FRAN REL

DANI
Me levanté y desayuné con la familia. Mi tía contó que esa noche sí salían mi tío y ella, y me miró intensamente y con una sonrisa mientras lo decía. Recordé la «invitación» que me hizo la semana anterior para que la escuchara, pero esa noche tenía planes, iba a salir con amigos, seguramente llegaría a casa bastante más tarde que ellos y, con suerte, quizás ni llegaba si conseguía ligar con alguien.

Por la tarde hablé un rato con Gema por mensajes. Le conté lo de mi tía y que yo no iba a estar. Gema me dijo:
– Nene, eso no puede ser, es importante que estés
– Pero es que voy a salir
– Pues tienes que estar porque eso nos dirá mucho sobre tu tía
– ¿A qué te refieres?
– Sospecho que va a montar un buen espectáculo en honor tuyo
– ¿Cómo???
– Sí, va a querer que la escuches bien, y si eso es así, es que vamos genial
– Bueno, pues otro día será
– No, nene, vas a estar ahí
– Pero ya he quedado
– Pues tú mismo, ya sabes que pasa si no me haces caso
– Gema, que manipuladora eres
– jajaja, como todas jajaja
– Y querrás que te lo grabe de nuevo ¿no?
– Sí, claro, pero es que tengo otra sospecha
– ¿Cuál?
– Que saldrá fuera de su habitación con dos intenciones, primero para ver si estás, y luego para calentarte
– ¿Desnuda?
– Sí, estoy casi segura
– Joder, pues haber empezado por ahí, eso no me lo quiero perder
– jajaja lo supongo
– Pero ¿por qué sospechas eso? recuerda el cabreo que cogió la otra vez
– Pues porque ahora le prestas menos atención, sabe que estás con la otra chica y se siente desplazada, querrá ponerse en un lugar relevante de nuevo
– ¿SÍ?
– Sí, bueno, lo sospecho, ya veremos… si no lo hace, malo, si lo hace, genial
– Vale, vale, me quedo esta noche, ahora lo tengo claro, pero si aparece desnuda ¿Qué hago?
– mmmm, importante, lleva algo ajustado, que se vea claramente tu erección
– Vale, con el pijama no puedo ocultar eso jeje
– Y luego, mírala, descaradamente, de pie a cabeza, pero mírala intensamente, que ella lo note
– ¿Sí?
– Sí, es importante también, que se note deseada
– jajaja, como eres
– Y otra cosa, si pasa por tu lado, arrincónala, pero sin tocarla, contra la pared, pero sin tocarle un pelo
– Pero ¿Cómo voy a hacer eso?
– Pues le impides pasar y luego, te pegas a su oído y le dices que está tremenda o algún piropo que se te ocurra, pero muy importante, no le toques un pelo, solo que note tu presencia y lo del oído, pero ni una caricia ni nada ¿eh?
– Ya
– Espera, ahora que lo pienso mmmmmmm tócala pero con el paquete, que lo note, eso le gustará
– jajaja
– Pero nada más, no se te vayan a ir las manos a su culo o tetas ¿eh? como lo hagas, la has cagado
– Joder, me estás diciendo que a una tía buena desnuda, me acerque a ella, le hable al oído y me resista a tocarla… me lo estás poniendo complicado
– jajajaja, pero es que si lo haces así, con ese juego, la vas a dejar cachonda perdida, si la tocas se pierde totalmente el juego seductor, ya es algo físico, que lo mismo hasta te dejaría pero luego se arrepentiría, si lo haces como te digo, se quedará con ganas de más
– Que complicadas son las mujeres, yo solo quiero follar contigo y con ella, nada más y no veas las películas que tengo que montar contigo y con mi tía
– jajaja
– Vale, lo haré todo como dices
– Y con Marta también te diré que hacer
– Pero si con Marta no tengo ningún problema para follar
– Ya, para eso no, con Marta es para ayudarla con sus complejos
– ¿Cómo?
– Me siento muy identificada con ella, con sus complejos, yo era así y te aseguro que son dificilísimos de superar
– ¿Por sus tetas?
– En su caso, eso y más, eso que me dijiste que se veía ridícula con lencería no me gustó nada, tú la veíais genial y ella se veía ridícula… eso hay que cambiarlo y eso lo vas hacer tú con mi ayuda
– Pero si yo le dejo claro que me pone mucho, nunca le he dicho nada malo
– Ya sé, pero ella… mmmm es que somos complicadas como dices, ella no se ve bien, y debe verse con tus ojos, tenemos que conseguir que se vea sexy, deseada…
– A ver si me entero, quieres que me folle a mi tía por hacerle un favor a una madurita y quieres que me folle a Marta para hacerle un favor a una acomplejada???
– Noooo, jajaja, quiero que te folles a Marisa porque tengo más planes con ella y me pone mucho este juego, pero con Marta es que me siento identificada, yo pensaba así a los 15 años
– Anda ya, pero si tú eres preciosa
– A los 15 era casi un chico, me vestía como un chico para disimular mi falta de curvas y bueno, que no estaba bien…
– ¿En serio?
– Sí, pero superé aquello jeje, y a Marta la vamos a ayudar, tú lo estás haciendo bien, pero te daré algún consejo más
– ¿Y cuándo me vas a dar consejos para llevarte a ti a la cama?
– jajajaja, por ahora vas bien jajaja
– Ya, claro, y ni me la chupas
– jajaja, me costó no hacerlo, pero merecías un castigo
– que mala eres conmigo
– Lo de anoche estuvo guay, ahora incluso tengo ganas de pollas, no solo de chochitos jajaja
– Pues aquí me tienes!!!
– Lo mismo esta noche hago algo con algún afortunado jaja
– ¿Queeeé? pero si estoy aquí!!!!
– Lo sé, lo sé, jajaja, pero si me follo a alguien, será solo un polvete, contigo será más que eso, serán muchos jeje
– Pues empecemos ya!!!
– jajaja, noooo, con tranquilidad

Joder, que ofuscamiento, esta mujer me iba a matar…
– ¿Te jode que me folle a otros?
– No, no quería decir eso, solo que si tienes ganas, yo me presento voluntario
– jaja, voluntario jajaja
– claro
– Ya te dije que soy muy zorra, no quiero relaciones, si hoy follo con alguien, mañana con otro, soy así, si no te gusta o no lo soportas, te tendrás que joder, es lo que hay
– No, no, tú haz lo que quieras, claro, joe, yo me estoy tirando a Marta y no quiero dejar de hacerlo
– Bien, bien
– Pero que si te apetece polla, aquí estoy
– Lo sé bien

Al final cortamos y me quedé pensando «pero ¿Por qué no folla conmigo? si está claro que le molo… no la entiendo». ¿Sentía celos? mmmm no, más bien me sentía despreciado, no celoso… joder, de verdad que me iba a matar Gema.

Cancelé mis planes y esa noche llamaron a mi puerta. Era mi tía, que se iban ya. Iba con un vestido y muy guapa. Me dijo lo de siempre, que comiera lo que me había dejado. Y luego, bajando la voz me preguntó:
– ¿Vas a salir?
– Creo que no
– mmm dejaré la puerta abierta, te lo debo
– ¿Quieres que me acerque a escuchar?
– Tú sabrás
– Pero ¿quieres?

Y me miró sonriendo. Entonces se levantó un poco la falda para enseñarme unas medias con liguero, que me dejó infartado. Solo fue un segundo y solo fue ver el encaje de las medias y una tira del liguero, pero me la puso dura. Marisa sonrió y dijo:
– Esto te encanta ¿Verdad?
– Ya te digo
– Pues me quedan muy bien, hacía tiempo que no me las ponía, no sé por qué

Y se fue con ruido de tacones y meneando el culo. Al llegar a la puerta se giró un poco y me volvió a sonreír. Pufff, joder, me doblaba la edad pero era una mujer muy atractiva, como me ponía.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s