SERGIO CANEVA

Los egos…

¡qué gran problema!

al humano lo condena

sobre pedestal de arena,

a vivir en vanidad.

Viendo acabar sus días

en soberbia sostenida

sin amor, sin empatía,

creyéndose órgano vital.

Los egos,

quien pudiese dominarlos,

se evitaría a diario

el tener que discrepar,

pudiendo relacionarse

desde llano sin soberbia

como hijo de ésta tierra,

donde “él” es uno más.

No creyéndose el ombligo

de aquellos que lo rodean,

que por provecho lo toleran

pues algo, ¡le han de sacar!

www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s