FRAN REL

MARISA
Estaba nerviosa, no lo podía negar mientras dejaba el pan en la mesa. Me había levantado con el cuerpo raro, por un lado relajada y por otro lado nerviosa. Me sentía culpable por los cuernos a Antonio. No era la primera vez que ponía cuernos pero pensaba que ya con su edad, no lo volvería a hacer y aquí estaba, siendo de nuevo infiel y encima, con su sobrino.

Pero ahora cuando Dani llegara le iba a hablar en serio. Le iba a decir que esto se les había ido de las manos, que este sería el último desayuno ellos dos juntos y que se acabó el tonteo. Me jodía porque me hacía sentir joven, deseada, atractiva… pero había ido muy lejos y la culpa solo era mía, él era un chaval con las hormonas revolucionadas pero ella era una cuarentona que debería tener más cabeza.

Iba a ser una conversación desagradable y esperaba ser capaz de mantenerme firme porque tenía claro que él intentaría tener más. Entonces escuché la puerta de Dani y respiré hondo diciéndome “sé fuerte, es lo que hay que hacer”. Pero entonces apareció Dani recién duchado, aún con el pelo mojado y solo con una toalla enrollada a la cintura. “Ayyyy, que bueno está” mientras notaba como me entraba un cosquilleo en las partes bajas. Dani dijo sonriente:

  • Buenos días

Y se me acercó para darme un beso, pero no en la mejilla, en los labios. Noté como abría la boca e intentaba meterme la lengua en mi boca. Resistí ¿cuánto? ¿un segundo? abrí mi boca y busqué su lengua con la mía. “mmm besa bien” pensé mientras seguimos con el beso húmedo. Anoche ya me había dado cuenta, sabe besar, pero ahora era aún mejor. Notaba su aliento fresco, algo mentolado, debía haberse limpiado los dientes o usado enjuague. Dani me acariciaba la espalda y yo hacía lo mismo. Noté su erección contra mí. Dani bajó sus manos a mi culo y me lo cogió, me lo apretó contra él.

Entonces paró de besarme y me miró sonriente. Me cogió una mano y me llevó a su cuarto. Pensé “nooo, no puedes ir, resístete” pero mis pies no me respondían y lo seguí. En su cuarto seguimos con un nuevo morreo húmedo y lento, sin prisas. Le quité la toalla y le agarré su culo. Entonces Dani paró y me dijo:

  • Chúpamela, anoche no lo hiciste y me muero de ganas

Me puse de cuclillas delante de él. Miré su polla a escasos centímetros de mí. Era magnífica y grande. Antonio la tiene grande también, se ve que es cosa de genes, pero la de Antonio no es bonita, está doblada para un lado y es muy venosa. La de Dani era grande y recta, y sin pelos, cosa que sorprendentemente me gustaba aún más. Me deleité unos segundos mirándola y luego miré a Dani desde abajo. Él me miraba con ansia. Saqué la lengua y la lamí lentamente. Luego me la metí en la boca lanzando un profundo suspiro.

DANI…
Me levanté de un humor excelente, como no podía ser menos. Me fui a la ducha y ahí pensé en lo ocurrido. Y entonces me acordé de algo que me había dicho Gema una de las veces que hablamos sobre Marisa, que después del primer polvo, se podría sentir muy culpable, que no dejara que le hablara de que era un error y esas cosas, que fuera a saco a por ella. Así que terminé la ducha, me sequé y salí con solo la toalla. Y no le di oportunidad de hablar, me lancé sobre ella, a besarla, y luego a llevarla a mi cuarto. Y ahora la tenía a mi pies, con mi polla en su boca, chupando con gran maestría. “Ufff, lo hace igual de bien que Gema”. Me chupó la boca de una forma muy húmeda, sin perder contacto visual, y también lamiendo y chupando mis huevos. Pensé “tengo que enseñar a Marta a chuparla así”. Marta la chupaba bien con muchas ganas pero esto era otro nivel, aquí se notaba experiencia además de las ganas.

Cuando noté que si seguía así me iba a correr, la levanté para besarnos otra vez profundamente. Luego la fui desnudando y la llevé a la cama. Marisa se tumbó boca arriba y la miré aún de pie. Le dije:

  • Que buena estás Marisa

Me quedé unos segundos mirándola, disfrutando.

MARISA…
“Como me pone esa forma de mirarme que tiene”. Dani estaba de pie, mirándola con deseo incontenido y eso era super excitante. La mamada que le había hecho la había dejado muy cachonda, la había disfrutado mucho, pero ahora, esa forma de mirarla, ya no podía esperar más, necesitaba esa polla dentro de ella. Abrí las piernas y le dije:

  • Fóllame

DANI…
Miré su coño depilado y rojo, hinchado, claramente húmedo. Le sonreí y me puse encima suya, metiéndosela lentamente. Ella jadeó y comencé a follarla rápido. La noche anterior Marisa había sido poco ruidosa, por las horas y por el peligro, pero ahora no, ahora comenzó a jadear y gemir fuerte. Se corrió rápido y yo también estuve a punto pero conseguí controlarme, tenía que darle mucho más, no un simple polvo.

Nos besamos lentamente mientras ella seguía medio temblando por el orgasmo. Luego bajé y le comí las tetas. No las tenía ni grandes ni pequeñas, estaban muy bien de tamaño. Los pezones eran grandes y duros y estuve un rato con ellos, chupándolos, mordisqueándolos, pellizcándolos… Luego bajé y le comí el coño hasta que se volvió a correr de nuevo.

MARISA
“diossss, pero si sabe comerlo”… hacía mucho que no me lo comían así. Antonio era muy malo en eso, eran lametazos más que otra cosa, pero Dani, “uffff, que bien lo ha hecho”. Me quedé tumbada intentando controlar mis temblores. Dani se tumbó a mi lado y me dijo que me pusiera encima pero necesitaba recuperarme. Lo besé y luego fui bajando. Se la chupé de nuevo mientras me volvía a poner a tono. Entonces me puse encima y lo cabalgué.

DANI…
“Joder, como se mueve estando encima” mirando como Marisa lo cabalgaba sin parar de gemir y jadear. “Ufff, esto me pone demasiado, me voy a correr como anoche”. Paré a Marisa que me miró desconcertada. Le dije:

  • Ponte a cuatro, me muero por follarte así

Marisa se quitó de encima y se puso a 4 patas sobre la cama. Me puse detrás y la follé rápido, cogiéndola por las caderas. Marisa no tardó en empezar a gritar entre gemidos diciendo cosas como “Que polla tienes”, “fóllame más rápido”, “joder, joder, joder”. Entonces empezó a tocarse el clítoris y a gritar que se corría, y ya no aguanté más, corriéndome dentro de ella mientras Marisa gritaba que se estaba corriendo.

Nos quedamos tumbados unos minutos, recuperándonos. Luego ella se levantó y se metió en el baño. Me levanté y cogí mi móvil, lo había grabado todo para Gema, casi 40 minutos de polvo. Y esta vez no era solo audio.

Marisa salió del baño un poco avergonzada pero nos reímos y nos vestimos. Luego fuimos a la cocina a desayunar. Hablamos de 4 cosas pero no de lo que había pasado. A mí se me había hecho tarde y me fui rápido. Tenía un mensaje de Gema:

  • Buenos días, Marisa aún no ha llegado a clase ¿Estáis follando o qué? jiji

Pensé en decirlo todo pero quería hacerlo en persona. Le contesté:

  • Voy camino de la facultad
  • Ah ¿Y Marisa?
  • No sé
  • ¿No ha pasado nada?
  • Algo, esta noche te cuento
  • Cuenta ya!!!
  • No, pásate por mi casa y te cuento
  • No seas malo
  • Te va a gustar
  • Ainssssss, me dejas con la intriga ¿eh?
  • jajaja
  • Bueno, vale, me paso
  • Hasta luego

MARISA…
Vi a Dani irse y entonces me relajé. Había sido un polvazo. Ayer noche fue bueno pero por el morbo, no por el sexo en sí, pero ahora había sido… “ufff, que pasada”. Ayer noche me pareció que Dani era muy inexperto, sin saber moverse bien, asustado… hoy no, hoy era otro, la había follado bien. No es que fuera su mejor amante, eso no, ni se acercaba, pero llevaba mucho sin echar un polvo así. “Ayyy, no puede ser, tenía que haberlo cortado… ahora ¿Cómo voy a cortar esto si yo misma no quiero?”.

Miré la hora “ufff, ya no llego a la clase de Gema, y ni ganas… hoy ya había hecho deporte suficiente aunque de otro tipo jeje… mejor me preparo la bañera y me doy un baño relajante, lo necesito, demasiadas emociones… y orgasmos jaja”.

DANI…
En la facultad, después de las clases, Marta me buscó. Hablamos de cosas de la facultad y luego me dijo:

  • Si quieres, podemos estudiar juntos esta noche

“Ufff, esta tiene ganas de sexo pero yo tengo otros planes con Gema”. Le contesté:

  • No, hoy no puedo
  • ¿Vas a salir?
  • Ah

Se quedó callada aunque le notaba ganas de decir algo. La miré y al final dijo:

  • ¿Y mañana?
  • Sí, mañana creo que sí
  • Vale, genial

De nuevo la vi indecisa y al final dijo:

  • Pero, tendremos sexo ¿No?
  • jeje, bueno, si quieres sí, claro
  • yo claro que quiero

Y se puso colorada como un tomate porque lo había dicho muy rápido. Dijo:

  • Bueno, que ya sabes, que si tú tienes ganas…
  • jajaja, como eres, que sí, claro, los dos queremos, pues claro que tendremos
  • Bien

Nos despedimos y me fui a mi casa, para ducharme y esperar a Gema la cual llegó desde el gimnasio, con sus mallas y top sexy. Entró, me dio un pico y se sentó en mi cama mirándome interrogativamente. La miré sonriendo y ella dijo con cara de asombro:

  • Te la has follado!!!!

Me reí sin decir nada y Gema dijo riéndose:

  • Y te haces de rogar para contármelo, que cabrón

Y ya no pude aguantar más y le conté todo lo que había pasado por la noche. Gema estaba alucinada, no se había esperado esa reacción de Marisa de buscarme de noche, pero le brillaban los ojos de entusiasmo y excitación. Y entonces me dijo:

  • ¿Y esta mañana?
  • Esta mañana ¿Qué?
  • ¿Cómo estaba? ¿Se sentía mal, bien?
  • Pues no sé, le di los buenos días, un morreo y me la traje aquí
  • ¿Otro polvo????
  • Jajajaja, que machote!!! cuenta, cuenta
  • Bueno, tengo un regalo para ti
  • ¿Un regalo? primero cuenta!!!

La miré sonriendo y le di el móvil con el video del polvo mañanero con Marisa. La cara de Gema fue de sorpresa total. Miró el video unos segundos, luego a mí con los ojos enormes, luego el video otros segundos y entonces se abalanzó sobre mí, a besarme, a desnudarme, desnudarse y me tiró sobre la cama, boca arriba y luego ella se puso encima y se la metió de un golpe, estaba totalmente lubricada, y me cabalgó de una forma increíble. Joder, la cabalgada de Marisa había sido de 10 pero lo de Gema era de otro mundo, como se movía, como me miraba, como gemía… notaba como apretaba mi polla con su coño, como se movía arriba y abajo de una forma salvaje, con una mirada de vicio total. No pude evitarlo y me corrí dentro de ella, sin condón, y en ese momento Gema paró y dio un grito profundo quedándose parada encima, y luego se derrumbó encima mía.

Nos quedamos así unos minutos, había sido un polvo de ¿1 minuto? pero extenuante incluso para mí que no me había movido más que para cogerle las tetas.

GEMA…
“Madre mía lo cachonda que me he puesto”. Y no era por lo que salía en el video, que también, fue por las ganas que tenía de él. Al fin se lo podía follar tras haberse salido con la suya.

Me quedé sobre él varios minutos, sin hablar y sin moverme, escuchándolo respirar y notando como su polla salía de ella. Luego se tumbó a su lado y le dijo:

  • Guau

Dani la miró embelesado, se le notaba. Dijo:

  • Eres increíble
  • Lo sé jaja
  • Vaya forma de moverte
  • ¿Sí? pues ahora tengo hambre, vamos a tomarnos algo a un bar

Y me limpié y me vestí. Dani también se vistió y nos fuimos. En el bar, mientras tomábamos unas cervezas y algo de picar, me estuvo contando. El video aún no lo habíamos visto, lo reservaba para después. Dani dijo:

  • Se me hace raro contarte un polvo con otra para poder follarte
  • jajaja
  • Pero quieres que te lo cuente ¿no?
  • Claro, con detalles de como te miraba, lo que decía

Y le conté todo lo que recordaba. Estuvimos un buen rato hablando de eso y más cosas, con una Gema risueña y que no paraba de reír y mirarme con vicio. Me fijé que era el centro de atención de todos los tíos del bar, cosa normal y que no me molestaba en absoluto, seguro que era el más envidiado de aquel bar.

Luego volvimos a mi casa y entonces sí nos pusimos a ver el video en el portátil. Gema no paraba de comentar cosas de Marisa, mira que tetas tan bonitas, que culo, ojalá yo esté así a su edad, que bien se movía, como la chupaba… Se fue calentando a ritmo rápido y en cuanto terminamos de ver el video, volvimos a follar y esta vez quiso ir más lento, con sexo oral, morreos, tocamientos… y estando de nuevo encima mía pero esta vez moviéndose lento me dijo:

  • Con Marisa tienes que ser más rudo

Yo, que estaba pensando en otras cosas mirándola, no sabía ni de que me hablaba. Me volvió a decir:

  • Tienes que insultarla mientras te la follas
  • No sé si volveremos a follar
  • ¿Cómo que no?
  • Bueno, está buena pero contigo y Marta ya tengo de sobra
  • De eso nada, te la vas a seguir follando, que tengo más planes
  • Pero es que…
  • ¿Ya no te gusta?
  • Claro que sí
  • Pues te la follas y la insultas
  • Puff, a mí no me salen esas cosas

Gema seguía cabalgándome a ritmo lento mientras lo decía, mirándome con vicio. Entonces dijo:

  • Venga, insúltame
  • ¿Qué?
  • Dime que soy una zorra
  • Pero…
  • Pero nada, dilo

Me quedé mirándola y le dije:

  • Zorra
  • Nooo, así no, con más dureza, sé un cabrón insultando
  • Ufff
  • Venga
  • Eres una zorra calienta pollas
  • Bien, bien, sigue

Y comencé a insultarla, al principio con vergüenza pero cuando ella comenzó a aumentar el ritmo del folleteo, me fui lanzando llamándola de todo, zorra, puta, chupapollas… Gema me miraba con cara de vicio, sonriendo. Entonces dijo de cambiar de postura y se puso a cuatro. Me puse detrás y la penetré:

  • Sigue insultando

Seguí con lo mismo y luego me dijo:

  • Tírame del pelo, para levantarme la cabeza, y me besas

Lo hice y ella sonreía y jadeaba. Y al rato dijo que se iba a correr y tuvo un orgasmo grande mientras yo seguía follándola a cuatro hasta que no pude más y la saqué y me corrí sobre su culo y espalda.

Nos quedamos tumbados y Gema dijo:

  • A Marisa le gusta el sexo así, que el tío domine, mañana te la follas así
  • ¿Cómo lo sabes?
  • ¿Es que no la escuchas? se pone más cachonda cuando el tío es dominante
  • mmmm
  • Así que ya sabes, mañana la follas así
  • Vale, vale
  • Que vea que tú mandas
  • Ya, ya

Al rato se levantó, se limpió y se fue. Yo me quedé tumbado mirándola y cuando se fue pensé “Joder, la primera vez que me follo a dos tías diferentes el mismo día, y menudos dos pibones” y me dormí aunque tenía que estudiar, pero estaba fundido.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s