MOISÉS ESTÉVEZ

  • Crees que no te hace falta mi ayuda ¿verdad? –
  • Yo no he dicho eso en ningún momento –
  • Pero tu aptitud te delata. Hace ya bastante, que tanto el capitán como
    yo te estamos insistiendo y tú no das tu brazo a torcer. No permites que nos
    acerquemos a ti, te muestras demasiado distante y piensas que estás bien,
    cuando en realidad no es así –
  • ¿Eso crees? –
  • No lo creo, lo sé –
  • ¡Joder! La verdad es que es posible que lleves razón. Tengo que

reconocer que me está costando aceptar la situación sin él más de lo que creía

  • No te preocupes y tranquilo, es lógico, dadas las circunstancias, y lo
    que me estás diciendo ahora ya es un primer paso. Te propongo una cosa. Lo
    dejamos aquí por hoy, entendiendo que para ti es difícil expresar tus
    sentimientos, y si te parece bien nos vemos una vez por semana, cuando te
    encuentres con ánimo, sin presión, verás como seguimos avanzando –
  • No me parece mal –
  • Entonces perfecto. Lo que si te pido por favor es que me avises por lo
    menos el día antes para cuadrar mi agenda, si es posible, de manera que
    pueda estar contigo el tiempo que haga falta –
  • Está bien. Nos vemos entonces la semana que viene –
    Nick abandonó la consulta de su terapeuta sintiéndose mejor, a pesar de
    lo sucinta que fue la conversación. No esperaba tal cosa cuando llegó un rato
    antes, quizás por lo escéptico que era con aquel tipo de terapias o simplemente
    por que su estado de ánimo estaba más bajo de lo que creía, aunque a lo
    mejor estaba equivocado…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s