MOISÉS ESTÉVEZ

lanochecomotestigo

Subió los diez pisos hasta la azotea. Una azotea que miraba con envidia
un cielo estrellado y orgulloso de iluminar una ciudad con tanta vida, una vida
que con Marta no había sido del todo justa.
Triste, deprimida, con un sentimiento de soledad que le ahogaba, y que
con cada peldaño que había pisado rumbo a su destino deseado, se
acrecentaba.
Cerca del borde pensó si la altura era suficiente, después miró hacia
abajo y seguidamente observó el firmamento nocturno antes de cerrar los
ojos…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s