MOISÉS ESTÉVEZ

Estaban siendo unos días bastante duros para Nick. Volvían los
recuerdos, su cabeza por momentos no paraba de darle vueltas, eran muchas
las ocasiones en las que cuando menos se lo esperaba y sorprendido, estaba
plantado en cualquier sitio con la mirada perdida, con la mente a toda pastilla
pero lejos de allí, en otro lugar, en otra dimensión, una dimensión de la que no
sabía cómo escapar y que pertenecía a un pasado de ingrato recuerdo. Y para
colmo el caso…
Se desconcertó consigo mismo cuando se le ocurrió la idea de volver a
la consulta de la doctora Natasha – quizás me venga bien charlar un rato y
desahogarme, no pierdo nada – pensó. Extrajo su iPhone del bolsillo interior de
la cazadora negra de piel que decidió ponerse ese día y marcó el número de la
terapeuta. Le saltó el buzón de voz – probablemente estaría en una sesión con
algún paciente – supuso Nick, así que le dejó el mensaje grabado diciéndole
que acudiría a verla al día siguiente…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s