FRAN REL

DANI
Esa noche al fin pude hablar con Gema. Me contó que al final salieron ella y Sara a beber y bailar. Que Sara le contó lo de su amante, que estaba despechada porque el tío se la había follado tres veces y ya no quería más, y que follaba mejor que su novio. Y que luego se les había unido Lily y habían acabado las tres juntas en la cama de Lily. Le dije:
– No me digas!!! ¿Sara ha hecho un trío con vosotras dos??
– Sí,jiji
– Joderrrr
– Y estuvo bastante bien, Sara estuvo más activamente participativa
– ¿Te lo comió mejor?
– Síiiii, más y mejor jajaja, incluso me comió el culo jajaja
– Joderrr
– Y a Lily, y nosotras a ella… era su primera vez jajaja, que verdecitos estáis todos jajaja
– que fuerte pero ¿eso os gusta?
– Toma éste jajaja, pues claro, eso le faltó a Marisa, te habló solo de dedos pero la lengua ahí nos vuelve locas jeje
– Joeeee, entonces ¿la lamiste y le metiste dedos detrás?
– Sí
– ¿Y ella a ti?
– Sí jajaja
– Que fuerte, de verdad
– Y nos la follamos con un arnés
– Vamos, que fue un fiestón bollero
– Totalmente jajaja

Si no hubiera visto a Sara liada con Gema, no me lo podría creer, pero era alucinante conocer ese comportamiento oculto de Sara. Le pregunté:
– Entonces, Sara y el compañero ¿ya no follan?
– No, pero no por ella, por él, que se está tirando a otra
– Pufff, eso le habrá sentado fatal
– Ni te imaginas jajaja

Luego le conté todo lo que había pasado con mi tía y Marta. Gema se reía mucho y decía que le encantaba lo de Marta:
– Tienes que presentármela
– ¿Para follártela?
– jajaja, quizás, quizás jajaja
– Es muy tímida, no creo que le vaya
– Lo mismo decías de Sara «no es bollera» jajaja
– Cierto, cierto jeje
– No, pero la quiero conocer, me cae bien con lo que me cuentas
– Sí, bueno, no sé si follaremos mucho más
– ¿Ya te has cansado?
– No, no, pero tampoco quiero que lo vea como una relación
– Pero ya lo habéis hablado ¿no? solo sexo
– Sí, pero las tías no sois así ¿no?
– Pues depende jajaja, yo sí jajaja
– Eso dices tú
– mmm tienes razón, yo me engancho muy fácilmente de tíos y tías, pero me dura poco jeje
– Yo no quiero pareja ahora mismo y Marta es del tipo de chica que es de tener novio
– Bueno, a ver… varias cosas
– Huy, que tonito
– jajaja, de maestra ¿no?
– Sí, y de cantarme las cuarenta
– No, eso no… sobre Martita… habla con ella, que no se haga ilusiones si tú no vas por ese camino
– Ya
– Si ella sí quiere ir por ese camino y tú no, pues mejor lo dejáis, saldrá jodida pero mejor antes que después
– Ya, lo sé
– Pues eso, sé sincero, mejor que le duela ahora, e incluso podréis quedar como amigos… quizás
– Quizás…
– Sí, depende de como se lo tome
– Ufff, pues me jodería bastante si no quedamos como amigos
– Ya, pues no habérsela metido jeje
– jajaja
– Y si volvéis a follar, grábamela
– ¿Qué? ¿También a Marta?
– y a ti
– ¿En serio? pero si ni la conoces
– Te conozco a ti, tú grábame el audio y luego, quizás podremos hacer alguna cosilla jiji
– Puffff, pero si te he dicho que es de las silenciosa, nada que ver con mi tía
– Bueno, en la facultad gritó ¿no?
– Sí, no sé que le dio, pero en el polvo anterior ni me enteré que se había corrido
– Tú lo grabas y ya está, hazme caso
– Puffff
– Y sobre tu tía ¿aún te la quieres follar?
– Sí, claro
– Pues ignórala
– ¿Cómo?
– Sí, no le hagas más caso durante unos días
– ¿Cómo si estuviera enfadado con ella?
– Noooo, como si hubieras perdido interés… le has hablado de Marta ¿no?
– Sí
– Pues que piense que ahora solo estás con Marta
– Ah, que le de celos
– No sé si celos, pero sí que no te vea desesperado, que ahora ella es la que lleva las riendas
– ¿Entonces?
– No le mires el culo, no más piropos, no más hablar de sexo a no ser que ella saque el tema…
– Ya
– que si ella está interesada, que de el paso
– ¿De pedirme ella follar?
– Eso nunca lo va a hacer… el paso sería ser más provocativa, más insinuante… si ves que va por ahí, la tienes en el bote, si no hace nada, olvídate de follar con ella
– Ah, te entiendo
– Pero a la vez, tú próvocala
– ¿Cómo si no puedo decirle nada de sexo ni de piropos?
– Pues no sé, mánchate un día la camiseta y te la quitas delante de ella, cosas así, pero no seas muy descarado
– jajaja
– Que vea carne joven y sugerente jajajaja
– Ufff, no sé, me parece que me puedo despedir de hacer algo más con mi tía
– Ya veremos, depende de como ella responda

Seguimos un rato más pero ella se tenía que acostar, que al día siguiente salía de viaje con amigos, de fin de semana. Ese sábado salí con amigos y conseguí enrollarme un poco con una chica pero poca cosa más.

El lunes empecé la mañana con mi tía. Me hice el distraído con el móvil, escuchándola más que participando en la conversación y no la miré ni una sola vez, ni le hice ningún comentario más allá de responder a una pregunta de ella:
– ¿Qué tal con la chica?
– Muy bien
– Muy bien de ¿triunfar?
– Claro
– Ah, genial

Al llegar a la universidad no vi a Marta. Me puse a charlar con Charo de cosas de la asignatura hasta que de pronto, llegó Marta. Charo dijo:
C: Tía, que arreglada vienes hoy también

Marta se puso colorada, sin decir nada. Charo siguió:
C: Y hasta con un peinado nuevo

Era verdad, Marta iba con otro peinado, con su media melena hasta los hombros pero otro peinado que la favorecía bastante. Además, iba sin gafas, con algo de maquillaje y con un vestido. Marta contestó:
M: Es que estuvimos en la peluquería, por mi hermana y la boda, probando peinados y al final, me hicieron este…

Estaba totalmente cortada y colorada. Le dije:
D: Pues te sienta genial, estás muy guapa
C: Sí, estás genial pero eso no explica el vestido y el maquillaje

Marta estaba totalmente colorada y no dijo nada. Entonces Charo me mira y dice:
C: es que ahora está en el mercado, no tiene novio

Marta ahora sí habló:
M: Tíaaaaa, no digas eso
C: ¿Es mentira?
M: Sí tengo novio, bueno, algo así, es verdad que no pero aún no hemos cortado
C: jajaja, mira que sois raros
M: y no estoy en ningún mercado, no soy un cacho de carne
C: es que el cabrón del novio le ha dicho de salir con otros, poner en «pausa» la relación, hay que ser subnormal… vamos, que si no consigue nada mejor, para poder volver con ella

Yo me reía viendo la cara de Marta. Charo seguía:
C: y mientras él se tira a otras, ésta se queda esperando
M: ¿Y quién dice que estoy esperando?
C: Si te cuesta mirar a un tío, y ya hablarle ni te cuento jajaja
M: Eso no es verdad
C: al menos ahora ha cambiado de look
D: pues es más valiente de lo que crees
C: ya jajaja, seguro… lo que tiene que hacer es espabilar y dejar al cazurro del novio

Y entonces me acerqué a Marta y le di un beso en la boca y me despedí de ellas dejando a Charo con la boca abierta de la sorpresa.

MARTA……….
Dani separó sus labios de los míos y dijo:
D: nos vemos luego, guapa

Y se fue. Charo me miraba sin salir de su asombro y yo me quería morir de vergüenza. Entonces dijo:
– ¿Te lo estás tirando?
– Tía, no seas bruta
– ¿A Dani? ¿En serio?
– ¿Qué le pasa?
– Que está cañón!!! ¿de verdad te lo estás tirando?
– Sí

Y empecé a reírme, era verdad, me lo estaba tirando, ni yo me lo creía, aunque la cara de sorpresa absoluta de Charo pasó de parecerme cómica a enfadarme. Entonces paré de reírme y le dije:
– Sí, varias veces, y genial ¿Tan raro es?
– No, bueno, siiiii, tía, te estás follando a Dani jajajaja, pero estoy enfadada contigo, no me lo has contado!!!
– No te cuento mis polvos
– Pero ¡¡es Dani!! está buenísimo… eso tienes que contarlo jajaja
– No
– Pero ¿es algo serio?
– No, solo sexo
– jajajaja
– ¿De qué te ríes?
– Que al fin has espabilado!!! me alegro un montón

Entonces empecé a reírme como una tonta y le dije:
– Pero es que yo aún ni lo he asimilado jajaja
– Y ¿es bueno en la cama?
-Tíaaaaa, no te voy a decir eso
– Anda que no…
– jajaja
– Venga, cuenta

La miré y no puede evitar decir:
– Bueno es poco, es increíble jajaja
– joderrrrr, venga, que tenemos mucho que hablar, tú me cuentas sobre Dani y yo te cuento un secretito mío
– ¿Un secreto?
– También vas a flipar

Y nos fuimos a hablar a otro sitio más discreto. Y mientras íbamos andando, iba pensando «Dani ha querido que Charo lo sepa… no se avergüenza de mí» e iba toda feliz.

DANI…………..
Me alejé y luego me arrepentí de mi arrebato pero quería darle una lección a Charo, que viera que Marta sabe valerse por ella misma… si supiera lo valiente que había sido, para una chica así, lo de dar el primer paso con un tío debe ser un infierno. Pero claro, el problema era que ella lo viera como algo más… tenía que hablar con ella seriamente, que no se me fuera de las manos.

Después de las clases me encontré a Marta en uno de los bancos. Estaba sola, leyendo. Me senté a su lado y le dije:
– Perdona por el beso de esta mañana
– No tiene nada de malo
– Bueno, quizás querías guardarlo en secreto
– No, bueno, pensaba que tú sí
– ¿Yo? que va
– Yo menos jeje
– Pero Marta, ya sabes que esto nuestro es lo que es
– Sí, solo sexo
– Eso es
– Lo sé, lo sé, además, no he roto aún con mi novio
– ¿Te sientes como si le estuvieras poniendo los cuerno?
– mmmm, un poco sí
– Anda ya!!! pero si ha sido tonto por dejar así la relación, que le den
– Ya, lo sé, pero no puedo evitarlo

Nos quedamos callados y al poco ella dijo sonriendo:
– Charo estaba flipando, no puede creerse que nos estemos acostando
– ¿No?
– Bueno, ya sí se lo cree
– ¿Qué le has contado?
– Pues que es solo sexo y que eres muy bueno en la cama jajaja
– jajaja, tú me haces bueno
– Síiii, seguro, jajaja
– Pues sí
– Mi novio opinaría lo contrario
– ¿Por qué?
– Siempre se ha quejado que soy poco…mmmm
– ¿Zorra?
– Sí, más o menos
– Pues yo creo que eres muy buena en la cama
– Que va
– En el almacén estuviste genial, fue una pasada
– No, eso es por ti, yo nunca me comporto así
– ¿Te vuelvo zorra?
– Básicamente jajajaja
– jajaja pero te gusta ¿no?
– ¿Sentirme más zorra?
– Sí
– mmmm, no sé

MARTA…………
«¿Cómo le digo yo a éste que me he masturbado varias veces este fin de semana y que ahora mismo estoy tan excitada que me lo follaría aquí mismo?». Cambié la cara y le dije:
– mmm no sé, no estoy segura
– ¿No?

Entonces se me acercó al oído y me dijo:
– Pues las mamadas que haces son increíbles, parece de verdad que las disfrutas ¿no es así?

Me puse aún más colorada de lo que ya me sentía… me ardía el cuerpo entero pero no de vergüenza, era de excitación. Le dije:
– Las disfruto mucho

Me miró y pensé «como me toque, me lo follo aquí mismo». Pero entonces dijo:
– Eso parece, no sé como tu novio te ha dejado escapar

La mención a mi novio me enfrió y le dije:
– A él no se la chupo así

Y me arrepentí en cuanto se lo dije. Dani me miró extrañado:
– ¿No? ¿Y eso?
– No sé, no es lo mismo… llevo con el dos años y no sé…
– Ya, habéis perdido la pasión del principio

Pensé «¿Qué pasión? que me encanta tu polla» pero dije:
– Sí, a todo se acostumbra una y ya no hay emoción
– Sí, te entiendo

Entonces Dani se levantó y dijo:
– Me tengo que ir

Me quedé sorprendida, pensaba que iba a decirme de irnos a follar. Le dije:
– ¿No quieres que tomemos algo?
– No puedo, he quedado, mañana nos vemos, adiós

Me dejó totalmente defraudada. Lo había notado excitado y con ganas. Y me había dejado excitada y con las bragas mojadas, unas bragas nuevas que estrenaba hoy, por si acaso…

DANI………….
Me fui pensando que se la notaba con ganas pero tenía que frenar un poco, Marta era de las que se enganchaban aunque dijera que era solo sexo, y lo que me había contado de que no follaba igual con el novio me había preocupado. Lo peor es que yo tenía ganas de follar con ella y me había costado irme… «joder, que putada, lo mismo estaba exagerando y Marta de verdad no se iba a enganchar, no sé…»

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s