SERGIO CANEVA

Siento aullar de lobos, dentro de mi mente,                     
devorando aquello que mis ojos ven                                           
y tu cuerpo yace, ya frio e inerte,                                
en sábanas blancas de carmín,  tu sien.

Baja  a tus mejillas en hilos granate,                                
rozando tus labios que ayer besé.                                                
tu sangre que tiñe, todo lo que roza,                         
desciende serena, por tu fría piel.
 
Te marchaste sola, por tu decisión                                         
y fugaz pasaste por mi opaca vida,                               
dejando grabado a fuego en mi piel,                                        
días de gloria juntos, que no se me olvidan.
 
No pensaste en nadie solamente en ti,                                        
pudo el dolor acallar tu vida,                                  
preferiste irte, sutil, de una vez,                                        
que alargar el llanto de una despedida.
 
Yo no te condeno por la decisión,                                               
pero siento al pecho, destilar su herida,                                  
esa que ha quedado, grabada en mis ojos                              
y que a fuego vivo, quemó mis retinas.
 
Fuiste en mi vida, un ser especial,                                           
rompiste el hielo y la monotonía,                               
fuiste el cascabel, vibrante, vivaz,                                                 
que endulzaba en gotas, de almíbar mi vida.
 
Pero ya no estas  y en mis letanías,                                       
esas que de a poco, imploro a escondidas,                                                                                                        
me falta tu  ser, me falta tu vida,                                            
 me falta aquello por lo que vivía.
 
Seducen mis sueños locos pensamientos,                                     
 de acortar el tiempo de espera intranquila,                         
de cerrar mis ojos, firme, de una vez,                                                 
que escuche mi oído, también, la estampida.
 
Pero al despertar de esta rebeldía,                                         
de esta angustia oculta que en mi alma anida,                               
dicta  mi conciencia que tenga el valor,                                        
de aceptar  la cruz, que da el creador.
 
Así transitando con ella a cuesta,                            
pocas veces puedo traspasar la  puerta,                                 
esa que me acerca a la dignidad,                                              
de sobrevivir a la realidad.
 
No puede la vida ganarle a la muerte,                       
en esa batalla el cuerpo has de perder,                           
pero cuando vuelva el creador de todo,                          
desde las cenizas, lo hará renacer.
 
Puro limpio y libre, hasta, incorruptible,                              
en la inmensidad como dimensión,                                                    
ya sin sufrimientos,  ya,  en la redención,                                   
junto al Padre Eterno, recobrar… ¡¡Tú amor!!
                                               

www.sercan455.wordpress.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s