muy lejos.

-Lárgate y no vuelvas más, como te vea por aquí llamo a la policía, o mejor, te la enviaré donde vendes la droga, que todos sabemos donde lo haces. Y si vuelves a molestar a Lucía, cuando te encuentre la policía, no te va a reconocer ni la madre que te parió, de la paliza que te abre dado.

El jefe volvió a entrar en el local, la gente se había sentado en su sitio, Isa y Manolo consolaban a Lucía, se le notaba en la cara el susto.

-Ya está Lucía, ese gilipollas no te volverá a molestar. Por cierto, ya era hora que lo dejaras, ese tío no era bueno para ti ¿Quieres irte a casa?- Le habló el jefe amablemente.

-No, no, si no te importa haré el descanso ahora.- Respondió Lucía.

-Bien, como quieras, descansa el tiempo que te haga falta.- Miró a Isa y Manolo, dándoles a entender que cuidaran de Lucía.

La acompañaron a la mesa donde estaban sentados, Manolo fue a la barra, para pedirle un gin tonic a Lucía y se lo llevó a la mesa.

-Mira, hoy me haces de camarero tú a mí.- Intentaba hacer un chiste Lucía, mientras levantaba la copa para darle un sorbo con la mano temblorosa.

-Te hemos dicho muchas veces que ese tío no era bueno ¿Has visto como ha reaccionado? Te podía haber hecho mucho daño, y si lo llega a hacer en otro sitio, o en tu casa mientras estáis solos, te hace lo que le hubiera dado la gana.- Le recriminaba Isa a su amiga nerviosa.

-Ya está bien, vamos a tranquilizarnos, no ha pasado nada, que es lo importante. Además, la buena noticia es que ya se ha deshecho de él.- Apuntaba Manolo.

-Isa tiene razón, soy una cabezona y no pienso bien las cosas. Muchas gracias chicos, si no llega a ser por vosotros…- Les agradecía Lucía.

-Si no llega a ser por Manolo, que es un bruto.- Reía Isa, haciendo reír a los demás.

Cuando las copas estaban a punto de vaciarse, apareció el jefe, con una bandeja y tres gin tonics más que les puso encima de la mesa.

-Seguir pasándolo bien chicos, hoy las copas van a mi cargo.- Les dijo, poniéndole una mano cariñosamente en el hombro a Lucía.

-Muchas gracias jefe, por todo.- Le agradeció Lucía.

El jefe era muy estricto en cuanto al orden en el trabajo, pero tenía un gran corazón. Lucía era trabajadora y responsable, después del susto, por una noche que estuviera con sus amigos y se lo pasara bien, no pasaba nada.

Aquella misma noche, unas horas antes, después de las cervezas con Armando, Pablo hizo la compra de toda la semana y algunas botellas de vino, para no ir con las manos vacías a la casa de su amigo y su hermano. En su casa, descansó, se duchó, cenó algo ligero con el albornoz puesto y buscó en el armario ropa para ponerse esa noche.  

Miró la hora en su reloj, entró al cuarto de baño y se peinó con cuidado, después, dejando caer unas gotas de perfume en la mano, se las pasó por la cara y el cuello.

Salió de la casa, con una botella de vino metida en una bolsa y caminó, no tardó mucho en entrar en un portal, subió un par de pisos y llamó a la puerta.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s