ANA MARÍA OTERO

 Se inventó un sueño perfecto que soñó el solo primero. Después la invitó y entonces ella hasta allí se asomó.

Le gustó lo que veía y compartió la fantasía hasta que la cruda realidad se aproximó con la oscura intención de expulsar a todo aquel que allí por más tiempo ya no se podía quedar.

Él gritó, lloró e imploró.

Deseaba quedarse y que el momento no acabase, pero no es así como funciona la vida y otra vez la realidad ganó cuando el impío despertador sonó.

https://anamariaotero.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s