PENÉLOPE

Iba a cumplir los dieciocho años, soy hija de madre soltera por lo que pasaba la mayor parte del tiempo sola en casa. 

Soy de piel blanca, cabello negro lacio, delgada, ojos café, pechos pequeños, me considero inteligente y muy ingenua. 

Cerca de casa habían dos vecinas, una llamada Magaly, una mujer de 36 años, de piel negra, cabello largo y ondulado, ojos negros, labios carnosos, pechos grandes, unas piernas torneadas y abdomen plano, es decir una mujer muy llamativa, era propietaria de un negocio de venta de productos por catálogo, así se ganaba su vida. 

La otra vecina, Silvia, quien vivía cerca de Magaly, una mujer de 33 años, piel negra, cabello largo y rizado, ojos negros y labios carnosos, sus pechos no eran tan protuberantes pero con un buen trasero, bonitas piernas y abdomen no tan plano ni marcado pero si muy bonito. 

Ella tenía un café Internet, donde yo hacia mis tareas del colegio. Casi todos los días debía ir ahí para sacar información sobre mis trabajos. Mi madre tenía crédito con Silvia y a fin de mes le pagaba lo que consumía. 

Magaly frecuentaba el café Internet de Silvia porque a veces ofrecía sus productos, o utilizaba el computador para hacer sus pedidos o para ocio. Magaly y Silvia se hicieron muy buenas amigas. 

Yo notaba que ellas me miraban de una forma extraña, dejaban de hablar cuando yo llegaba y pedía Internet. Una tarde cuando acabe con mis tareas y me despedí, cuando estaba abriendo la puerta para salir, oí como comentaban…

— Oye pero esa niña es muy hermosa, cada vez que la veo y sobre todo cada vez que me habla me siento nerviosa casi que me ruborizo.

— A mi me pasa lo mismo. – Comento Magaly, que niña tan hermosa, me gusta mucho, cada vez que la veo se me ocurren pensamientos sobre cómo poseerla y hacerla mía. 

Cerré la puerta y me marché, sin darle importancia a lo que había oído…

Al día siguiente acudí como siempre para hacer mi trabajo del colegio, cuando acabe me despedí y me marché. 

Ya estaba en casa y al rato llamaron a la puerta…

— quien es? 

— Soy Silvia, es que creo que se te has dejado algo en el café Internet. 

Fui abrir la puerta y entraron Silvia y Magaly, y cerraron la puerta tras ellas con el pasador. 

Yo me asusté y fui a gritar, pero Silvia me increpó…

— No hagas ningún ruido, si nos haces caso y te dejas hacer lo que queramos, no te va a pasar nada, de lo contrario, no respondemos. 

Yo dominada por el miedo obedecí, y acto seguido Silvia se acercó a mi y me desnudó. Estaba muy nerviosa y avergonzada ante sus miradas. 

Me llevaron al dormitorio, Magaly me ató a las esquinas de la cama, después vi como Silvia y Magaly se desnudaron, mostrando sus cuerpazos de raza negra, sus pechos con aureolas café y vaginas moradas y peludas. 

Silvia se acercó a mi, yo intentaba apartarme, empezó a besarme en la boca a la fuerza, mientras Magaly me chupaba el cuello. Después las dos empezaron a chuparme las tetas. 

No sabía que me pasaba, empecé a respirar pesadamente y luego a soltar gemiditos, a lo que comentó Magaly…

— Esta si que es una putita, vamos a humillarla hasta que llegue al orgasmo y luego la ponemos a que se coma nuestras vaginas y se tome nuestros jugos, como toda una perra. 

Acto seguido, Silvia empezó a meterme un dedo en la vagina, al mismo tiempo que me chupaba el clitoris, por otro lado Magaly me metió primero un dedo en el ano…

— ahggg,

solté un grito de dolor, pero después se fue convirtiendo en placer, sentía la lengua y el dedo en mi vagina y otro dedo en el ano. Ufff me dejé llevar, gemia de manera tan fuerte y sentía esas contracciones tan fuertes, que estallé con una sacudida. Ellas estaban como locas y reían, bebiendo y lamiendo mis jugos. 

Cuando acabaron, me soltaron y se pusieron una frente a la otra, dejándome en el medio, me obligaron a arrodillarme. Yo estaba con la cabeza agachada mirando al suelo, cuando sentí un líquido caliente que me mojaba. 

Hicieron pis sobre mi cuerpo. 

Yo estaba paralizada, y ahí me quedé, esperando órdenes. Después, Magaly me obligó a que le chupara el culo. Yo no quería, y me aparté, pero entonces ella me agarró la cabeza con fuerza y la metió en su culo, así que no tuve mas remedio que sacar la lengua y empezar a lamerle el ano. 

Poco a poco sin saber porque empezó a gustarme, lamia y chupaba, mientras Silvia me cogió la mano y la puso sobre su vagina para que la fuera manoseando, Magaly me  decía…

— Que rica lengua tienes perrita, como te gusta chupar culos no? Que puta eres… dan ganas de cagarle la cara y la lengua… ohhh, así me gusta puta. 

Magaly empezó a moverse y a gemir más rápido, entonces  se dio la vuelta e hizo que le chupara su vagina., su pelvis se movía con tal rapidez ante mis chupadas, que se corrió en un orgasmo blanco, tenía una mezcla de sabores… 

— Trágate mi corrida perra, que eso ya se que te gusta. 

Después de eso, Silvia me acostó en la cama y se montó  encima de mi, me hizo chuparle las tetas, y ahí estaba yo, callada y obedeciendo. Después se acomodó sobre mi cara, con las piernas abiertas aún lado y otro de mi cara, su coño morado y peludo abierto ante mis ojos, entonces me  obligó a sacar la lengua y me hizo lamerle su vagina, con todos los vellos.

Volví a sentir rechazo en un principio, pero a continuación me empezó a gustar, mientras lamia la vagina y el clitoris de Silvia, esta movía su pelvis como poseída. Magaly me fue metiendo uno y después dos dedos en la vagina, ufff empecé a gemir de nuevo. Silvia jadeaba y explotó en un fuerte  orgasmo, el cual hizo que me lo bebiera todo y le dejara limpia la vagina. 

Después, Magaly ordenó…

— A bañarse puta, que nos ha dejado dejó los coños secos. 

Me fui al baño, me di una ducha y me vestí, cuando salí  Silvia me advirtió…

— Esto no se lo vas a contar a nadie, ni a tu mamá o si no te va a ir mal,… hoy te portaste bien, entonces nos vamos. 

Después se vistieron y se marcharon. Pero desde ese momento, todos los días viene una de las dos o las dos y me someten, he llegado a ser su esclava sexual.

https://www.womanpenelope.es

https://www.womanpenelope.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s