DO.LOBERA

5- La espera

Siriel y Galena esperaban a la oscuridad de la noche sin luna para poder leer las estrellas y poder encontrar el huevo de dragón. Mientras llegaba la noche, Galena le pidió a la caballera que le fuera a buscar unas cuantas plantas curativas que crecían en el bosque. Necesitaba grandes cantidades de caléndula, manzanilla y romero. Cómo no podía salir del agua siempre esperaba la llegada de Siriel para recolectarla. 

La caballera ya sabía dónde tenía que ir a buscar las hierbas que le pedía. La búsqueda le llevó todo el día pero mereció la pena. A su vuelta al lago, donde se encontraba Galena, estaba más que satisfecha con la recogida. Ya oscurecía y las sirenas se habían retirado a las profundidades, pues aunque les gustaba contemplar las estrellas, también adoraban volver a su hogar lleno de perlas que brillaban. Sólo quedaba Galena que agradeció a Siriel el haber recogido las plantas, y le pidió que las dejara en una roca cercana, al día siguiente se encargaría de ellas.

Siriel se sentó en el borde del lago, cerca de Galena, esperando a que aparecieran más y más estrellas.  Sólo al llegar la medianoche podría empezar a averiguar el paradero del huevo. Mientras avanzaba la noche, Galena le sirvió la cena mientras hablaban de lo que les había ocurrido durante todo ese tiempo.

El momento se acercaba y Galena empezó a leer las estrellas, pero… No había ningún huevo de dragón. Las esperanzas de Siriel desaparecieron.

https://dolobera.com/blog

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s