ROCÍO PRIETO VALDIVIA

Bastaba uno sólo de tus besos; para qué.

 Los ríos  corrieran, para  amarte sin pedir  nada.

Ahora somos crisol  fundido

 marejada  y miedo…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s