SERGIO CANEVA

Apagas todas las luces, pero huyes… ¡de la cama!,

y  buscando la ventana que entra tenue claridad,

al son de una melodía  con tacones colocados…                 

danzas sin ningún pecado, cual musa en mi intimidad.       

Poco a poco te desnudas, dejando caer al suelo,

el body que sin consuelo, ¡muestra lo que oculto está!

y agazapada me acechas como pantera encendida

y una sonrisa que anima… complaciente ingenuidad.

Posas tu mano en mi pecho descendiendo suavemente,

pero al llegar a mi vientre… un corazón dibujas,

y continuas por más, hurgando bajo la sabana,

deseosa de hallar la flama  ¡que enciende tu intimidad!.

Vas rozándome la piel, con tus labios, con tus brazos,

 te me entregas de a pedazos, ¡aunque a mí!… me exiges más,

tomas mi cuerpo, mi espalda, frotas tus pechos, tus nalgas…

cual jadeante guardaespaldas, buscas la oportunidad.

Y me dejo seducir, por tu perfume, tu aroma…

por tu piel, por tus hormonas, que me invitan a soñar,

por tu calidez de mar, por tu ímpetu y deseo,

que encienden en mí el fuego, que tu buscas…¡apagar! 

Me atosigas, me invades… y cuando al fin te entregas,

suena el reloj que me avisa… ¡te tenés que levantar!,

dejando así de soñar, ¡con ti! musa inspiradora,

que ocupando vas mis horas ¡sin dejarme!… descansar. 

                                                               

www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s