SERGIO CANEVA

Y al final llegó ese día. Del reencuentro con el Padre,

¿quedó en la tierra mí huella en aquellos a los que amé?

¿dejó mí pasó el alivio a los que me han proseguido?

¿fui luz de un mundo perdido? ¿o más tinieblas sembré?

¡El juicio me espera ya! Y me da paz la certeza,

de saber que sus promesas hoy mi padre cumplirá,

me ha de revestir de gloria y con un beso en la frente,

entrar me hará para siempre en lo que es la eternidad.

Quedarán atrás poemas, que reciclaban mis penas,

o las prosas de condenas buscando un mundo mejor,

y reflexiones de amor que tanto me apasionaron,

pues siempre tuve a mi lado “esa que el Señor me dio”.

Que con paciencia y ternura supo sellar mis fisuras,

hasta  talló mí escultura no con martillo y cincel,

sí caricias a granel,  que con pasión y alegría,

me encargué día tras día de plasmar sobre un papel.

Ya no buscaré en mí blog encontrarme cada día,

el me gusta que escondía, afectos y aprobación,

o el escueto comentario que expresando sentimientos,

bullía  a mi sangre por dentro de atrapar un corazón.

Para este mí último poema, ya no estaré con ustedes,

el Señor hoy en sus redes a su reino me llamó,

gracias les doy con motivos el haberme permitido,

desde mi humilde camino bregar un mundo mejor.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s