ISA HDEZ

El bosque de mi isla es de muchos tonos verdes moteados de flores en primavera,

entre ellos brillan las esmeraldas de tus ojos que miran la rivera,

los reflejos de los pinos soleados traspasan los caminos olvidados,

y el frescor de las sombras apaciguan los deseos apasionados.

Me esperas al final de la vereda escondido entre las encinas,

al frescor del manantial de agua que baja por la ladera,

y el culantrillo invade los troncos del vergel,

reverencian tal una pintura de la hojarasca con un pincel

Suspiras y me regalas el ramo de margaritas acabantes de florecer,

que recolectas en la orilla del sendero al atardecer,

mis ojos extasiados contemplan el colorido majestuoso,

festiva, alegre y feliz de celebrar nuestro encuentro con gozo.

La excelsa selva del bosque de extraordinaria belleza,                                   

despierta nuestros sentires de emociones en la naturaleza,

me abrazas con la fuerza sublime de tus brazos con gentileza,

y me alzas al vuelo envuelta en el verdor de tus ojos, tu amor y tu nobleza.

© Derechos de autor reservados

Un comentario sobre “El bosque

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s